Masacre en Bagua: ¿Crisis?

Hay varias lecturas aquí sobre la crisis ministerial, la crisis del diálogo, crisis del sistema, etc. Una, enfatiza en la necesidad de reinstaurar las mesas de diálogo, que los actores metidos en este hoyo conversen y lleguen a un punto común. De hecho, esa ha sido la salida más común a los conflictos en este país desde hace casi una década (corríjame alguien el dato). Así, durante buena parte del año 2000, se instauraron mesas de diálogo para solucionar los conflictos provocados por la re-reelección de Alberto Fujimori. Casi se puede hablar de una fórmula Conflicto = Mesa de diálogo (donde siempre tiene que haber un cura, además).

Esto porque, además, el Congreso no es el espacio de deliberación y negociación de intereses políticos. Cabria preguntarse si esta crisis ha sido provocada por los mismos partidos, o porque, al ampliarse la base electoral en el año 1979, entraron nuevos actores, nuevas voces en juego, voces jamás representadas anteriormente por un sistema cuyas raíces se encuentran en la independencia. Con la llegada del voto de la población no-letrada, los partidos se vieron en la necesidad también de cambiar de cassette, de tratar de acercarse al otro (porque, evidentemente, ese otro se encuentra lejos, en la perifera, etc.).

Así, también hemos pasado de la clase al movimiento (coincidente, y no casual como se va entendiendo, con la aparición de estos nuevos actores al campo político). Y estos movimientos, de comportamiento casi anárquico, en realidad responden a inquietudes y expectativas concretas. Se ve, por ejemplo, en las comunidades afectadas por la minería que aprovechan el momento y la circunstancia para negociar con la empresa privada la construcción de una escuela u otra obra de necesidad: toma de carretera, bloqueo, negociación, logro. A nivel regional es lo que viene ocurriendo en la Amazonía, donde (como señalan testigos presenciales) las demandas sobrepasan la derogatoria o suspensión del DL 1090.

¿Qué hacer entonces? ¿Fortalecer el sistema de partidos, el sistema político para que el Congreso sea el espacio natural, deliberante y vinculante de los acuerdos? Quiero aquí retomar algunos apuntes de un taller de hace algunos años sobre subalternidad y crítica postcolonial, a partir de la lectura de Partha Chattejee:

La idea es que los Estados nacionales han dejado de interpelar a los ciudadanos como un todo homogéneo –el “pueblo”- y ahora los interpela clasificándolos en pequeños grupos de interés. Es decir: a diferencia de la categoría de “sociedad civil” que hacía mención a un grupo más o menos unificado de intereses, Chatterjee propone la categoría de “sociedad política” que refiere, más bien, a la presencia no unificada de los ciudadanos: a grupos fragmentados, con intereses fragmentados, los cuales son también interpelados fragmentariamente.

[Esto] abre nuevas posibilidades de negociación para los grupos subalternos y tiene efectos sustanciales en la construcción de sus identidades políticas. En principio, se afirma que este cambio tiene como consecuencia la desaparición de formas tradicionales de intermediación política y sustituye la ideología de los derechos universales por demandas concretas, particulares y urgentes. […] Los grupos subalternos tienen ahora más capacidad de negociación pero no es que el Estado haya perdido su capacidad coeactiva. (Resumen de Raúl Hernández Asencio en Taller de Crítica Postcolonial)

(Raúl en otro momento del taller, recuerdo, dijo que: “Como diría nuestro amigo Chatterjee, la “Sociedad Política” no es un club de caballeros. No es el espacio de la solidaridad entre subalternos, sino de la competencia por acceder a recursosCuarta reunión).

Creo que una lectura desde este ángulo puede servir mucho para seguir pista, para entender todo lo ocurrido en la selva peruana.

Más:
Dossier de enlaces sobre la masacre en Bagua

Perútags:

12 thoughts on “Masacre en Bagua: ¿Crisis?

  1. Osea, para cada problema que haya, vas a tener que poner una mesa de diálogo? Y la ley a dónde queda? Existe la ley en el Perú? Existe el Perú como país?

  2. Fallan las soluciones porque el continente no encaja con el contenido, las teorías y conceptos estructurales sociales, culturales y jurídicos están en crisis y merecen un reestudio.

  3. Hola, sólo 2 comentarios.
    1. Compartir un escrito de Francisco Miro Quesada publicado el 10 de junio “Consulta previa como solución”, el cual me parece muy sensato leer: http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/consulta-previa-como-solucion/20090610/298557

    2. Y el segundo, quisiera saber por qué acuñamos todavía, en los medios de comunicación y en el escenario social, el término “nativo”. ¿Acaso hay algo que nos impida tratarlos como “ciudadanos”? Creo que el conflicto va mucho más allá de las leyes y de la miserable información que dan a conocer los medios. Y creo también que con esta primitiva forma de construir nación, no nos llevará a ningún tipo de competitividad como país ni mucho menos incrementar la calidad de vida de nadie.

  4. Lo de nativo, se puede interpretar de la forma como las comunidades han encontrado un capital político para hacer presión y negociar. Ser ciudadanos no sirve, y vale la pena ser nativo. No es esta una lectura moral. El punto es que sirve. Encuentran espacios de negociación que qude otra forma no podrían conseguirlos (mesas de diálogo, etc.).

  5. Voy más al punto conciente de creernos más o creernos menos ciudadanamente, si hiciéramos un análisis del discurso, de los políticos por ejemplo, quizás el término “nativo” connote las ganas de no considerarnos iguales, ya sea porque prima el ego o la autoestima de mucha gente sigue arrastrándose como hace más de 500 años. Sea como sea, la Constitución nos proclama a todos como iguales y por ende, “si nadie me consulta” ¿puedo considerarme como igual? La Amazonía o la 1090 no son el problema, sino, la estupidez reinante en nuestras cabezas.

  6. Lo de Bagua ha tenido tanta repercusión en el mundo, que hasta una Premio Nobel de la Paz le ha escrito una carta abierta a Alan García Pérez.

    Haber si por fin el gobierno siente una presión externa, porque la presión interna no la siente, ya ni existe.

    Publiqué la carta en mi blog. Difúndanla todos los que puedan.

  7. mas bien mi duda era si como se estan viendo los eventos politicos (masacre, aceleracion de procesos judiciales como la censura de una radio en bagua , la censura a los congresistas nacionalista, etc) , no estamos viendo algunso indicadores indirectos para la formalizacion d eun gobierno tipo fuji , dictadura con tintes de democracia?

  8. Cholegas:

    Acabo de revisar el día de hoy la lista de los dirigentes indígenas (Apus) que acaban de realizar un pacto con el gobierno, en la lista publicada por el diario el comercio

    http://e.elcomercio.pe/101/doc/0/0/0/3/5/35816.doc

    http://e.elcomercio.pe/101/impresa/pdf/2009/06/16/ECTD160609a2.pdf

    Si observan la lista de los Apus no existe en dicha lista ninguno de los observaran con asombro como yo que no existe (si me equivoco diganme) no existe ningún dirigente Awajum Wampi de la zona norte, sino que todos son miembros de la selva central y sur.

    ¿O una de dos el gobierno no sabe distinguir entre un Ashaninka y un Awajum o esta tratando de dividir el movimiento indígena amazónico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *