¿Cuál democracia digital?

Hay una justificada efervescencia en la red de bloggers que, de un modo u otro, ha impuesto una agenda en el Congreso de la República. Como comenté en un post anterior, las redes (que se sirvieron de medios electrónicos y también del boca a boca para difundir una idea concreta y delimitada) se movieron alrededor de la transparencia de cuentas de los congresistas y lograron visibilizar un problema determinado. La campaña, a mi gusto, llegó a su clímax.

Con Carlos Meléndez y con Andrea Naranjo, comparto una preocupación por el momento de la campaña, aunque también me gustaría discrepar. En efecto, siguiendo lo que dice el Jorobado en su blog, hay cierta idea de “política limpia” en el “adopte un congresista”, que me trae varios recuerdos de la época de las marchas y performances contra Fujimori: Manos Limpias, Lava la Bandera, etc. Lo visual fue muy atractivo, se logró levantar una consigna de la manera más gráfica posible y en cierto modo todo ello contribuyó a una acumulación de fuerzas hacia el punto final, la famosa Marcha de los 4 suyos (que no creo que haya sido determinante en la caída del gobierno de Fujimori, pero esa es otra historia). Aquí el tema es el día siguiente. A pesar de que algunos entusiastas (lo confieso, yo estuve entre ellos, pero me curé rápidamente) hablaban de “la política ya no es lo que era”, lo cierto que al día siguiente todos nos fuimos a nuestras casas, nuestros trabajos, nuestras universidades. Acá creo que va a pasar lo mismo.

En ese sentido Andrea plantea que:

La adopción de campañas sobre la transparencia de gastos por parte de congresistas a través de organizaciones políticas utilizando redes virtuales de coordinación social daría rostro y participación aun más democrática y diversa a cientos de usuarios ciudadanos de la red (Las organizaciones políticas y la inclusión/alfabetización digital: el caso del adopta un congresista, Luna Antagónica).

Carlos va también por allí cuando dice:

Se trata de construir instituciones estatales y no de decir que no funcionan. Se trata de mejorar la representación, y por lo tanto de no confundir a la institución (el Congreso) con los ciudadanos que ejercen ineficientemente los cargos de representación (algunos congresistas). (La caviarización de la blogósfera, Jorobado de Notredame)

Uhm. Creo que hay algo de wishful thinking en ambas posiciones (divergentes además entre sí). Yo también comparto la preocupación de que el tema con los congresistas no es el tema de fondo, ok, que es necesaria la participación política (¿partidos? ¿ong’s?) y que con la participación ciudadana sin partidos no juega Perú. Pero creo que, por el momento, esto es lo que tenemos. Para empezar, estamos hablando de un smart mob (*) que se mueve dentro de un reducido espacio cultural/social de la ciudad (para empatar con un intercambio de ideas sobre Lima, de hace unos días). Es un tema además que no creo que movilice a mucho más actores, ya que, fuera de Lima existen otras agendas políticas.

Buscando el punto medio: Como no creo que ni un partido se coma el rollo de la transparencia en los gastos y como la cholósfera (con cariño) no va a convertirse en un partido (te lo pedimos, Señor), digamos que no hay que pedir segundos pasos (¿y si los segundos pasos ya no existen? ¿si estamos en otra fase donde lo otro no existe? ¿qué tal si no hay nada mejor que esto?). Que para esto sirven los blogs, para estos pequeños golpes. A lo empate contra Argentina. Como el gol de Vargas. Pequeñas alegrías para despertarse de buen humor. Es el reino de lo efímero, ¿recuerdan?

Perútags:

(*) El término Smart Mob fue acuñado por Howard Rheingold, que definió antes las “comunidades virtuales” (fácil no la definió él, pero sí contribuyó a su difusión). El concepto Smart Mob es algo más preciso que “comunidad virtual” (que es más bien vago y etéreo, tal como se entiende habitualmente… a menos que, como yo, creas también que las comunidades son móviles, elásticas, heterogéneas y ecléctias) y hace referencia al funcionamiento de redes y memes para fines y objetivos precisos. La revista Time, hace unos años, recogió algunos casos de Smart Mobs, como las protestas contra la guerra en Iraq.

39 thoughts on “¿Cuál democracia digital?

  1. ¿PARTIDO?? nooo. ¿ONG?? menos. no podríamos, además. si todo el día andamos discutiendo.

    ojo que esta campaña excede a los blogs. hay medios e instituciones (¡hasta la Defensoría!) que están apoyando. paja que esta vez hayan armado mancha.

    ya seguir jorobando es decisión de cada uno. ya sabes: haz lo que quieras con tu blog.

  2. ¿porque se tiene que fiscalizar este movimiento?

    lo que demuestra la campaña es que la cholosfera ya llego a una madurez, lo cual significa que, cual batman, cuando los bloggers vean que se necesita, se puede saltar a la accion.

    lo que si me gustaria seria:
    1) hacer una lista comprensiva de todos los congresistas adoptados, y tratar de que todos los padres adoptivos sigan a su congresista en el futuro, para asegurarnos de que ninguno se vaya del camino.

    2) asegurarnos de que el paki, ocram y godoy no se mueran, ya que funcionan como un foro central. mejor esto que uno estatico, ya que, cuando los compre alan a los tres, podremos buscar a una nueva santa trinidad politica.

  3. Lo más probable es que no haya más que esto, pues como señalo como tenor en todas las entradas sobre democracia electrónica e E Gov ( sobre todo en las que respecta al voto electrónico que he publicado el año pasado, en donde he planteado mis dudas de que sea posible en nuestro país) es que “aún si las redes virtuales dan posibilidad a la plasmación del Gobierno Electrónico a través de las organizaciones políticas, creo que aún no se logra”.
    Como dije en un comentario en otro blog, no creo que las redes virtuales sean la panacéa democrática pues me centro más que nada en lo que es Gobierno electrónico e Inclusión digital y la (in) acción de las organizaciones políticas, las que podrían (ojo con el modo condicional que uitiliso)convertirse “desde las bases ciudadanas,en promotoras del E Gov con campañas de inclusión digital.”
    Estos son los puntos que me interesan en esta campaña y respecto a esto hay muchas otras prioridades que cubrir en nuestro país y continente.
    Respecto a “la segunda etapa” hubiera sido interesante que los organizaciones de la sociedad civil y políticas tomen el protagonismo, no lo “pido” en ningún momento pero remarco que hubiera sido interesante.

    saludos.

  4. ¿O sea que toda esta campaña es para que te sientas un poco mejor, pero que, en concreto, no cambiará nada?

    ¿Ego trip y nada más?

    Suenas como abogado de cierto sector de la blogósfera (la que se autodenomina cholósfera en su traje de batalla), pero al final terminas dándole una estocada cuasi mortal.

    Las posiciones de Andrea Naranjo y del Jorobado no son divergentes. No pueden serlo porque hablan de temas completamente distintos. La primera habla de cómo podría encajar una campaña digital en un modelo democrático. El segundo de pensar bien qué es lo que se reclama porque tal reclamo podría ser antidemocrático. Es en lo único en que creo estoy de acuerdo con él: esta campaña podría estarse pegando al pie. Porque su ánimo transformador tiene su origen en grupos que provienen de la clase media, una clase media que se ve a sí misma muy heroica, educada, urbana (y, ahora, tecnologizada), y que siente que sobre sus hombros no solo descansa la democracia sino que también ha ayudado a parirla. Pero que al haber tenido la mala suerte de elegir líderes a quienes la democracia parece no importar mucho o que no actúan de acuerdo a sus ideales, están dispuestos a armar una turbamulta para desaparecerlos y, con ellos, al sistema. Una cosa es despertar conciencia sobre algo y otra pedir un linchamiento moral; una cosa es reclamar con justicia en mesa de partes y otra llenar el wáter judicial de papel higienico para que se atore; una cosa es que una persona pelee por su derecho y otra armar un colectivo o un “smart mob” (excelente oxímoron para definir la contradicción inherente en la campaña) para llenar de llantas quemadas las calles virtuales.

    Quizás la gran diferencia entre mi punto de vista y el tuyo, Roberto, es que yo creo más en este mundo digital y sus funciones, en su capacidad de ser un real espejo de nuestras vidas. A veces me da la impresión que pensaras que la gente en la blogósfera se hace excesivo roche por todo cuando deberían estar “tranquis”, una especie de ética del “aquí no pasa nada”. Porque tu post en suma nos está diciendo: ¿para qué se toman en serio todo esto? No entiendo mucho esa postura.

    saludos

    Pd: un artículo sobre los impulsos antidemocráticos de la clase media en sociedades con instituciones débiles aquí:

    http://www.boston.com/bostonglobe/ideas/articles/2008/09/14/democracy_on_the_wane/?page=full

  5. Ocram: Las redes crecen. Creo que hay gente que no entiende eso. Y que justamente, dependiendo de la red, estas pueden ser anárquicas y escapar los objetivos iniciales bajo la que fue creada.

    Gabriel: La santa trinidad. ¿Quién es el padre, quién el hijo y quién el espíritu santo?

    Andrea: Creo, entonces, que estamos de acuerdo en lo sustancial. Y sí, cierto sector de la blogósfera se ha constituido como opinión pública y allí ha reemplazado a los viejos cafés y a los viejos bares. Es un impulso democrático de la clase media, como lo fueron esos espacios en Francia e Inglaterra, a fines del siglo XVIII.

    Eso empata con mi siguiente comentario, a Luis: No es un impulso antidemocrático el de la clase media. Salgamos un rato del cliché. Es un impulso ciudadano por vigilar ciertos gastos. El problema está en que si eso no viene acompañado de otros procesos, puede tender a reforzar un discurso anti-política, anti-partidos, etc. (de allí que leas de nuevo el post de Meléndez). Y no creo que tenga que ser abogado de nadie, lo que me interesaba era plantear una serie de ideas en borrador (que de eso se trata este blog sin mayor pretensión).

    Ya para abrir la discusión:

    No se trata de estar tranquis. Se trata de darse cuenta que es el momento para otros actores, que, lamentablemente no existen o aparecen en el horizonte. Los actores que hagan posible el salir del fragmento y retornar a lo macro.

    ¿No será entonces que esto es lo que hay? ¿Que ya no hay vuelta atrás a lo macro?

  6. Comos señala Andrea, los mecanismos de participación digital no son la solución a los problemas de las masificadas democracias contemporáneas. Pero en una sociedad donde los espacios de discusión pública disminuyen o hasta desaparecen, una iniciativa bloguera como ésta es totalmente positiva.

    El principal logro de “Adopte un Congresista” es recordar a los parlamentarios que su cargo no es un bono ganado en lotería, sino que representan a ciudadanos que pueden pedirles cuentas. Es una voz que les dice en el oído “Sic transit gloria mundo, pendejo”.

    El otro es poner a prueba esas farisaicas leyes de tranparencia. A pesar de haber logrado gran impacto mediático, solo se han pedido unas 40 o 50 cuentas, no ha sido un bombardeo inmanejable, pero ha bastado para revelar la naturaleza inútil de leyes que solo son bonitas cuando nadie las usa, y que se les baja la llanta cuando alguien quiere usarlas en serio.

    Cuestionar la campaña porque “alimentará egotrips” me parece poco serio y ultra ad-hominem. También me parece sobredimensionado el temor al “linchamiento moral” a la vez que se califica la iniciativa como minoritaria.

    Como menciona el Morsa, los blogs cumplen – de manera distinta, claro está – el rol de viejos cafés y bares o plazas, a veces con discusiones bizantinas, pero finalmente como espacios públicos de intercambio de opinión como el que llevamos a cabo y que permiten empezar iniciativas como ésta.

    Sin tragarnos un caramelo alucinógeno 2.0, se tiene que reconocer que este ha sido un buen comienzo para reconectar algo de la acción ciudadana con la política. Los blogs no son ONGs ni partidos, sino un nuevo canal, más humilde, más limitado y menos potente pero un nuevo canal. ¿Jode que existan nuevas formas de interactuar con los mecanismos de representación? ¿Es preferible el statu quo anterior?

  7. Este asunto me deja estas sensaciones:

    1. Esta campaña no la iniciaron los blogs, sino provino de un programa de TV que tiene contacto muy cercano a ciertos blogs (Habla Ocram, habla Godoy) quienes empezaron con su campaña.
    2. Por tal motivo, se demuestra que se esta sobrevalorando al blog como medio cuando en este caso ha sido el instrumento y escudo de alguien para su proposito de mas rating y credibilidad.
    3. Las iniciativas surgidas de los blog han fracasado sino no tienen una mayor promocion mediatica y una acción en la realidad o no se acuerdan del “Chau Bakula” o “Adios LAC” y su cronometro. Hasta ahora la Sra. y el Ministro siguen sentados en su sillon.
    4. ¿Por que no se solicita una investigacion de la Contraloria? ¿Porque queremos las boletas de pago?
    Acaso cada blogger va a ir a revisar las cuentas o es que alguien sacara provecho de ello.
    5. Mientras RMP quiere buscar sus puntos de rating, aqui todo el mundo blogeril lorcho se olvida de la eleccion para un nuevo Contralor quien podria evitarnos tantos Anayas y Canchayas. Eso nos demuestra la falta de institucionalidad de los mismos propulsores de la campaña.

  8. Salud

    Muy interesante e ilustrativa la entrada. Comparto ciertos temores sobre lo que puede ser la campaña, o si ya llegó a su punto máximo, pero creo, sinceramente, que el saldo final (o intermedio) sí es positivo.

    Sobre reforzar los discursos “anti instituciones”, esos no necesitan de estas campañas para reforzarse, tienen normalmente otros canales de difusión y ya bastante hace el congreso o los partidos para ensuciarse a sí mismos. Y sí, esto no ataca al fondo del asunto, pero al menos saca un poco de porquería a la luz pública (y lo decepcionante, o lo malo, es que no ha servido para separar paja de trigo, si no para ver una respuesta coorporativista que en nada ayuda a la imagen de la institución.

    Sobre los otros actores y los intermediarios, uno de los grandes problemas de las democracias burguesas viene dado por la delegación de poder, y hay que tener en cuenta que en nuestro caso, los partidos ni siquiera pueden fungir de representantes de nada, y la ley de partidos (aprobadas por los cuestionados y cuestionables) fastidió aun más si cabe la ya precaria situación, y pone infranqueables barreras para la creación de partidos “distintos” a lo que tenemos (en cuanto a fondo, no de nombres). Sobre las ONG, me parece que más de una se han sumado a la campaña, no siempre debemos esperar a que las instituciones funcionen, porque también se adormecen.

    Creo que como aviso a la clase política la campaña sí ha servido, en su justa medida y escapando de los posibles casos de caza de brujas o de puro figuretismo (que siempre existirán, los hay en los partidos, en las ONG, y en las maleables “redes virtuales” -porque de comunidad esto tiene poco-).

    Ahora, está claro que no es una campaña revolucionaria que salvará al Perú de unos ineficaces congresistas. Ni, creo, está pensada para eso.

    La democracia digital no existe obviamente, y las cartas y demás han sido “de carne y hueso”, lo digital simplemente es el medio de reunión y el medio de difusión, pero nada más, ni nada menos.

    Hasta luego 😉

  9. Claro que estamos de acuerdo en lo esencial, eso espero.
    Como digo en sobre el voto electrónico y Democracia en nuestro país ¿Idealismo o negocio? http://andreanaranjo.wordpress.com//?p=147
    “el voto electrónico no es una “revolución” tecnológica que descargará con apenas hacer “click” la democracia que aún nos cuesta mucho cimentar” y eso sobre todo en las zonas rurales.
    Ahora en la zonas urbanas, si bien se ha creado un muy pequeño espacio público en la campaña “adopta a… ” alrededor de lo que todavía es un privilegio de unos pocos en nuestro país, a saber, conectividad y alfabetización digital para la democracia, falta mucho para una democracia digital y ese es el punto que destaco en todas la entradas sobre organizaciones políticas redes virtuales y Gobierno electrónico.
    ¿Acaso las organizaciones políticas se ocupan de la Agenda digital? ¿Acaso las oganizaciones políticas están al tanto de la carta iberoamericana de Gobierno Electrónico que nuestro gobierno actual ha firmado?
    ¿Acaso toman las organizaciones políticas trabajan en inclusión y alfabetización digital para el desarrollo?
    No pues. Las organizaciones políticas no logran en lo más mpinimo crear una coordinación social entre la ciudadanía y las instituciones que están implementando el Gobierno Electrónico el cual también sirve para una mayor transparencia en la información.
    Otro asunto mucho más complejo es la futura implementación del voto electrónico en nuestro país:
    ¿Estamos preparado para ello? ¿Podrá un ciudadano anafabeto participar del escrutinio?
    He ahí el punto. Como dices, lo más seguro es que la campaña adopte un congresista” quede acá”.
    saludos
    P.D. cuando hablo sobre que puede haber espacios públicos emergentes alrededor de cabinas de internet ( habla Carlos ) hablo de aquellas cabinas céntricas ( colmena, paruro)de a quina la hora en donde si revisas el historial al mediodía, aparecen los enlaces a varios diarios y las conversas “máquina a máquina” giran muchas veces en torno no solo a porno juegos y virus, sino a noticias nacionales.

  10. Estoy de acuerdo en lo esencial con los diferentes puntos de vista expresados, solo espero que no me malinterpreten: yo no estoy en desacuerdo con los fines de la campania, sino que trato de mostrar las limitaciones (Andrea creo que sobre todo los alcances) de este tipo de practicas. Saludos.

    ps. Andrea: hay estadisticas del % de paginas de noticias y debates en torno a ellas con respecto al total de temas discutidos en cabinas de internet en Colmena y Paruro? (y el resto del pais fuera de Lima?)

  11. What the fukk are you saying man?
    Enough of this over-analizing bs. It is time to take action against these people. Action, no words. Thanks.

  12. Se puede (y debe) ser ciudadano y actuar la ciudadanía en momentos de crisis y cuando se tiene acceso a oportunidades y canales como nos regala la blogósfera. Pero de ahí a sobredimensionar mi status como ciudadano por tener una tribuna e inflar los egos moralistas que sin el escalafón del blog no hemos usado antes, sí da medio que pensar.
    No hay que ser mezquinos y dejar de apoyar la campaña, pero hay que saber cuestionar nuestros accesos de ciudadanía con mejores pinzas. Carlos, me parece, ha puesto algunos temas sobre la mesa.
    Nosotros, por lo pronto, no adoptamos congresistas sino al pollo
    http://www.choledadprivada.com/2008/09/26/pollo/

  13. No carlos, nada de eso hay hasta donde se son solo observaciones en mis salidas de campo por eso utilizo el modo condicional
    Pero me imagino a que te referías al entronamiento de las cabinas públicas como puntos de conectividad con consciencia ciudadana y no hay tal cosa aún.
    saludos¡

  14. Es un poco irónico que Fabber hable de críticas poco serias hacia una campaña tan “seria” como la de “adopte un congresista”.

    “¿Jode que existan nuevas formas de interactuar con los mecanismos de representación? ¿Es preferible el statu quo anterior?”

    No, mi estimado Fabber, creo que ya seria momento de dejar de confundir el medio con el uso del medio. Esa discusión ya es vieja y aburrida. Estamos hablando de ideas y, sobre todo, de dejar de ver la “blogósfera” como un monolito homogéneo. Aceptas a priori que prender una computadora ya es un gesto democrático y plural. Vamos, pasemos ese nivel de la discusión.

  15. Que conchuda esa tia Alcorta, todo lo que gasta se lo pagamos nosotros y no le da la gana de reportarlo o documentarlo. Lo que mas me fastidia es su sincera mortificacion , como si ella nos hiciera un favor. Por lo demas su defensa es risible y se va por las ramas para torear las preguntas: que la finadita tal, que la prensa aca…. Fuera vieja sinverguenza!

  16. Hola Luis, hablo sobre el uso mismo del medio y he planteado dos aspectos positivos. No creo que ello vaya a constituír una gran revolución ni mucho menos, pero sí me parece una manera válida y participativa de manifestar descontento con nuestros representantes. Lo que a algunos desconcierta es que sea por este relativamente nuevo medio, porque lo nuevo es desconocido y lo desconocido da temor, pero no veo razones para creer que “Adopte un Congresista” sea algo negativo o resaltable solo en críticas. Quienes apoyan la iniciativa no son parte de un sector monolítico sino de diversas opiniones, más allá de nuestra pequeña blogósfera.

  17. el clasico palo encebado a la peruana. si los chibolos quieren hacer su protesta, dejenlos. purita envidia, todo porque no se les ocurrió a ellos antes.

  18. Los blogs no pueden hacer mucho más que intermediar, desarrollar iniciativas, mover gente. La acción concreta la tiene que liderar una organización “de carne y hueso”, como por ejemplo Defensoría del Pueblo, Asociación de Consumidores, etc., ya que los partidos políticos no podrían enfrentarse con todas las tiendas que tienen sus Alcortas y/o Anayas.

  19. que tal si hacemos una campaña, para los próximos comicios electorales, al no voto, o al voto nulo, si sudar , ni salir a las calles, ni gritar abajo el gobierno, sin gastar en pancartas, ni nada, eh, es por eso y espero que ahora en adelante los congresistas tomen conciencia, porque ahora tenemos la sartén por el mango, y miren bien, todavía la campaña Adopta un congresista no se ha radicalizado, esperemos no llegar a extremos, pues ahora, a nosotros los jóvenes , que por cierto somos el 70% de la población peruana con derecho a voto, no nos va a dar la gana que haya congreso el 2011.

  20. Es un problema de masa crítica. Es cierto que no nos debemos dejar engañar -por tentador que sea el autoengaño- por lo que parecen ser buenos resultados iniciales, pero es cierto que sin apoyo de otros medios (TV) o periodistas (RMP) el asunto no habría cogido suficiente tracción como para ser un jaque.

    Lo interesante es que de hecho haya sido un jaque, aunque no mate. El problema a largo plazo se me vuelve más complejo porque creo que transforma las organizaciones mismas que hoy día consideramos como necesarias para canalizar estas demandas. Sin embargo, no es descabellado pensar que con una blogósfera de mayor envergadura, de mayor cotidianidad y en mayor convergencia con nuestra mezcla básica de consumo de medios, la cosa se pone más interesante.

    Lo cual, claro, no dejan de ser observaciones triviales, aunque espero que al menos sean algo más interesante que decir “sí se puede”. Por lo pronto, yo quiero armar un wiki donde podamos subir y ordenar la información que existe hasta ahora, y entre todos los interesados podamos ir haciendo seguimiento al asunto. Hay mucha información disponible, pero está muy dispersa, y cualquiera que quiera actuar sobre ella lo encuentra un poco difícil. Quizás así podemos bajar un poco (más) la valla de entrada. ¿O no?

  21. Solo para contribuir con un poco de información:

    1. Debo tener entre 20 y 30 mails de personas naturales que han enviado sus pedidos directamente al Congreso. Personas que no tienen un blog, sino que quieren participar.
    2. La iniciativa ha tenido muy buena acogida en provincias. Hay dos facultades de derecho que han decidido hacer en sus talleres el ejercicio de solicitar la información de los congresistas de la región.
    3. La iniciativa esta apoyada por la Coordinadora Nacional de Derechos y Humanos y por IPYS que tienen una experiencia muy rica en materia de acceso a la información pública.

    Por todo ello no creo que esta sea “mi campaña” o la “campaña de los bloggers” como algunos congresistas señalan para minimizarla. Esta es una suma de pequeños esfuerzos que ha logrado hacer una bulla que ni yo misma imagine.

    Si hay segundos pasos. Y vamos a darlos poco a poco.

    Gracias a todos,

    Rosa María Palacios

  22. Un amable replica al Adversario:

    Se nota que no trabaja en televisión. En un intento por descalificar mis intenciones y banalizarlas dice usted que yo sólo busco subir unos puntos de rating. Efectivamente, aspiro a que el mayor número posible de personas vea el programa como usted aspira a que el mayor número de personas lea lo que usted escribe. Sin embargo este tema en particular no eleva la preferencia de la audiencia. Por el contrario, sospecho que hay miles de televidentes que no quieren oir mas del Congreso. Por lo tanto si usted afirma que yo hago esto sólo por tener mas puntos de rating se equivoca y bastante.
    Yo si le puedo probar lo que afirmo, cosa que debería ser una práctica mas extendida cuando se afirma algo de alguien. Si no me cree y dispone de varias horas lo invito a visitarme y se lo puedo demostrar con numeros con el rating minuto a minuto.

    Rosa María Palacios

  23. Jóvenes todos y todas, para evitar personalizar el debate:

    Yo creo que se hace lo que se puede. ¿Se puede preocupar uno de tantos y tantos problemas del país? Sí, claro, sino mirar el blog de JAG y ver cómo pide la cabeza de Luis Alva Castro todos los días.

    Me acuerdo de la campaña del Chau Bákula (que ni siquiera fue campaña, fue un banner que puse como protesta) y que varios fueron replicando en sus espacios (y por el que me gané una chiquita en Caretas, yeeeee… lo gracioso es que una de sus periodistas se plegó también). No funcionó, claro. Igual fue interesante como para analizar un pequeño smart mob, que, por lo menos, armó una pequeña discusión sobre ciertas prácticas dentro del INC.

    Y claro, aparece esta iniciativa de RMP y varios se van a sumar. Creo que además de eso se trata, ¿no? Lanzas una idea, y va cogiendo vuelo como que también puede que no coja y quedó allí. Uno, la verdad, nunca sabe cómo van a funcionar estas cosas. (Y copio algo que dijo Mel en el Jorobado de Notredame: Ni siquiera se pueden predecir los conflictos sociales, y vamos a predecir el éxito de una campaña pro-transparencia). Quién sabe si la campaña hubiera sido otra, no se hubieran plegado estos blogueros y sí otros. Creo que son preguntas inútiles.

    Ahora, para los que pedían que se vayan sumando organizaciones, es aplaudible que la iniciativa esté siendo replicada por Transparencia, IPYS, la CNDH, entre otras agrupaciones. Lástima que no haya partido (aún) alguno que coja la pelota. Es más o menos evidente por qué no se suman.

    Quiero terminar con un párrafo de Stanislao Maldonado, que me parece pertinente:

    “Por otro lado, si creo que iniciativas de esta naturaleza pueden contribuir a sensibilizar a la gente con respecto a temas de ejercicio de la ciudadanía. Es una atribución ciudadana utilizar el ejercicio de este derecho como un instrumento de fiscalización y no tengo que representar a nadie más que a mí mismo para hacerlo. Si hago mancha, bacán, pero bajo el razonamiento anterior siempre tendré el problema de determinar cuál es el tamaño de grupo necesario para considerar mi causa “legítima”. 100, 2000, un millón?”

    Es cierto. Si de aquí la ciudadanía comienza a saber/sentir/entender que es su derecho vigilar a sus autoridades, se pueden comenzar luego otras campañas, justamente atendiendo lo que bien reclama Meléndez, institucionalidad, representación, etc. ¿Por algún lado se comienza, no?

    Les dejo con un proyecto también sobre transparencia e institucionalidad, de IPYS:

    http://www.observatoriouniversitario.org/

    Saludos

  24. Fabber: tu argumento no es ningun argumento.

    “Lo que a algunos desconcierta es que sea por este relativamente nuevo medio, porque lo nuevo es desconocido y lo desconocido da temor, pero no veo razones para creer que “Adopte un Congresista” sea algo negativo o resaltable solo en críticas.”

    ¿Lo desconocido da temor? Ya pues, no seas demagógico.

    Insisto: estas enamorado de tu browser. Y es al contrario: es porque algunos confiamos en el nuevo medio que nos animamos a criticar su uso.

  25. Luis, sé que sabes leer bien. Mis argumentos están planteados desde la primera intervención, aún espero los tuyos en contra de la validez de manifestar el descontento con los representantes a través de determinado medio, y que no sea cosas como el que yo esté enamorado de mi browser, argumentalmente irrelevante, y a la sazón, concerniente a mi esfera sentimental privada.

  26. Gracias Gonzalo. La verdad se ha armado un interesante debate y ya varias posiciones han sido expuestas. Yo tengo algunos miedos, la verdad, sobre la acción política y pública, que quede en la imagen que el ejercicio ciudadano se reduzca a la vigilancia y no a la participación política. Puede terminar siendo un discurso conservador (“se vigila el poder, pero no se toca”).

    Creo también que otro problema se encuentra en el pobre papel pedagógico de los congresistas, que replican a RMP con el discurso: “Yo también te fiscalizo”, confundiendo (más) lo público con lo privado. Considero que uno de los (tantos) males en el Perú es la falta de límites entre ambas esferas, donde se termina privatizando lo público y ejerciendo un poder público sobre lo privado.

    Otro abrazo.

  27. De acuerdo contigo.

    La vigilancia es una forma de participación política – una forma de ejercer el poder cívico (la capacidad de actuar en concierto, Arendt), pero no la única.

    A mí lo que me preocupa es que algunos se ocupan del tema con afán “chonguerito” y no toman en serio el problema. No se trata sólo de “jorobar”, sino de mirar el asunto desde diferentes ángulos.

    Saludos,
    Gonzalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *