Mirko Lauer y la Costa Verde


Puerto Madero, Argentina. Fuente: Dan Heller

Ayer Mirko Lauer metió su cuchara en el incidente entre Alan García y Luis Castañeda. Extraigo algunos párrafos:

“Está claro que en su lucha por mitigar los efectos de la crisis internacional Alan García se dedica a inculcar confianza y entusiasmo a los potenciales inversionistas. A falta de actividades más sofisticadas en el medio local, la construcción termina siendo su mejor apuesta, acaso por su conocido efecto multiplicador. […]

Apenas García convocó al alcalde de Lima y a los distritales para analizar e impulsar construcciones privadas en ese espacio, Luis Castañeda lo desairó.

El alcalde reclamó competencia exclusiva y excluyente en el proyecto costero, y prohibió las construcciones privadas en esos acantilados. Con la prohibición, nunca antes anunciada, dejó en offside al presidente. […]

Ojalá las autoridades de Hong Kong, Sydney, Puerto Madero (Buenos Aires), Dubai, Tokio, Barcelona, u otras más, invitaran a nuestro alcalde provincial. Bastaría el testimonio físico de sus logradas y hermosas realidades para que el alcalde comprenda la irracionalidad de su precipitada prohibición, que perjudicará el desarrollo y el aprovechamiento de la bahía de Lima mientras García sea presidente.” (El hortelano de la Costa Verde, Mirko Lauer)

La tesis de Lauer se puede resumir en los siguientes puntos: 1. La mejor salida para mitigar los efectos de la crisis actual es la inversión en construcción; 2. Hay una excelente oportunidad para construir en la Costa Verde; 3. El alcalde Castañeda se pasa al lado de los “perros del hortelano”, los enemigos del desarrollo y del crecimiento económicos por negarse a que se invierta en construcción en la Costa Verde.

Ya hemos discutido algo la compulsión de García por la construcción. Más allá del oportunismo político entre García y Castañeda, lo cierto es que la Autoridad Autónoma de la Costa Verde se está comiendo un pleito grande al plantear que las playas del litoral limeño sean una suerte de gran parque público y no un lugar para “pequeños grupos” (Castañeda dixit).

En suma, Lauer se pone la camiseta de la “unidad nacional frente a la crisis externa”, criticando más el oportunismo de Castañeda que el nuevo plan para la Costa Verde.

Para terminar, llama la atención la mención de Lauer de Puerto Madero, en Buenos Aires. En efecto, fue una zona de puerto, no abandonada, pero sí que fue “rescatada” como centro financiero y de paseo, con restaurantes de alta cocina, etc. En el imaginario de Buenos Aires, Puerto Madero se asocia con el crecimiento económico de ciertos sectores de la población, en medio de la crisis económica de los noventas y las constantes denuncias de corrupción. Un anti-ghetto.

Chévere con el modelo de ciudad de Lauer.

Perútags:

9 thoughts on “Mirko Lauer y la Costa Verde

  1. Resulta que la ansiedad de Garcia y otros es construir para que asi lo que han fijado la mente de la poblacion que es buen gobernante “que hace obra”, ” no importa que robe”
    Y precisamente, eso es una constante en los gobernantes del pais y municipios. Sino recordemos todos los negociados producidos en las diversas obras publicas.
    Ahora no es una excepcion, una simple muestra “el faenon de pozos petroleros”, sino que se cocinan en todo nivel y todos los ministerios, ¿porque se “frustraron” la compra inicial de patrulleros, ambulancias?.- Igual ocurre en la Agencia de remate de bienes publicos que el PROINVERSION, donde se ventilan las privatizaciones y concesiones con gujosas coimiciones para gobernantes y funcionarios.
    Eso explica el enfrentamiento, el problema es que ni uno ni otro piensa en compartir las “ganancias” politicas y de las otras que todos conocemos.

  2. ¿Y dónde están las morsas?

    Una objeción válida a la posición de Lauer sería demostrar la inviabilidad por razones históricas, arqueológicas o conservacionistas, para explotar comercialmente la Costa Verde. Pero nada de ello se lee en el post.

    A falta de argumentos se debe recurrir al facilismo de la oposición ad hominen, los prejuicios y el seudo análisis. Pero si el propio García se opuso a la explotación inmobiliaria del morro solar en Chorrillos, hasta la acusación de mercachifle de terrenos queda coja.

  3. panina, ¿dónde está la falacia ad hominem? y de lo que yo hablo es de dos modelos de ciudad, dos modelos que compiten el uno y el otro, y donde finalmente, cada uno tiene (me imagino) sus pros y contras. en fin…

  4. mirko lauer es buen analista, excepto cuando se pone alanista. cuando alan dice A, es A pues. (otro cultor de la personalidad).

    el mudo y el hablababas al final se parecen muchisimo, ya lo sabemos. pero mucho mejor preguntar por alternativas a augusto ortiz de zevallos que a un empresario constructor. tons, quien asesora a alan? lauer? ja!

  5. El plan de volver como un parque la zona de playa cerca a la playa por la bajada del Cuartel San Martin en Miraflores me parec una buena idea a seguir. Primera vez, que en algo la chunta el pesado de Masias

    Me parece lamentable que ahora algunos criticos de las construcciones en las playas de Barranco, salgan a defender a Cala.

    Lastimosamente, el absolutismo de Castañeda no logra ejecutar un plan coherente en esa zona de la ciudad que bien se merece ser una especie de zona publica con jardines y playas.

  6. Hola Morsa:

    No puse “falacie” sino “facilismo”, ya que a falta de algún argumento defendible (tratarse de una zona histórica o ecológicamente rescatable por ejemplo) el post recurre a lo más fácil: maletear algo porque lo propone García y lo respalde Lauer.

    Lauer no sólo cita Puerto Madero sino la generalidad de las bahías más importantes del mundo y asumir que se trata de un proyecto elitista cuando ni siquiera se conoce de que se habla es apresurado y prejuicioso. Hubiera esperado leer en este blog, por ejemplo, que el proyecto plantea tal cosa y esto impedirá su uso público y masivo, o atenta contra el medio ambiente, etc.

    Pero a todo esto lo importante no es que lo proponga García sino que algunos millones de personas que vivimos en el cono norte urgimos de más y mejores playas. Lima no sólo es la de su balneario tradicional ni la Costa Verde sigue siendo el coto de algunos tablistas del Waikiki. Lima es ya una megalópolis de 8 millones de personas. La falta de playas en Lima es ya una necesidad social inmensa y el litoral está ahí, sin utilizarse por mezquindades que se suceden una tras otra.

    Si un grupo de adinerados se han hecho su propio “guetto” pituco a 100 km de Lima, allá ellos porque eso no lo hizo el Estado en todo caso, y más sitio para nosotros en Lima. Pero ni esta auto-exclusión resuelve a plenitud nuestra falta de playas a una distancia razonable a nuestras casas.

    Saludos,

    PS: No me malentiendas, yo no apoyo a García por su propuesta, apoyo la propuesta sea quien sea el que la impulse y rechazo toda obstáculo a este proyecto hasta que se me demuestre una objeción válida. Si le favorece políticamente a García que así sea pues, más me favorecerá a mí los domingos de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *