Cut and Paste


ABCD, Fotomontaje de Raoul Hausmann (Fuente: rad\BLOG)

Luis Aguirre me dejó una pregunta en el post anterior, a raíz del copy and paste que realizó América Noticias con un reportaje hecho por Burneo en Miami:

“¿En que casos no hay lugar a reclamo? Lo pregunto porque hace unas semanas dejaste el siguiente comment en mi blog: “Todo en la cultura es permanente remix o reciclaje. Solo que ahora el remix casi no tiene límites. El problema ético, en todo caso, es irrelevante al remix mismo. ¿No son acaso tus posts una serie de remixes, de cut and paste, de retazos de ideas “embebidas”, algunas tuyas, otras digitales?”.”

¿Cuál es el límite? ¿Por qué un remix, una suma de retazos de información producidos por otros puede producir en algunos casos una censura (en el sentido social) y en otros una felicitación? No lo sé. Imagino una obra cualquiera tediosa, pero que gracias a un editor nazi termine siendo un producto maravilloso. O un compositor que mejore alguna partitura de sus contemporáneos. Un caso extremo podría ser la Paul’s Boutique de los Beastie Boys y sus 105 samples o el Grey Album de Danger Mouse.

En algunos casos la referencia al original es tan obvia (es decir, que no necesita señalar la fuente) que se le puede llamar homenaje. Caso contrario, si la referencia no queda clara, si la nueva obra no te lleva a algún lado, entrará la sospecha de jugada sucia, del plagio, de la flojera profesional por no consignar la fuente. Diferente el caso del siguiente video (visto primero en Mundo Chanfainita).

(Toda la información de los artistas mashupeados en la versión directa en Youtube)

(Fue un juicio, Grand Upright Music contra la Warner Bros., la que terminó marcando parte del futuro de la música, impidiendo el uso de samples con copyright. Lo de Napster versus la Industria Musical también fue otro golpe fuerte, posiblemente el mayor error de la Industria).

Estamos en la sociedad del remix, sin dudas. O de la recombinación (in-)finita. Momento justo de hilar más fino.

Perútags:

13 thoughts on “Cut and Paste

  1. Para lo del remix y comprender las oportunidades de creación de obras basadas en copiar -pegar, así como los límites ético/legales, pasando por las oportunidades comerciales de las mismas, es mejor leer a Lawrence Lessig y su Remix Culture: haciendo arte y comercio en economías híbridas

    http://andreanaranjo.wordpress.com/2008/08/10/remix-haciendo-arte-y-comercio-en-economias-hibridas-lawrence-lessig/

    Igual es una interesante discusión planteada por Aguirre y Bustamante sobre el tema.
    Un poco más acá
    http://www.lessig.org/blog/2007/05/keens_the_cult_of_the_amateur.html
    Ummm

  2. Lo que no se entiende aún es cuál sería la relación, si la hay, entre un remix, o una reelaboración creativa, y un vulgar caso de piratería como el de la televisora que ha usado, sin niguna autorización, el trabajo de Burneo como imágenes de apoyo, ahorrándose el viaje de sus propios reporteros para cubrir un evento.

    La piratería en el caso Burneo-América es más similar a la de Polvos Azules que a cualquier Remix musical, lo que se busca y se obtiene es un beneficio económico concreto: el de no pagar los gastos de enviar a un reportero en el caso de América, o el de no pagar el precio de una entrada al cine en el caso del comprador típico de Polvos.(.. y no me hagan el cuento de la “cultura” por favor, como si los 20 millones de discos que se queman al año en el Perú fueran Fassbinder o Kiarostami)

    Lo que sí ha revelado el caso Burneo-América, como comenté en el Utero, es el doble razero o la esquizofrenia moral de gran parte de la blogósfera, que asume y aplaude la piratería que usufructúa pero que lanza un grito indignado de protesta cuando, por una vez, el afectado fue uno de ellos.

  3. Me encantan esas frases: “El doble razero”, “Esquizofrenia moral”. Ja. Mi única queja con Polvos Azules es que el director de todas sus películas es Paul Thomas Anderson.

  4. mucho floro. todo se reduce al reconocimiento al autor. américa televisión negó la autoría del vídeo? sí. eso es lo malo. la gente de polvos pretende que ellos fueron los productores de las películas? no. fin.

  5. De acuerdo con Blah. Pero no solo se trata de reconocer a los autores. Si todo se limitara a eso, entonces Sifuentes sería “el Kutiman de las noticias”. No pues, algo no cuadra. Creo que también hay que ponderar el tema de los fines: una cosa es incurrir en copy/paste y remiexs para generar $. Otra cosa es hacerlo por arte.

  6. Carlos, entonces… ¿cómo queda Paul’s Boutique? ¿No vale porque vendían sus discos? ¿Tienen que ser gratis? (Bueno, lo son, porque yo puedo acceder al disco sin pagarlo).

  7. Roberto, que el Paul’s Boutique este a la venta no significa que su elaboracion haya tenido como solo fin generar dinero, no? (o si?). Creo que se puede percibir alguna diferencia. Así como el fin de todo artista al grabar un disco no es necesariamente generar ingresos, tampoco creo que el fin de todo rebote bloguero sea hacer periodismo. Algo de ánimo de lucro y figuretismo hay, y quizá eso genere la diferencia de reacciones a la que hacias referencia.

  8. Carlos, eso no lo sé. No tengo como saber si los BB buscaban plata/fama/fortuna con su Paul’s Boutique. Tengo algunas sospechas (fama, de todas maneras). Por lo demás, si alguien busca fama/fortuna, bienvenido, ¿no? No todo tiene por qué ser moral monástica. Te divierte, haces algo de plata, generas reconocimiento por tus pares en tus redes. Ética Hacker, dicen Pekka Himanen y Manuel Castells. Saludos.

  9. Del Carpio me tergiversa. ¿qué tiene que ver el figuretismo? ¿acaso la gente de Polvos Azules no te cobran lo que te venden? está como el congresista que le dice a las ONGs que no ganen dinero… plop

  10. De acuerdo en que nadie sabe las verdaderas motivaciones, Roberto; pero dentro del abanico de posibilidades, ¿no hay acaso algunas que se perciben como más probables?
    Tu mismo dices que tienes tus sospechas. Mi punto es que si bien no se puede saber a ciencia cierta las motivaciones, quizá dichas sospechas tienen algo que ver con las reacciones que mencionas. Por otro lado, no tengo nada con que la gente cobre por su trabajo (blah me malinterpreta). Todo lo contrario. Solo digo que la percepción de ánimo de lucro disfrazado de motivaciones artísticas (o ideales, comunitarias, altruistas, etc.) puede ser un generador de reticencias. Saludos,

  11. Con el auge del remix y del copyleft, los derechos morales (principalmente el reconocimiento de la autoría) se volverán mucho más relevantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *