Hoy, por varias listas, ha circulado la noticia del hallazgo de los cuerpos de Alcides Gavilán y Johnny Roca, ambos del equipo de investigadores del Proyecto Qapaq Ñan del Instituto Nacional de Cultura. Como también expresa una carta de José Ochatoma, profesor de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, Roca no contaba con un contrato formal con el INC, por lo que es altamente probable tampoco contaba con un seguro de vida ni mucho menos. 

Triste historia. La carrera de arqueología en el Perú, sobre todo la vinculada a la investigación, no es remunerada y muchos se dedican a ella casi como actos heroicos. Dentro de los arqueólogos hay un punche que casi no he visto en otras disciplinas de las ciencias sociales. Como si efectivamente una fuerza telúrica les moviera los pies. Es todavía una carrera subvalorada y ojalá que en un futuro Ministerio de Cultura un Instituto de Arqueología tenga el peso que merece.

Y un abrazo a la distancia con los amigos y familiares de Alcides y Johnny.

Actualización: Se ha creado una cuenta de ayuda para las familias de los dos jóvenes colegas.

“Los compañeros huamanguinos han creado una cuenta de Ahorros Soles en el Banco de Credito a nombre de la Sra. Segundina Vargas Abregú con la finalidad de apoyar en estos momentos de necesidad a la familias de Yoni y Archi cualquier donación es de gran ayuda. Número de cuenta: 22016946080052”

Perútags: