Castañeda contra los escolares

Como para sumar una raya más al tigre, Castañeda anuló el desfile escolar “cívico patriótico” del día de hoy, entre otras cosas porque puede afectar el tráfico limeño (sic).

No es que esté a favor de los desfiles escolares. Me parece que imponen una lógica militarizada de la sociedad, que son nocivos. Y remito a un texto de Carlos Castillo Ríos, publicado allá a inicios de los ochenta en la revista “El Cabezón” de Los Reyes Rojos, “La Farsa de los desfiles escolares”. Copio algunos párrafos:

Eran chiquillos [los niños que marchaban] de forzados rostros severos, adustos y casi fieros. Todos, sin saberlo, hacían visibles esfuerzos para lo peor. Tronco enhiesto, apretados los dientes, las manos tensas y las cejas fruncidas, la “tropa” trataba de llevar el compás a duras penas: cuanto más grotesco gesto y más violenta la patada -con rodilla innoble- la gente aplaudía con mayor entusiasmo. Curiosamente, en las inmediaciones se oía hablar de patriotismo y espíritu cívico. Un oficial del ejército, a mi lado, sonreía. Es “el paso de ganso”, me explicó, orgulloso. No entiendo, hasta ahora, quién autoriza estos espectáculos ridículos, estos desfiles de juguete. […]

Antes, en mis tiempos, sólo imitábamos a las hordas hitlerianas. Ahora el carnaval bélico involucra también a las mujeres. Niñas lindas de ojos inmensos hacían lo indecible por endurecer su rostro y dotar a su mirada un odio que no pueden sentir a tan temprana edad. También ellas iba a paso de ganso con el agravante de llevar, algunas, las “brigadieras”, polacas visiblemente ajenas y adornadas con galones de papel dorado y ridículos escarpines de cartón.

Y nuevamente surgen las preguntas que no hallan respuesta lógica: ¿Por qué tanta farsa y mentira, tanta disciplina ciega, tanto autoritarismo, tamaño carnaval a nombre de la patria, la bandera y los demás símbolos nacionales? ¿Qué escondido Proyecto Nacional se esconde en estas, al parecer, inocentes expresiones de corte militar? (La farsa de los desfiles escolares)

Con esto, comparto la crítica a los desfiles escolares, pero al mismo tiempo entiendo como Castillo Ríos que son pocos los espacios que los niños tienen para ser aplaudidos por la sociedad. Es su momento de protagonismo (quizá el único que tengan muchos en toda su vida), y por ello se esfuerzan, sacan lustre a sus botas, se organizan, viajan desde el interior del país a la capital.

Me indigna demasiado que Castañeda termine matando la ilusión de los escolares que iban a marchar en la avenida de la Peruanidad (Campo de Marte, al costado de la FAP), recién cuando ellos ya estaban preparados a marchar. Y encima, para meterle algo de sazón al asunto, cuando el Generalísimo Donayre iba a marchar por el mismo lugar (en un homenaje a la Fuerza Aérea), a la misma hora.

Los árboles, las playas, San Marcos.

¿Acaso hay algo que Castañeda quiera?

Perútags:

12 thoughts on “Castañeda contra los escolares

  1. Es triste que desilusionen así a los niños pero deben darles otro tipo de actividades donde competir. Los alumnos pierden muchas horas de clase por ensayar para los desfiles. Chequea la declaraciòn de las chibolas del fanning (http://www.diariolaprimeraperu.com/online/noticia.php?IDnoticia=20097)que dicen que ensayaban desde marzo, es el colmo. Que vayan a estudiar, que hagan concursos nacionales de matemáticas, de artes, de danza, de cocina si quieren. Que les enseñen a respetar las normas de tránsito, que los lleven a barrer una avenida para que sepan lo que cuesta mantenerla limpia, que siembren àrboles, whatever, pero que no imiten tontamente a soldados, esa no es la forma de enseñarles a querer al paìs, haciendo el paso de ganso. No pues!

  2. Hola, yo tampoco estoy a favor de los desfiles escolares, y eso que estudié en el glorioso Pedro Ruíz Gallo, quitan tiempo de clases, interrumpen el tránsito con sus ensayos, y generan gastos superfluos para los padres en adornos de más para los uniformes. Pero lo peor es que crea en los niños y adolescentes (y sus padres) un falso concepto de amor a la patria ¿basado en que colegio marcha mejor?. Coincido contigo en que necesitan espacios para ser aplaudidos, pero creo que hay disciplinas más aprovechables.

  3. Ya que el trackback no funciona, me remito a mi blog donde comento lo que paso hace años, en el primer alanismo….

    De adultos podemos decir cosas sobre la utilidad o no de los desfiles, que si hay otra forma … etc etc… pero cuando tienes entre 13 y 16 años el defender a tu colegio era algo importante, y llegado el momento hasta el palomilla ponia de su parte para hacer quedar bien al colegio, a veces nos olvidamos de eso muy ligeramente.

  4. La verdad, no creo que un desfile lleve consigo una mentalidad militarista ni autoritaria. Es como cuando decian, en mi epoca, que Los Magnificos eran un pesimo ejemplo para los niños y que los animaban a usar armas para resolver un problema.

    ¿Militarismos más seductores? ¿Qué tal un enmascarado con orejas de murcielago y con gadgets que disparan, destruyen y causan explosiones? ¿Qué tal un tipillo como Hellboy? ¿Qué tal los X Men?Obviamente estoy exagerando, pero creo también que la mentalidad “antimilico” es exageradísima. Desde mi punto de vista no se debe enseñar el antimilitarismo, eso es ridículo, se debe intentar enseñar la lógica de las FFAA, cuándo el uso de la fuerza es necesario, cuál su uso más adecuado o cuándo es ilegal o violatorio de los derechos humanos. Toda actividad tiene una deontología. Se podrían aprovechar estas fechas para hacer pedagogía en ese sentido. Un desfile es solo simbólico y valgan verdades los niños y adolescentes tiñen el evento con sus propias fantasías y juegos de guerra. Es decir, si hay adultos en la blogósfera que alucinan que pueden lanzar telarañas o que se emocionan con Iron Man, ¿a cuento de qué golpearse el pecho contra los militares peruanos?

    Morena: ¿danzar? ¿cocinar? ¿barrer? Caray, te faltó poner trapear, planchar y preparar el desayuno. Que linda imagen de las chicas. (just kidding).

  5. Varios temas.

    Primero, creo que fue correcto que se suspendiera el desfile. Lo incorrecto fue que se suspendiera pocas horas antes de su realización (una terrible falta de respeto hacia los escolares, profesores, padres de familia y los sapos que querían ver desfilar a los niños).

    A Castañeda le importa un pepino el ciudadano común y corriente, muestra un desprecio alucinante. Ojalá que éste sea su último mandato en cualquier cargo público (lo increíble es ver el alta nivel de aprobación en las encuestas, ¿es que los limeños somos estúpidos? No respondan, por favor).

    Segundo, respecto de la pertinencia o no de los desfiles escolares. Es cierto, en nuestra sociedad los desfiles son el único escenario en el que los muchachos pueden ser aplaudidos y reconocidos.

    Se señala que podría haber mejores disciplinas para ello, pero no sé si ello sea necesariamente cierto.

    Lo que pasa es que un desfile es más colectivo y no se destacan las individualidades, no es como los deportes, los concursos de matemáticas o las manifestaciones artísticas, en los que sólo unos pocos destacan y son los que se llevan los aplausos.

    En los desfiles, lo que destaca precisamente es la colectividad, todos reciben el mismo aplauso y todos se sienten parte del reconocimiento.

    ¿Existen mejores maneras para ello? Pues creo que sí, como por ejemplo los pasacalles, pero lamentablemente no están muy extendidos en nuestro país, tal vez porque los desfiles son más solemnes y formales, y generan la apariencia (errónea) de disciplina, conceptos tan apreciados (hipócritamente) en nuestra conservadora sociedad.

    Cambiar todo esto requiere cambiar muchas cosas, ojalá que algún día se consiga.

  6. Lucho:
    Aunque estès bromeando… no me referìa solo a las niñas y barrer fue el 1er servicio a la comunidad que se me ocurriò porque veo todos los dìas gente que arroja papeles y basura en la calle. Esas cosas tambièn hay que enseñarles no? a ser ordenados y a respetar a los demàs.

  7. Nah, vestirse de uniforme y marchar al son de una marcha militar no tiene nada ni de militar ni de autoritario, qué va.

    Lo otro, sobre hombres disfrazados de murciélagos y demases, creo que es otra cosa. Ficción de realidad, ¿hay una diferencia?

  8. Para los niños y jóvenes entusiasmados por desfilar y lucirse en algún desfile militar, me parece de mal gusto de parte de los alcaldes que suspendan los desfiles. Pero hay que pensar también en que por la culpa de nuestro ilustre burgomaestre las calles de Lima están sumamente congestionadas por las obras y si a eso le sumamos las marcha, llegaríamos a casa en 2 ó 3 horas.
    miren este video que encontré, acá suspenden un desfile en San Juan de Lurigancho.

    http://www.canalsur.com/Peru.php?genero=Nacionales&url=40494&pagina=1

  9. Me acuerdo de una tradicion que se perdio y era el desfile de antorchas…. eso si que era bonito.

    Y si, parte del atractivo de lo del desfile es lo de la representacion que se hace de tu colegio, el ser parte de ello.. colectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *