lima según melville

en una de esas pesquisas en las librerías de suelo, alrededor de la universidad de san marcos, encontré un ejemplar de la revista “mar del sur”, de junio de 1953. me llamó la atención en especial un artículo de estuardo núñez sobre la presencia de herman melville en lima y las referencias a la ciudad y a sus habitantes en algunas de sus obras. para terminar de postear por el aniversario de la capital, reproduzco algunas partes.

“like a lima tower, cutting my boat in two, leaving each half in splinters” (capítulo 100).

“¿no es el recuerdo de sus terremotos demoledores de catedrales, ni el embate de sus frenéticos mares; ni la infecundidad de sus cielos sin lágrimas, pues que nunca producen lluvias, ni el espectáculo de sus vastos espacios donde se alzan botareles inclinados, yacentes piedras sillares y cruces terciadas (como en un astillero de tumbadas flotas ancladas), ni sus avenidas suburbanas con paredones que se apoyan los unos contra los otros como revueltos mazos de naipes, lo que hace que lima, la sin lágrimas, sea la más extraña y triste ciudad que usted pueda ver? ello se debe a que lima ha tomado el velo blanco, y existe el más alto horror en esta blancura, que define su tribulación. vieja como pizarro, esta blancura mantiene siempre nuevas sus ruinas, no admite el jovial verdor de su decaimiento: extiende sobre sus rotos terraplenes el rígido palor de una aplopejía que fija sus propias distorsiones” (capítulo XLII)

“me es imposible resistir el deseo de expresarle, señor marinero, en nombre de todos nosotros, limeños, que no se nos ha escapado su sentimiento de delicadeza al sustituir, en su bien poco halagüeña premisa anterior, la lejana venecia por esta ciudad en que vivimos. ¡oh, no haga usted reverencias ni se sorprenda! es fuerza que conozca el dicho familiarizado ya, a lo largo de estas costas, de lima la pervertida que, por cierto, viene a confirmar su aseveración: más iglesias abiertas día y noche que salas de juego, y sin embargo… lima la pervertida… tanto vale por venecia, la del bendito evangelista san marcos. ¡santo domingo la purgue! yo también la he visitado… ¡pero venga esa copa! gracias. ya está servida. despáchese ahora.” (capítulo LIV)

y luego una línea, que además recuerdo por ser citada en el poemario de óscar limache, viaje a la lengua del puercoespín:

“no hace falta viajar. todo el mundo es lima” (capítulo LIV)

ya luego estuardo núñez observa el uso de lima como metáfora en moby dick, como en el momento de la cola que cae sobre un arponero: “como una torre de lima”.

en benito cereno:

como apunta bien núñez, melville retrata bien a parte de los personajes limeños:

“muy parecido al sol que interceptado por las mismas bajas y viajeras nubes, no dejaba de semejar el ojo siniestro de una intrigante limeña, atisbando a través de la plaza, por entre la abertura característica de su oscura saya-y-manto

ciudad sin lágrimas, el horror en la blancura del cielo, lima la pervertida. todo el mundo es lima.

cierro el post con la magnífica canción de los mojarras, nostalgia provinciana, sobre todo por esas dos líneas: “lima limeña, lima provinciana, lima tu presente, somos tu futuro / lima limeña, lima limón, lima serrana, lima provinciana, lima de recuerdos, lima la hermana”

perútags:

4 thoughts on “lima según melville

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *