Fuente: Peruanos en USA

Es el tema del mes, que cubre más portadas aún que el debate sobre el museo de la memoria. Tema que ahora se cubre de espanto antipatriota, con las últimas afirmaciones de Pizarro que dice, muy desde la herida, que:

“Perú es un súper país, pero allá muchas personas son una mierda. Ellos me tienen envidia, no les gusta el éxito que tengo” (El Comercio, Perú. La frase original, en alemán es “Peru ist ein Super-Land. Aber viele Menschen dort sind scheiße. Sie sind neidisch, gönnen mir den Erfolg nicht”, vía Bild.de. En El Comercio ponen, en entrecomillado, en el titular,”Pizarro afirma en Alemania que ‘en el Perú muchas personas son una mierda'”. Esas licencias literarias de los periodistas).

Llama entonces la atención que se hable cada cosa, como que por culpa de Image (la empresa del representante FIFA Carlos Delgado, donde Pizarro es accionista) el fútbol peruano anda como anda (hipótesis más o menos sostenida por, entre otros, Efraín Trelles y citada por César Hildebrandt hoy), que por qué tanto poder, etc. Encima un congresista recoge la desazón popular (que busca explicaciones por todos lados, menos la obvia).

Metamos un poco de contra en todo esto:

  1. El fútbol peruano es privado. Suena obvio, pero vale la pena repetirlo. La Federación Peruana de Fútbol es un organismo de régimen privado, que tiene su propio presupuesto, su propio reglamento y bases, y forma parte de un sistema internacional privado llamado FIFA. ¿Qué hace Renzo Reggiardo perdiendo su tiempo en esto? No lo entiendo.
  2. En este juego de empresas y asociaciones deportivas hay mucho compadrazgo y clientelaje. Obvio, pero igual que lo anterior. A tal punto llega todo, que Pizarro metió plata de su bolsillo para financiar parte de las actividades de la Federación (porque, en un acto totalmente arbitrario, el estado peruano intervino a la FPF, negándole la posibilidad de ejercer como empresa privada).
  3. ¿Es un escándalo que estas cosas ocurran en empresas privadas? No. Es problema de ellos. Claro, todo se mezcla porque el hincha (me incluyo) siente que los clubes, los jugadores, los dirigentes, algo nos deben. Si han ocurrido arreglos bajo la mesa, es de esperar que se resuelva en las instancias que corresponden, esto es, la FIFA. Lo demás, que si Reggiardo mete sus narices en el tema, es puro populismo. O una magnífica cortina de humo. (Sí, el fútbol, la pasión de multitudes, es también un magnífico opio).
  4. Lo grave sí es la evasión de impuestos, pero creo que la fiscalía está para eso, ¿no? ¿No hay casos más graves que atender?
  5. Quienes pasan piola en todo esto son los dirigentes, que han permitido que esto ocurra, que aplaudieron a Image, que se sirvieron de dicha empresa. Pero, bueno, seguimos en el campo privado. Es el problema de ellos, no del país.
  6. Si alguien se preocupa realmente por el fútbol, o por el deporte en general, exijamos más recursos, más presupuesto. Que no ocurra, de nuevo, que una deportista como Kina Malpartida tenga que hacerla en Australia porque aquí no hay política deportiva (y que encima, luego, la maltraten).

La pelota no se mancha.

Perútags:

Perútags: