derechos humanos: memoria y justicia en accomarca


accomarca hoy, foto de hans erik ramussen

leo el reciente artículo del nuevo herald de miami, escrito por gerardo reyes, que hace eco a la noticia más importante del año:

Distorsionadas por sus lágrimas vio las imágenes de los militares del ejército peruano abusando sexualmente de las mujeres y llevando a empellones a los viejos de la comunidad para que hicieran fila hacia la muerte y a los hijos que arrancaban de las faldas de sus madres.

Ahí, en esa tremolina, estaban su mamá Silvestra y sus tres hermanos.

Oía gritos, muchos gritos, recuerda, y sobre todo las órdenes de los soldados que nadie entendía. En un diálogo de sordos, los militares vociferaban en español y las víctimas imploraban en quechua.

Cuando llegaron temprano en la mañana por su mamá a la chacra, ella le dijo orgullosa a quienes la sacaron que tenía un hijo mayor que había sido soldado de la patria.

Pero los cabos que la llevaban con sus hijos a la explanada de Hatumpampa, con la excusa de una reunión comunitaria, no entendían quechua.

la captura de los suboficiales telmo hurtado y juan manuel rivera rondón, además de ser la noticia del año, abre toda una caja de pandora que los medios peruanos no rebotan con la intensidad que se merece. el artículo de new herald continúa:

El oficial inmediatamente superior a Hurtado y Rivera durante la masacre era el entonces capitán y hoy general retirado José Williams Zapata. Williams representa en la actualidad al Perú ante la Junta Interamericana de Defensa en Washington.

La junta es una organización internacional de defensa y seguridad que sirve de órgano consultivo a la Organización de Estados Americanos (OEA) y que tiene, entre sus programas principales, el de la “educación para la paz”.

En Perú, Williams, quien posó como héroe nacional por ser uno de los militares que participaron en la liberación de los rehenes de la residencia del embajador japonés en Lima en 1997, afronta el caso judicial por la masacre de Accomarca así como una acusación por la presunta ejecución extrajudicial de guerrilleros del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), que tomaron la embajada y también alegatos de enriquecimiento ilícito.

El Nuevo Herald dejó mensajes a Williams en la sede de la junta en Washington que no fueron respondidos.

Aparentemente Estados Unidos también fue escogido como refugio por David Eduardo Castañeda Castillo, jefe de la Patrulla Tigre, quien participó igualmente en la masacre de Accomarca, según informó Karim Virginia Ninaquispe Gil, abogada de las víctimas. Se sospecha que vive en California.

es decir, la captura salpicará de todas maneras a altos mandos.

como hemos señalado en un anterior post, el ejército peruano fue severamente golpeado por el descubrimiento de graves casos de corrupción y el destape de sistemáticas violaciones a los derechos de ciudadanos peruanos (principalmente campesinos quechuahablantes). la recomposición de las fuerzas armadas las ha devuelto a un primer plano (sobre todo con giampietri funcionando como bisagra) y esperan ser nuevamente una fuerza deliberante dentro de la política peruana.

seguramente las fuerzas armadas le pasaran la actual factura al gobierno aprista, que no tiene pues ni la inteligencia ni el aparato político necesario para gobernar el país. y el gobierno, feliz de pagarla. autoritarismo conservador llama martín tanaka a la actual configuración y que “que privilegia la relación con los poderes de facto” (ver columna en perú21). ¿fujimorismo sin fujimori dijo alguien?

esto recién comienza. ni siquiera hemos llegado al primer año.

perútags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *