el blog escuela de mArte publica una entrevista a la antropóloga giuliana borea, responsable del proyecto museológico del mac (museo de arte contemporáneo). como hemos señalado varias y varias veces:

generalmente nos quejamos de la informalidad y la asociamos a los sectores populares. ya hemos visto el caso del mercado de santa anita y los riesgos que existen (remito a dos buenos artículos: uno por el idehpucp y otro por pepi patrón). a mi lo que me llama la atención en el caso del museo de arte contemporáneo es la falta de seriedad con la que se ha llevado a cabo dicho proyecto… ¡se tiraron a bajo un parque, una laguna y una casa que era parte del patrimonio de un distrito para un proyecto que no contaba ni con plan de gestión ni financimiento! ¡alegremente lo reconocen y no dicen nada!el caso del museo de arte contemporáneo muestra cómo la informalidad es transversal a muchos sectores y para nada exclusiva de un grupo o clase social. en la actualidad, los barranquinos no tenemos ni parque ni lagunita.

escribiendo lo anterior, sí, me siento aludido en la entrevista referida cuando giuliana dice que:

En un algún blog leí “Que irresponsabilidad recién presentan el proyecto… antes no tenían proyecto”. La verdad es que antes sí existía un proyecto, pero uno principalmente arquitectónico, y muchos museos de nuestro país nacen solo con un proyecto arquitectónico, ¿cuántos museos tienen un proyecto museológico?, hay que ser autocríticos, son muy pocos los museos que cuentan con un proyecto museológico.


fuente: caretas

mal de muchos, consuelo de tontos. en los comentarios a la entrevista yo escribí:

1. ya, voy a hacerme el aludido. sí, en mi blog he señalado varias veces que el mac no tuvo proyecto desde el inicio, lo que se demuestra en los distintos problemas que han existido para el financiamiento, etc. que giuliana haya entrado reciéntemente para armar el proyecto del museo como tal (y no el plan arquitectónico), refuerza aún más mi opinión. bien que ahora cuenten con una profesional en el tema, pero eso no exime la crítica.2. que el resto de museos no tengan tampoco proyecto no justifica que se haya destruido un parque por las buenas intenciones de un grupo de empresarios. es una señal más de la informalidad existente en el país. y bueno, de buenas intenciones está hecho el camino al infierno, también.

3. la museología en el perú está todavía en pañales. es un país que tiene una escasez terrible de museólogos como de gestores culturales en general. desde ese lado saludo el trabajo de giuliana; pero no puedo dejar de criticar su falta de autocrítica hacia su nuevo centro laboral.

quizá no fui bien preciso. giuliana habla de hacer autocrítica, pero en el resto, no dentro de (ni con) la gente del mac. a ver. desde mi experiencia laboral, todo proyecto debe ser sostenible, financiable y tener metas cumplibles. no se puede iniciar un proyecto si no está contemplado que haya financiamiento que asegure que en un tiempo determinado se llegue al objetivo (en este caso, tener el museo). evidentemente, a menos que esto sea el traje nuevo del emperador, aquí no hay museo alguno. entonces, se pueden entender dos cosas: 1) o el proyecto fue malísimo, 2) no existió tal proyecto. lo que hubo, y lo tomo a partir de las declaraciones de giuliana, es un plano arquitectónico (ojo, el “proyecto” del que habla giuliana no tomó tampoco en cuenta acceso automovilístico, playas de estacionamiento, ingreso de peatones, porque la ubicación es mala).

entonces, lo que dice giuliana suena a justificación y en cierto modo, tirar la pelota al otro lado de la cancha.

perútags: perútags: