identidad-internet

Este lunes en el Británico de Miraflores (Bajada Balta), estaremos José Gargurevich, Óscar Moctezuma (ambos de Choledad Privadad) y yo conversando sobre identidades, vida cotidiana y otras choledades en el mundo de los blogs. La conversa será a partir de las 7:30 pm.

Varias cosas se pueden adelantar. De hecho, por allí me van a acusar de otro cambio radical de timón.

Esto de las identidades en internet no deja de llamar la atención, y más bien es recontra preocupante que en las ciencias sociales peruanas sea poco lo escrito. Entre otras cosas, siempre se puede consultar el texto de Ludwig Huber sobre identidades de cambio en Huamanga.

Un problema recurrente, sin embargo, es apelar a la tecnología como marca identitaria: El blogger se define por el uso de una herramienta definida. Así, por ejemplo, Luis Carlos Burneo no es un productor independiente de programas de video digital que hace uso de Youtube y WordPress, sino, sobre todo, un videoblogger. Bloggers que además, según cierta literatura (muy ligada al marketing, además), se convierten en periodistas ciudadanos, una suerte de heraldos de la nueva democracia que nacerá de las redes sociales. Quizá el término blogger (y sus derivados) termine siendo una construcción que permitiría luego monopolizar ciertos sentidos, ciertos recursos. Las identidades, muchas veces, responden a cuestiones bastante pragmáticas.

¿Y si entramos al tema desde otra mirada? ¿Si vemos a la herramienta/tecnología/medio como algo que se encuentra en medio de un conjunto de procesos de cambio? ¿Cómo es que se populariza una tecnología que fue (o es) percibida como una amenaza a la sociedad en su conjunto? ¿Cómo es que luego se construyen las identidades aquí y para qué?

Otro nivel tiene que ver con la construcción de lo peruano en estas dinámicas. En el IEP se intentó popularizar el término cholonauta, para hablar del sujeto nacional entrando a la sociedad de redes e intercambiando información (haciendo referencia a los Argonautas del Pacífico Occidental, estudiados por Bronislaw Malinowski). El término cholo, sin embargo, no deja de causar incomodidad. ¿Apropiación o resignificación desde una clase media? ¿Cliché? ¿Racismo?

Varios temas que seguramente saldrán el próximo lunes.

Perútags: