speedracer-first-01.jpgImagen de Speed Racer, Meteoro para los peruanos

Recomiendo un artículo aparecido en La República hace unos días. Escrito por Toni Zapata, “Lima, ciudad para carros”, hace eco de esta idea de la ciudad carretera que tanto insistimos. Reproduzco un párrafo:

A estas alturas, hay algunas rutas que tardan horas y algunas avenidas que simbolizan el caos urbano. Estamos frente al exceso de automóviles que circulan a las mismas horas por pistas que quedan chicas por ratos. El diario El Comercio, hace unas semanas le dedicó un especial a la avenida Javier Prado, que es el paradigma por excelencia del embotellamiento vehicular. Todos los urbanistas recomendaban una vía expresa que corra de Las Camelias hasta Arenales. Esta solución obviamente aliviaría la circulación durante las horas punta. Pero, también arruinaría la vida urbana en la superficie. Fíjese usted en el Paseo de la República, no en el zanjón sino en la calle a nivel del suelo. Ahí no hay un buen comercio ni tampoco restaurante de primera ni siquiera edificio de calidad, a lo largo de 60 cuadras. Las autopistas urbanas inevitablemente conducen a la decadencia de los servicios y viviendas que se hallan al pie. Los carros corren y la vecindad se vuelve peligrosa. (ver artículo completo)

Yo creo además que Meteoro se hubiera vuelto loco con el tráfico.

También: La vía expresa de Castañeda (Océano de Mercurio)

Perútags: