Ojo con esto. Ojalá alguien tome esta noticia y la rebote.

Como saben, dos jóvenes arqueólogos (que realizaban una investigación en Ayacucho para el INC) fueron asesinados. Se llamaban Alcides Gavilán y Johnny Roca. El primero tenía contrato con el INC hasta fines de agosto, y el segundo estaba en calidad de sustituto (tengo entendido que había otro investigador, que finalmente no fue al viaje). El problema es que solo se ha encontrado el cuerpo de Roca y el INC (qué sorpresa) no ha actuado como debiera. Reproduzco parte de una carta de la madre de Alcides Gavilán:

Desde el 25 de agosto, perdimos contacto ya que no se reportó tal como lo hacía frecuentemente. Al no tener noticias empezamos a indagar acerca del paradero de los integrantes de esta expedición, dirigiéndonos a su institución para que nos brinde información oficial, hecho que no ocurrió a pesar de nuestras insistencias. A partir de esa fecha la información que hemos obtenido ha provenido de manera informal, hecho que lamentamos ya que consideramos que el INC, como institución estatal par el que prestaban sus servicios profesionales debía por lo mínimo informarnos acerca de la situación en que se encontraba mi hijo. […]

* Exijo el apoyo logístico y técnico a su representada para hacer efectiva la búsqueda y ubicación de mi Señor hijo.
* Exijo la centralización de la información, monitoreo y apoyo logístico en el INC y la correspondiente coordinación con las instituciones encargadas en la búsqueda y ubicación de mi Señor hijo.
* Exijo el reporte del plan de trabajo y monitoreo del equipo de campo por parte del INC.
* Exijo el apoyo económico y logístico inmediato para el desplazamiento de mis familiares a la zona de los hechos, ya que en la actualidad dos de mis hijos vienen participando en el operativo de búsqueda.
* Exijo a usted Señora Cecilia Bákula que en su condición de representante de una institución de Cultura, tenga a bien realizar las coordinaciones directas con mi familia por una cuestión elemental de ética y responsabilidad para con su personal, considerando los lamentables sucesos en los que perdió la vida Jhony Roca Gómez, compañero de trabajo de mi hijo Alcídes, quien hasta la fecha se encuentra en calidad de desaparecido cuando cumplía una misión de servicio encomendada por su institución.
* Por una razón ética, profesional y moral exijo a usted eximirse de acciones contra las personas que demostrando su solidaridad conmigo en su condición de trabajadores del INC Ayacucho corren el riesgo de sufrir sanciones injustas por habernos apoyado con información, pedido que hago al haberme enterado que dichas personas vienen recibiendo amenazas de despido procedentes de su despacho. (Ver carta completa de Segundina Vargas, madre de Alcides Gavilán).

Sé que Cecilia Bákula anda muy ocupada pensando en el futuro Ministerio de Cultura. Ojalá le dedique un poco de tiempo al tema. Y ojo, que el programa Qhapaq Ñan es de prioridad nacional según las leyes peruanas:

El 9 de mayo del 2001, el Decreto Supremo No. 031-2001-ED declaró de «preferente interés nacional la investigación, identificación, registro, protección, conservación y puesta en valorde la red de caminos existentes en el Imperio Incaico dentro del territorio nacional». Dicho DS determinó también la creación de una Comisión Nacional (DS 039-2001-ED, del 07-06-2001) para cumplir con este objetivo. Finalmente, la Ley 28260, promulgada el 28 de junio de 2004, otorgó fuerza de Ley al Decreto Supremo No. 031-2001-ED.

Ojalá que se haga justicia, en serio.

Actualización: Habrían atrapado a dos de los asesinos de Alcides Gavilán y Johnny Roca. Leer en Perú21

Perútags: