para seguir con el tema de barranco.


parque montero bernales. fuente: caretas

ayer apareció un artículo de enrique planas sobre los nuevos planes y el futuro del museo de arte contemporáneo. extraigo un par de párrafos:

“Yo soy empresario. He hecho muchas empresas, pero no conozco cómo se hace un museo“, admite Gruenberg [jorge gruenberg, actual presidente del instituto de arte contemporáneo, RBV], quien presentó a Borea [giuliana borea, antropóloga y museóloga. RBV] al Comité Directivo del IAC [instituto de arte contemporáneo, RBV] y este, de forma unánime, reconoció que necesitaban una urgente ayuda profesional. “Este no es un trabajo de amateurs sino de gente seria –señala Gruenberg–. Los directivos necesitábamos un proyecto para presentarlo al gran público y mostrar qué es lo que queremos”.[…] En esta reunión pública, la directiva del IAC incidirá en su compromiso con la Municipalidad de Barranco de entregar la obra en octubre de 2008. Sin embargo, para terminar su construcción y garantizar el primer año de financiamiento, se necesita cubrir un déficit de dos millones de dólares, que Gruenberg confía conseguir con el apoyo de la empresa privada. “Con este proyecto, tenemos ahora las ideas claras. Estamos en condiciones de empezar seriamente a poner ladrillos y cemento, ahora tenemos documentos suficientes e ideas claras”, señala.

generalmente nos quejamos de la informalidad y la asociamos a los sectores populares. ya hemos visto el caso del mercado de santa anita y los riesgos que existen (remito a dos buenos artículos: uno por el idehpucp y otro por pepi patrón). a mi lo que me llama la atención en el caso del museo de arte contemporáneo es la falta de seriedad con la que se ha llevado a cabo dicho proyecto… ¡se tiraron a bajo un parque, una laguna y una casa que era parte del patrimonio de un distrito para un proyecto que no contaba ni con plan de gestión ni financimiento! ¡alegremente lo reconocen y no dicen nada!

el caso del museo de arte contemporáneo muestra cómo la informalidad es transversal a muchos sectores y para nada exclusiva de un grupo o clase social. en la actualidad, los barranquinos no tenemos ni parque ni lagunita.

ver también: ¿qué pasa con el museo de arte contemporáneo? (parte uno)

perútags: