Cuenta el cuento que el Oso Paddington fue desde el “oscuro Perú” hasta Inglaterra, donde fue adoptado por la familia Brown (claro, en esa época no habían tantas leyes anti-inmigrantes). Su tía Lucía era una osa anciana, que descansaba en un asilo para osos en Lima. Como nadie podía entender su “nombre en peruano”, le llamaron simplemente Paddington, por el lugar donde fue encontrado.

Eso fue hace 40 años (el 13 de octubre es el aniversario del primer libro con el oso como protagonista).

Vamos, Canciller Belaúnde, díganos si debemos sumarnos a tan digno evento.

Perútags: