El pez por la boca muere. Ese debería ser el epígrafe de esta entrevista, mucho más que polémica, al huaquero y coleccionista Enrico Poli.
Lo que Enrico Poli no dice, o mejor dicho, no acepta, es que el patrimonio cultural es parte integral de una nación y que es deber del Estado velar por ella. Reproduce además todo un discurso colonial con respecto al patrimonio, como si los viejos hacendados fueran los dueños de algo que en realidad pertenece a la historia nacional.

Para el registro, Tomado de Perú.21 Martes 7 de febrero del 2006, entrevista al Director del Museo Asociación Civil Enrico Poli, Enrico Poli, por Francisco Estrada.

Museo Enrico Poli
 
Quienes han visitado su museo afirman que es el más impactante del Perú. Enrico Poli se ufana de que todas sus piezas son originales. Ayer se publicó en esta página las declaraciones de Michel Van Rijn,quien,además de contar cómo ubicó el altar de Challapampa (que Poli presume es un ‘adefesio’), cuestionó la legalidad de la colección Poli.Él minimiza estas acusaciones, pues dice que ya está acostumbrado. En la puerta de su museo se lee ‘ama quella,ama llulla,ama sua’.
 
¿Qué opina del altar de Challapampa?
Ese adefesio no merece tanto premio, porque si sobrevivió hasta ahora es porque no era meritorio.Lo que realmente es meritorio en los Andes viajó hace tiempo.Siempre hemos sabido quiénes compran y venden.Mi culpa es rescatar los objetos,y debo pelear todos los días por el hecho de que estén acá.La pregunta es:¿si no estuvieran acá,dónde estarían? En el extranjero. Yo los rescaté y los hago públicos.
 
¿Deberían regresar a su lugar original?
Si se venden los altares,bien hecho,porque van donde los cuidan en vez de dejarlos ahí donde la llama le hace pila o se deterioran,como en todas las iglesias de los Andes.Hay una realidad: cuando un objeto deja de ser útil,en
este caso para la iglesia,va al mercado.
 
¿Usted vende los objetos?
Yo llegué al Perú en 1950,y ahora,en el 2006,con más de 55 años acá,nunca regresé a Italia ni a Europa una sola vez, ni de broma ni resbalado.A mí se me han acercado candidatos presidenciales a decirme que deje estas estupideces, que saque mi plata y me vaya al extranjero, porque este país iba a ser de Sendero o de Alan García.El único que apostó que ellos dos se iban y que yo me quedaba,fui yo.
 
¿Y por qué conserva estos objetos?
Mi idea fundamental es hacer sentir a la gente que su patrimonio lo cuida un particular,no ellos,y que nunca tuve apoyo del Estado:ni siquiera un guachimán. Así estoy yo acá;me pueden asaltar,robar y todo.
 
¿Pero nunca ha vendido piezas?
Si las vendiera al extranjero,mi museo estaría lleno de mamarrachos,como el Museo de Oro.¿Por qué no hacen un reportaje sobre eso? A ellos nadie los puede tocar,porque tienen su apellido.Toque usted esos apellidos y verá qué le pasa… ¿Dónde están las piezas que ese museo tenía en los años 70? Las piezas únicas son de mi colección.
 
¿Y cómo salen esas piezas?
Para vender al exterior tienes que hacerlo con piezas ‘extraimportantes’,no con cualquier adefesio.Si me toca contestar por qué regresó el altar,es porque nadie lo compró.Si hubiera salido pedido,ya tendría su dueño y su lugar. Las historias de que alguien se entera de que tal pieza se subastará…¿Cuándo se trafica una pieza y se subasta? ¡En ninguna parte del mundo;habría que ser cretino! Cuando roban una pintura, que es un mamarracho,pero que vale millones,¿se subasta?
 
¿Hizo su colección solo comprando?
También hay que huaquear,porque es un deporte nacional. ¡Lógico, y me enseñaron! Todas las veces que he ido a las haciendas de las grandes familias, después del almuerzo había tres o cuatro indios por cada uno para ir a huaquear.¿O es invento mío? ¿O no la han hecho todos los limeños? Y como un regalo:”Yo te obsequio las entrañas de mi tierra”,para el extranjero.
 
¿Cómo recibe los cuestionamientos?
Cuando uno habla de huacos,muchos dicen que cómo me pueden gustar esas cosas de indios que apestan:”Hasta lo pone de adorno”.De eso tengo rencor. Yo tengo dos dolores en mi pecho:uno, contra la iglesia por haberme casado, resistí,pero me casé y hasta ahora no lo puedo digerir…no estoy divorciado, por si acaso,llevo más de 40 años.Y la otra,haber hecho la colección,porque los nacionales no se la merecen.Y ahora que me falta poco,porque mi futuro es todos los días,siento dolor por eso, porque no se lo merecen.Debería encenderla, volarla,traficarla,desaparecerla… En vez de decir ‘qué bueno’,comienzan ‘nooo,¿cómo tienes esta cosa?’,‘¿cómo compró Sipán?’¿Y por qué no lo compró el tarado que dice que descubrió Sipán? ¿Que lo descubrió Walter Alva? ¿Y entonces por qué lo tengo yo? Sipán fue descubierto por los huaqueros y,después,cuando ya estaba expuesto acá,y habían salido a exponerse a París con todas las de la ley,hablaron del Señor de Sipán.¿Si Poli no lo rescataba, dónde estaría ahora?
 
¿Usted sería el promotor de Sipán?
Son los coleccionistas quienes hacen conocer y le dan valor a los objetos,no el arqueólogo ni el Estado. ¿Por qué se conoció Sipán? Por el maldito Poli. Hasta hoy no se conocería.Y me advirtieron: si lo haces público,te lo quitarán. ¿Así? Pues lo rompo,lo quemo antes.
Cuando inauguraron el museo de Sipán,Alva le dijo a Toledo durante media hora que regrese el Señor de Sipán allá.¿Y por qué no lo cuidó antes,si él cobraba sueldo?
 
¿Usted conoció a Michel Van Rijn?
¿Quién? Bueno, tal vez habrá venido a ver la colección;yo recibo a todo el mundo.Y una gran parte de la gente que desfila por acá son curiosos que quieren saber si lo que han comprado y se están llevando es original.Felizmente, los vendedores locales saben qué dar:lo falso.Y,por lo menos,debido a su apoteósica ignorancia,los compradores no saben qué es bueno.Sin policía se cuida por la ignorancia.
 
ps. nota del editor del blog: ¿Quién es Michel Van Rijn? Véalo aquí