este post continúa la historia escrita aquí

machupicchu
machu picchu, google maps

a partir del injurioso artículo del nytimes sobre las piezas que retiene la universidad de yale, que rescató hiram bingham y que dicha universidad se llevó en calidad de préstamo, luis lumbreras ha escrito una carta explicando mejor por qué deben ser devueltas todas. la carta completa la publico en el anexo del blog y paso a copiar/pegar algunos párrafos.

claro, todo esto mientras el perú entero celebra la estafa de las “nuevas siete maravillas”. sí, cómo no.

El que no se haya hecho reclamos en estos 90 años, no es justificacion para dejar de hacerlo ahora, aun cuando hay evidencia de que si hubo gestiones para la devolucion de las piezas, que condujeron, en 1921, a un insultante simulacro de retorno al pais de “la Coleccion Bingham”, consistente en la remision de 47 cajas con restos oseos procedentes de varios lugares del Cusco. Ni una sola pieza de ceramica, metal o piedra; pero, ademas, ni un solo fragmento de hueso procedente de Machu Picchu. Fue una burla que el Estado peruano no rechazo, imagino que por cortesia. Para entonces ya se habia publicado la mayor parte de los hallazgos oseos, metalicos y ceramicos exportados por Bingham y no eran solo los huesos que devolvio y que, por cierto, no eran objeto de publicacion. No eran de Machu Picchu.

[…]

Los decretos supremos mencionados, establecian el derecho de propiedad del Estado peruano sobre los objetos arqueologicos autorizados para salir temporalmente a Yale, por tanto, nos corresponde exigir la devolucion de dichos bienes. La Universidad de Yale mantiene de modo ilegitimo las piezas arqueologicas extraidas de Machu Picchu. El 27 de julio de 1917 -hace 90 años- vencio el plazo para su devolución. La Universidad de Yale no tiene competencia para interpretar o cuestionar la legislación del Peru, pues eso vulnera el principio de soberania del Estado y, de otro lado, fue bajo esa legislacion que obtuvieron el permiso de exportacion temporal. No procede, pues, cuestionar de su parte la legislacion bajo cuyo amparo tuvieron el beneficio del prestamo. Tampoco es correcto el argumento de que el Perú no tiene condiciones para conservar la coleccion de modo adecuado. Es un tema que no es de su competencia y no hay razón para dudar de la calidad técnica y científica de los arqueólogos peruanos.

ver carta completa aquí

y toda la documentación aquí

perútags: