Foto: Ojjo, Flickr

Un pequeño detalle, en la entrevista que La República le hizo al Primer Ministro Yehude Simon:

LR: Pero la crítica a este gobierno va más allá de lo económico. Hay cuestionamientos en materia de derechos humanos, por ejemplo, por el caso de El Frontón.

YS: Sí pues, pero siempre estamos mirando eso y no miramos el presente ni el futuro. Creo que nunca podemos borrar de la memoria las cosas, y en el caso de El Frontón puede haber responsabilidades políticas, si tú lo quieres, pero no penales. Yo no apuesto por perseguir fantasmas. Hubo una Comisión de la Verdad, perfecto. Valoro su trabajo, en el cual se nos dice qué pasó en el país. Pero ese trabajo debe terminar en una gran reconciliación nacional, y la reconciliación no puede empezar mientras se sigan señalando sucesos pasados. Yo estuve preso 9 años, pero no quiero hablar de ese pasado, quiero entender que fue una experiencia dolorosa, traumática para mi familia y para mí, pero no puedo vivir de ello. Quiero dar un paso adelante,y eso significa perdonar a los que se equivocaron conmigo y darles la mano para trabajar juntos. (“Alan García no es el diablo”, La República)

“Todo se hunde en la niebla del olvido / pero cuando la niebla se despeja / el olvido está lleno de memoria” , decía Mario Benedetti. Un poco de taquito Simon (¿se acuerdan cuando escribía que era el premier de la derecha?) responde sobre el Museo de la Memoria. De la opinión personal a la política de estado. El gobierno aprista tiene como opción el borrón y cuenta nueva, la reconciliación construida sobre el olvido o “pasar la página”, perdonar, trabajar juntos, etc. Lo cual implica que nada de museos de la memoria, nada de lecturas críticas de los últimos 30 años, etc.

Claro, de hecho al APRA no conviene que se relea el pasado. Están en puro retconeo.

Perútags: