Museo para el olvido

(No se ha encontrado la fuente original de la foto)

Gonzalo Gamio escribe ahora sobre el triunfo pírrico que significó que Alan García acepte la propuesta de Mario Vargas Llosa para la construcción del Museo de la Memoria. En medio de un contexto enrarecido por las declaraciones de García sobre los presidentes que quiere y no quiere, este triunfo debería preocupar más que contentar.

  1. ¿Qué memoria?. En efecto, la propuesta de la CVR en el Informe Final, proponía muchos niveles de responsabilidad, desde el penal hasta el político y social. En el penal, el principal responsable fue Sendero Luminoso y en el plano político y social, desde los sucesivos gobiernos hasta la sociedad civil, en general. La gran pregunta que cruza el Informe es cómo es posible que todo esto ocurriera en regímenes supuestamente democráticos, y de allí se habla (nuevamente) de la modernidad inconclusa, del estado ineficiente, etc.
  2. ¿Desde dónde?. En esas miles de responsabilidades compartidas, es siempre importante saber desde dónde se construye la memoria. Al tratar de responder la pregunta que nos lanzó la CVR, uno puede encontrar, por ejemplo, que la burguesía peruana en su conjunto, amparados moralmente por curas ultraconservadores de la iglesia católica, apoyó una propuesta abiertamente brutal y antidemocrática, y que terminó en uno de los gobiernos más corruptos de la historia(*). Entonces, un museo de la memoria (c0mo parte de un conjunto de acciones relevantes) debería también interrogar(-nos) sobre nuestro lugar en la construcción de la democracia. Que Vargas Llosa simultáneamente quede callado por la referencia a García sobre la campaña electoral del 90 y al mismo tiempo hable con García del museo de la memoria es francamente sintomático. ¿Dónde estaba la discusión sobre los liberales en el Perú? (**). Ajá.
  3. ¿Hacia dónde?. Como se discutió aquí y allá, lo que hemos estado viendo es un conjunto de iniciativas desde la reducida sociedad civil limeña, pero desconectadas (o desarticuladas) de cualquier base social. Esto no es de ahora tampoco, y a pesar de que han pasado más de cinco años del Informe Final de la CVR, poco es lo avanzado para cambiar esta situación. Las batallas por la memoria, como se ha documentado en otros países, son de largo aliento. En todo caso, pasa por dejar una lectura apolítica de la memoria, y entenderla también dentro de un conjunto de dinámicas y luchas que sobrepasan el campo de los derechos humanos. (Lectura que en cierto modo hace referencia al viejo Informe Vargas Llosa, donde el problema siempre es del otro, de los pobladores de la sierra).

Que Lourdes Flores, representante de una derecha que no existe, se pronuncie por el museo de la memoria (y por las desafortunadas frases de García) es, a estas alturas del partido, lo mismo que Javier Diez Canseco. Es decir, intrascendente. Los liberales peruanos tienen su propia manera de entender las cosas y salvo el modelo, todo es ilusión.

En fin, esto no va a terminar, y, quizá el aspecto positivo es la posibilidad de debatir todos estos temas.

(*) La gran lección de memoria en todo esto es que no importa la democracia ni las libertades políticas, sino, sobre todo las libertades económicas. Más peligrosas que las declaraciones de García, fueron los aplausos de los empresarios al fnal. Una investigación sobre el papel de los empresarios en el contexto de la violencia política esta todavía pendiente.

(**) En la discusión sobre el liberalismo en el Perú, las distintas personas que polemizaron, dejaron de lado cualquier entrada histórica sobre dicha corriente política en esta parte del mundo, como si el liberalismo fuera casi independiente a los propios procesos sociales. En el liberalismo latinoamericano la gran pregunta, planteada por François Xavier Guerra, es cómo este (el liberalismo) ve a la sociedad, o como un conjunto de ciudadanos, o como vecinos. En otras palabras, desde dónde se construye la imagen del ciudadano en la sociedad liberal latinoamericana. ¿Quién es el moderno, quién es el atávico? Problema aún irresuelto.

También:
Así murió Edmundo Camana (utero.pe)

Perútags:

8 thoughts on “Museo para el olvido

  1. Los museos siempre se construyen con fragmentos de una historia que quieres contar, en el pais existen muchas versiones “no oficiales” que queremos suplantar por sobre lo descrito en el informe de la CVR.
    y es que la madures política de los peruanos hará quebrar nuevamente este proyecto, un tema del que poco se habla son los motivos por los que garcía se negó a la construcción del museo, creo que la principal y menos publicitada es el hecho que la propuesta alemana era construir el museo en un terreno que utilizó el ejercito (durante el gobierno de garcía 1986-1989) a espaldas del aereopuerto de Huamanga, lugar donde funcionó un horno donde se cremaban los cadaveres de las personas asesinadas extrajudicialmente; al mismo estilo de los nazis.
    El lugar se conoce como la Hoyada, de la instalación militar que existía hoy solo quedan vestigios, el más importante es el tanque de combustible que surtia de petroleo al horno.
    hace unos meses concluyeron trabajos de exhumación de este terreno en el cual se encontraron al menos 100 cadaveres (seguramente olvidados, entre ellos una mujer embarazada y un infante) que no corrieron la suerte de quién sabe cuantas víctimas.
    Ocurrió cuando garcía era presidente, durante un gobierno democratico, al mismo estilo de los nazis.
    La propuesta alemana es convertir ese espacio en un lugar de memoria, gracias al pedido de las madres del ANFASEP, hoy se habla de un museo, pero en Lima, claro, eso es más cómodo, total, Lima fue, es y será el centro del Perú… total ahí está tarata.

  2. los que estan involucrados en la comision del museo de la memoria, no son los mismos del proyecto del museo del arte moderno en barranco?

  3. Sí. En efecto, Cooper fue el que diseñó el MAC. Vargas Llosa también estuvo metido. No sé si Ossio.

  4. El Perú es una nación con graves deficiencias, con serios riesgos. También es un país con un inmenso potencial, con una brillante perspectiva (por su pasado, por su ubicación geográfica, por su gente). Ambas cosas no se excluyen, siempre han coexistido.
    Quizás este museo no sirva en pro, sino en contra de ese objetivo de la Reconciliación, pero sería un buen intento.
    Estamos de acuerdo con ese objetivo o no? Podremos llegar a ser el gran país que todos aspiramos con el mismo encono, la misma odiosidad, la misma ‘fractura social’ que arrastramos? Reconciliación no significa que todos vamos a entrar en una misma iglesia y cuando un cura diga: dense fraternalmente la paz, todos nos vamos a dar un abrazo emocionados. Eso sólo pasa en el poema de Vallejo y en la canción de Lennon y no sucederá sólo en el Perú sino en todo el orbe, un sueño que algún día se cumplirá.
    Pero lo que sí está claro es que necesitamos Cerrar heridas.
    Eso es lo que no se quiere aceptar.
    Porque aceptar el mismo término Reconciliación implicaría reconocer lo impensable (para algunos): que hubo dos partes en conflicto. Una de las partes tuvo la superioridad militar, política, moral si quieren (así como cada uno es dueño de sus miedos, también puede ser autor de sus propios elogios), pero lo que no se puede negar es que fueron dos partes en una dura contienda. En un primer momento dijeron que no había guerra, luego aseguraban que estaban ganando victoriosamente (y la ganaron) La Guerra. Dijeron que la otra parte nunca tuvo la mínima posibilidad de victoria. Ahora, para asustar asustadizos nos recuerdan: estuvimos a punto de caer en las garras del enemigo. Asi ha sido la dinámica de las ideas. Ahora otra vez con la misma idea obtusa de que no hubo conflicto interno; otra vez entonces, fueron simples abigeos?
    Habrá gentes con los que nunca podrá caber reconciliación alguna, por ejemplo con el “idiota de la familia”; pero por lo demás yo creo que todos los hombres de buena voluntad que aman la verdadera paz, necesitamos poner un poquito más de esfuerzo, la Reconciliación, o sea el desarrollo del país, de NUESTRO país, lo merece.
    Gracias anticipadas por la publicación de este comentario que fue censurado, no es novedad, en peru21

  5. Es una ofensa a los pobres que una tira de pitucos egolatras integren la comision del mueso de la memoria. vargas llosa nos comparó a los negros de Uganda que votaron por Idi Amin , por haber votado en 1995 por el chino fuji. Puede ser que llorara por la herida ya que el chino desconocido le gano la eleccion en 1990, pero de ahi a insultarnos, eso fue bien feo. ese pintor sizlo es un mal geniado y se cree dios. y coopper es un cara dura que hace treinta años que quiere enyucarle el Mac a otros pero el no pone ni un sol, a pesar de que es rico. Esa gente no tiene la sensibilida para entender a los pobres que mas sufrieron con la guerra subersiva. que el gobierno nombre a otras personas. ellos no nos representan a los andinos que mas sufrimos el terrorismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *