Una chiquita (o patadita, léase como se quiera). Cuando fue lo del accidente de Álvaro Ugaz, muchos lectores de medios dejaron comentarios aquí y allá de la distinta vara utilizada para tal penoso hecho, en comparación a cualquier otro accidente de carretera ocurrido en el país. Marco Sifuentes (Ocram, el ginecólogo del Útero de Marita), dijo muy bien que:

“…la pregunta no es si estamos haciendo bien nuestra chamba en el caso de Álvaro, sino si la hicimos bien en todos los casos anteriores. Y cómo la haremos en el futuro.” (Dos comentarios, útero.pe)

Marco, hoy regresamos a la normalidad. La portada de Perú.21 de hoy es de escalofrío (que se puede ver en línea, con reservas por lo chocante de la “foto detalle”). Una necrofilia totalmente innecesaria, morbosa, amarillista. ¿Dónde quedó el respeto a la víctima y a sus familiares? ¿No habíamos aprendido algo antes? 

Por supuesto, todo esto da argumentos a los que criticaron en su oportunidad el llamado “espíritu de cuerpo” del gremio periodístico. A ver qué dicen ahora.

Perútags: