Dos sobre el Ministerio de Cultura


De Indiana Jones y Machu Picchu a Caradura y Caral. Nadie se quejó con el último réclame (salvo Ruth Shady).

Dos posiciones, a mi gusto complementarias, sobre el futuro Ministerio de Cultura. Ojo, si bien es cierto hay todo un campo enorme y fértil para la existencia de un Ministerio que gestione y promueva el desarrollo de las llamadas industrias culturales (a las que añadiría una “industria” como la cocina peruana, pero eso es otro debate), también es cierto que el nuevo Ministerio (si es que se da) tendría en sus manos también todo el pasivo de la gestión y protección del Patrimonio Material (sobre todo el arqueológico).

El primero es un artículo de Santiago Alfaro, Un Ministerio para la Cultura. Reproduzco un par de párrafos y recomiendo el texto completo:

Un ministerio de cultura podría planificar con mayor coherencia la formulación y aplicación de políticas públicas, combinando de manera equilibrada medidas de protección y promoción de las expresiones situadas tanto fuera como dentro del mercado. Asimismo, tendría una mayor capacidad para coordinar acciones con el resto de ministerios, como la inversión en infraestructura (redes viales, electrificación, telecomunicación, etc.) en regiones donde se proyecta establecer programas culturales.

Las actividades culturales constituyen un sector clave para el desarrollo integral de los ciudadanos: son fuentes para la construcción de identidades y, a la vez, el crecimiento económico. Elevar su jerarquía dentro de la administración pública es una medida justificada que permitiría crear mejores condiciones para gestionarlas eficientemente. (Ver texto completo).

Lo segundo es una entrevista a Ruth Shady, también sobre el mismo tema. Extraigo algunas líneas:

¿Qué se tendría de esperar de un ministerio de Cultura?
–Considero que la cultura debe ser entendida en este país como imprescindible para fomentar el desarrollo. La cultura no es arte o literatura únicamente. Es patrimonio cultural, arqueológico e histórico. Es darle continuidad a nuestra tradición cultural. Estoy hablando de la materialidad y de la tradición cultural viviente. Además, entender la cultura como símbolo de cohesión. El patrimonio arqueológico y nuestra tradición cultural no son de nadie en particular, lo compartimos colectivamente.

¿Qué opina de las advertencias para que este ministerio no termine dedicado solo al aspecto arqueológico?
–Hay errores conceptuales. El patrimonio cultural arqueológico nos identifica por una historia milenaria. Nosotros hemos venido ocupando el territorio peruano desde hace doce mil años, con poblaciones que crearon cultura y se adaptaron. Existe una experiencia y un conocimiento. Cuando se habla de las sociedades arqueológicamente, se ha acostumbrado a mostrar materialidad –huacos y sitios–, pero no el contenido histórico que nos presenten sociedades que producían conocimientos en ciencia y tecnología. Nuestros antepasados no fueron solo artesanos. También hubo biólogos, genetistas, que consiguieron 3 mil especies distintas de papa. (Ver entrevista completa).

En efecto, a mi entender, una de las tareas importantes dentro de un futuro y posible Ministerio de Cultura es la definición de la centralidad del trabajo: ¿Industrias culturales? ¿Patrimonio Material? ¿Inmaterial? ¿Cultura viva? ¿Historia? ¿Archivos? ¿Dónde queda la televisión y la radio públicas?

Vale para abrir el debate.

Perutags:

11 thoughts on “Dos sobre el Ministerio de Cultura

  1. Pregunto:
    ¿Debieron pedirle permiso a Ruth Shady para ponerle Caral a una cerveza?

  2. Ja! No. Pero es cierto que tenemos reacciones distintas frente a estímulos distintos. Con lo de Indy 4 (cuando se trata de una película, de ficción, etc.), reaccionó creo hasta el presidente de la república. Con el réclame de una cerveza (que juega con lo aspiracional), nada. José Amado Nones. Nicanor Gonzales.

  3. para qué la polémica si todo está resuelto por el gran Alonso Alegría en su columna de peru 21 jajajaj

    Eso del Ministerio de Cultura…
    Autor: Alonso Alegría

    Otra vez un gobierno peruano cacareando que va a poner un Ministerio de Cultura. Veremos si no solo pone sino que se enclueca. Mientras tanto, examinemos la chamba del futuro ministro. Miremos qué es eso que llaman Cultura.

    Tenemos la Cultura Culta (CC), que comprende Música Clásica, Ballet, ”pera, Literatura, Teatro de Arte, Cine de Arte, Artes Plásticas, Escultura, Arquitectura y demás artes que hace falta estudiar para ejercerlas o apreciarlas, porque son gustos adquiridos.

    Tenemos la Cultura Popular (CP), que incluye todas las manifestaciones del folclor, la artesanía y la narración oral. Cuando en el año 74, el retablista López Antay recibió el Premio Nacional de Cultura hubo escándalo (hasta entonces este premio había sido siempre para la CC) pero, hoy en día, el límite entre CC y CP casi se ha borrado. Para ser experto en CP hay que tener formación, que puede ser osmótica, familiar o académica, pero tiene que haberla.

    Tenemos la Cultura Antigua (CA), por llamarla de alguna forma. Aquí entran museos, huacas y huacos, balcones coloniales y todo lo demás antiguo que hace falta conservar. La CA requiere de altos estudios académicos y, quizás por esto, algunos la llaman “cultura muerta”.

    Porque sucede que existe una cultura en la que uno puede ser experto sin estudiar nada de nada y sin tener más dotes que buen ojo, buen paladar y buen floro. La recientemente inventada Cultura Viva (CV) incluye gastronomía, psicología, caballos de paso, gallos de pelea, juegos de carnaval y demás usos y costumbres corrientes y molientes. Esta cultura tiene una gran virtud: todo títere con cabeza que sepa identificar un buen cebiche puede decirse y sentirse peruano culto.

    ¿Quiénes podrían ser ministros de Cultura? ¿Algún hombre o mujer de la CC? Caería mal a los de la CP, que son bien aguerridos. ¿Acaso un académico de la CA? No suelen saber nada ni interesarse en la CC. ¿Algún López Antay, purita CP? Ese sí que no entiende nada de CC. Bien pensado, mejor un hombre de la CV, un buen administrador profesional, inteligente y de buenas maneras que baile bien el vals criollo y respete y aprecie las demás culturas. Es que con tantas culturas como hay en nuestra patria, un especialista en todas resulta impensable. Deseando que exista ese paladín de la CV con buenos criterios en CC, CP y CA, confiemos en que este huevito del presente gobierno termine convertido en un pollito culto que valga la pena.

  4. Y así Alegría está proponiendo que Gastón Acurio sea el Ministro de Cultura.

    No, mentira, está pidiendo que Luis Reppetto sea ese ministro. Con nombre y apellido casi.

  5. “Shady comentó que nunca le pidieron permiso para usar el nombre del sitio arqueológico…!
    Juaat?

  6. Peor que sostener que Caral es obra de extraterrestres (a lo von Daniken) es pretender apropiarse de todo lo relacionado al nombre y esperar que se le pida permiso para su uso comercial o no.

  7. Yo no pondría calificativos, peor, mejor. Yo veo la inconsecuencias del gobierno, que actúa en un momento de un modo (el affaire Indy4) y acá no importa. ¿Huachafada limeña? Quién sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *