Crímenes de odio

Un sentido común de estos días, referido al asesinato de Marco Antonio Gallego, tiene que ver con las siguientes frases: “¿Qué pasa en la comunidad gay para que se estén matando entre sí” o “¿Cómo va a ser un crimen homofóbico si un gay mata a otro gay?”.

De hecho, llama a confusión y la verdad, por mucho tiempo yo era parte de ese mismo sentido común. Finalmente, desde fuera, todo es igualito, o, como dice el dicho, desde aquí todos los chinos (incluyendo los japoneses) son idénticos.

Pero el tema es algo más complicado. Según el sitio Letra Ese, los crímenes de odio por homofobia se caracterizan porque:

La gran mayoría de las víctima fue hallada asesinada con extrema violencia y saña (golpe múltiples, uso de armas blancas, tortura, incluso, cuerpos mutilados o destazados), lo que refleja la necesidad psicológica del victimario no sólo de infringir un daño a la víctima, sino de castigarlo hasta el exterminio, constituyendo una verdadera ejecución a diferencia de otros homicidios. (¿Cómo distinguir un crimen de odio por homofobia?, Letra Ese)

Ya, ok. Es subjetivo. Además, recurriendo al sentido común, ¿pero un gay puede odiar otro gay? Aquí, sin embargo hay que hacer una distinción. No toda persona que tiene prácticas homoeróticas se define como gay. A ver, para ponerlo en términos clasistas compañeros. En los setentas era claro que no todo obrero era un proletario. Es decir, por un lado existe la condición social pero por el otro existe la consciencia social. Hacer no es igual a ser. Y no basta tampoco con creer ser. Es decir, un nacido en Río Santiago que habla awajún “desde el vientre” bien podría autoidentificarse como awajún, pero si quiere se considera así o si quiere no.

¿Se capta ahora? Creo que Beto Ortiz lo dijo bastante bien ayer:

Lo que pasa es que todos estos donceles montaraces, en la tranquilizadora película que se pasan en sus aturdidas cabecitas, no son bisexuales, no. Tampoco homosexuales, menos. Con la coartada de “lo hago por mis estudios, pero no me gusta”, tales especímenes asumen su ventolera como si fuese un pasajero sarampión y se acuestan felices con hombres, por lo menos, una vez por semana durante años y años de rendimiento físico y bonanza financiera pero, eso sí, se alucinan normalitos, heterosexuales, machitos que se respetan. Varón que fornica varón es dos veces varón –decía Jean Genet. En sus cerebritos, insisto, el placer de su compañía, vale decir, sus sobrevaluadas pichulitas cuestan millones. Pero el que pide al cielo y pide poco, es un loco, ¿no es cierto? Y lo que comienza como una propinita inofensiva puede convertirse fácilmente en págame o te mato, cabro maldito. Y ay de aquel que se niegue o quiera guerrear. (Nadie merece morir así, Beto Ortiz)

No hay datos exactos de cuántas crímenes de odio hay en el Perú. No es el caso aquí de decir tampoco que el asesinato de Marco Antonio Gallego se inscribe como tal, sino tratar un tema que está inscrito en el sentido común y que es aplicable a otros campos identitarios: racismo, machismo, etc.

En fin. Ojalá los medios se encuentren a la altura de las circunstancias para trata esta noticia.

Más:
El mariconeo como práctica (elmorsa.pe)
Homofobia: visibilizando el problema (Alberto de Belaúnde, Real Politik)
La comunidad LGBT convoca a marcha contra los crímes de odio (vía FB)
Para salir de la nota roja (Jacqueline Fowks, Notas desde Lenovo)

Perútags:

13 thoughts on “Crímenes de odio

  1. Esto es un dato importante que sirve, me parece, para empezar a comprender un poco la pregunta que planteas sobre cómo puede un homosexual ser un homofóbico:

    La homofobia, cuando es una actitud colectiva (como lo es en nuestra cultura), es asumida en la conciencia del individuo de manera automática. Y si ese individuo encuentra en sí mismo actitudes o deseos o pensamientos homosexuales, la fobia de la cultura en la que ha crecido puede escindirlo internamente de tal modo que rechaza aquello en sí mismo que no puede, que no se permite reconocer. Y lo rechaza con tal severidad porque debe resistir y rechazar al propio deseo. Entonces lo proyecta en el otro, saca ese odio que se dirige hacia esa parte de sí mismo hacia afuera, donde es más soportable. Lo trágico es que ese odio está dirigido al final hacia sí mismo, lo que significa que detrás de esa rabia hay un tremendo sufrimiento. El sufrimiento puede ser transformador, pero puede tambien ser deshumanizante cuando no se reconoce, o cuando no se conoce su causa.

    En esos casos, junto a esa represión aparece inevitablemente la práctica homosexual. Es inevitable si la persona es homosexual, porque el deseo no se puede reprimir sino en la muerte, y mientras se viva siempre encontrará la forma de manifestase. Y entonces se buscan maneras de encubrirlo, de disfrazarlo; por ejemplo tras la máscara del trueque económico, o de la borrachera, etc., etc.…. Pero la máscara es frágil, siempre amenaza con develar lo que se oculta detrás. Y cuando la máscara se quiebra, y deja ver la verdad, ésta se puede tan hacer insoportable que explota la violencia que viene del pánico; pánico frente al descubrimiento de la propia homosexualidad, condenada por uno mismo, desde esa conciencia escindida en sí mismo. Ese descubrimiento puede ser fatal.

    La pregunta es si todos los crímenes de odio –sean homofóbicos, ideológicos, raciales, etc., etc.,– no surgen todos de similares dinámicas de autonegación y encubrimiento, develamiento, pánico y finalmente violencia. En todo caso, me parece que ayuda a entender que hay mucho de inconsciencia y de sufrimiento que subyacen a la crueldad y extremismo que caracterizan a esos crímenes. Y ayuda a reflexionar que en gran medida es la actitud colectiva, la cultura en la que el individuo es educado, la que alimenta esas actitudes y esas acciones de violencia. De ahí que lo más importante es entender que la tolerancia no es solo una virtud para permitir la diferencia en los otros, sino para poder comprender y aceptar la diferencia cuando esta anida en uno mismo. La diferencia es, además, una de las mayores fuentes de riqueza y vida; sin ella siempre acecha la muerte.

    (sorry for the length)

  2. Bueno yo creo por otro lado, que el asunto de la homofobia y el crimen de odio no solamente proviene de deseos frustrados, como por ejemplo, en una clase de la universidad, una chica indignada comentaba como era posible ahorcar gays en Irán… a lo que al no responder nadie, atiné a dice, porque lamentablemente para ellos es natural hacerlo y hasta creen que es un deber, porque según ellos va en contra de lo que creen es sagrado.

    Entonces eso hace pensar, que no solamente es un asunto subjetivo el hecho de un crimen de odio, puede ser también una conducta colectiva y hasta a veces la crianza en casa, por ejemplo en mi caso, el gordo o el gay eran muy mal vistos, pero no por ello (considerando mi bisexualidad y que soy algo rellenito) me volví un sociópata y maté a todo gordo o gay que he visto, al contrario, me sentía más cómodo al ver a personas así.

    El asunto creo que va más allá de la simple exteriorización de deseos frustrados, pues como mencioné puede responder a criterios ideológicos u otros más (como lo que dije, que podría considerarse dentro del proceso de socialización) o inclusive puede ser parte de una política de Estado, como mencioné en Irán, igual pasa en otros países, como en Trinidad y Tobago en donde te llevan a cana por ser gay… por otro lado, eso te plantea otra cuestión… que pasa con quien se hace gay en la cana???

    El asunto es mucho más complejo, pero remitirnos solo a una de las consecuencias o efectos de lo que ha generado la homofobia no lo considero en lo personal suficiente para relacionar el crimen de odio y la homofobia…

    Considerando que el crimen de odio es el punto más extremo de la discriminación, va más allá de la segregación y no como dicen en algunos lados de USA “porque le dices Nigga a un negro, haz cometido un crimen de odio” o “porque le dices cabro a un gay, es un crimen de odio”… es algo mas fuerte que eso.

  3. Creo que los homosexuales y los defensores de homosexuales ya se están excediendo con una visión hiper-ideologizada de los hechos.
    Con la misma ligereza que el mes pasado hablaban de “genocidio” por los graves hechos de Bagua, ahora buscan aplicar conceptos ideologizados tales como “crímenes de odio”, de “homofobia” para explicar los recientes crímenes cometidos en el mundo de la Farándula y que abarcan a personas seguidoras de este estilo de vida.
    Lo de Alicia Delgado fue a todas luces un crímen pasional cometido por la pretendida pareja lesbiana de esta cantante y lo del estilista, tiene todas las marcas de un ajuste de cuentas perpetrado por narcotraficantes.
    En vez de aventurarse a organizar marchitas para “llevar agua para su molino” y -seguramente- agenciarse mayores donaciones de la cooperación internacional,estos sectores deberían esperar a la conclusión de las investigaciones policiales,en vez de atizar el ambiente con sus conceptos ideologizados.

  4. Alfredo, qué tal rocaza la tuya. Primero dices que “lo de Alicia Delgado fue a todas luces un crímen pasional”, y luego, “deberían esperar a la conclusión de las investigaciones policiales”. Decídete contigo mismo y luego comenta. Saludos

  5. Exacto, Un crímen pasional ordenado por una lesbiana.
    Lo del estilista está por definirse, pero todo apunta a un ajuste de cuentas perpetrado por narcos que habrían lavado dinero con los negocios de este peinador.
    Mejor esperar la conclusión de las investigaciones policiales y fiscales, en vez de atizar la discusión con conceptos hiper-ideologizados como esos de “crímenes de odio” o de “homofobia”.
    Ya el mes pasado ustedes patinaron cuando hablaban de “genocidio”, mejor cuidense antes de patinar otra vez.

  6. “porque le dices Nigga a un negro, haz cometido un crimen de odio” o “porque le dices cabro a un gay, es un crimen de odio”…
    PEro por ahi se empieza, lo que no entiende mucha gente es que antes que la accion esta las ideas que la propaganda o la sociedad te mete en la cabeza. Igual que en caso de los indigenas la prensa oficialista primero azuzo a la poblacion tildando a los indigenas de salvajes, terroristas, etc para luego el gobierno ordenar la masacre y continua con su labor de propaganda.
    Por otro lado que caradura de Beto ortiz cuando el es el primero de hacer reportajes poco empaticos con personajes gays.

  7. vaya, hablando de comentarios hiper-ideologizados:

    “para luego el gobierno ordenar la masacre y continua con su labor de propaganda.”

    Aaaaaaaaahhhhhhh, entonces el gobierno aprista ordenó la masacre de los policías en Bagua (la mayor cantidad de los muertos el 5 de junio fueron policías, por si no lo sabías).

    Creo que los zurdos, rojos y caviares ya se pasan de paranoicos, creen ver una cortina de humo en cada cosa.

    Volviendo con el tema del post, no entiendo a qué llaman “reportajes poco empáticos con personajes gays”, el reportaje de Beto Ortíz me pareció bastante equilibrado, aunque pienso que hubiera sido mejor que se propale con el protagonista vivo, para que este tenga una oportunidad de dar su versión.

  8. Apoyo a Alfredo… lo que pasó con Alicia Delgado y Marco Antonio Gallego fueron delitos comunes y la gente imputada, serán sujeto de un proceso penal y sérán castigadas como la ley dispone… y concuerdo con eso de la exageración de varios términos jurídicos para manipularlos, por eso decía… una cosa es homofobia y otra cosa es crimen de odio… solo que me faltó decir… lo que ha pasado acá es un delito común.

    y no soy defensor de homosexuales.

  9. Por otro lado… claro, por ahí empieza… pero si analizas más profundamente, en realidad es bien dificil determinar por donde empieza la conducta discrminatoria, te darás cuenta que puede provenir de cualquier situación como dije, desde la casa, una política de Estado, religión, deseos frustrados… la cuestión es que la conducta sea generalizada en un sector de la sociedad y tenga como consecuencia un efecto negativo en el discrminado.

    Osea, esas expresiones pueden ser una consecuencia de una conducta discrminadora ya insertada en la sociedad.

    Y si, a veces toman con demasiada ligereza algunos términos que al final solo enervan más los ánimos.

  10. Me encanta cuando los comentaristas se van por el Hoygan y citan cosas que el post no dice.

    Repito:

    “No es el caso aquí de decir tampoco que el asesinato de Marco Antonio Gallego se inscribe como tal, sino tratar un tema que está inscrito en el sentido común y que es aplicable a otros campos identitarios: racismo, machismo, etc.

    Saludos

  11. Homofóbico.?
    Crimen de odio…?
    Vaya, vaya… ahora, alos que no pensamos igual o a quienes pensamos diferente, hay que etiquetarlos.
    En mi universidad, en la cual existe una Facultad de Zootecnia, lo primero que les enseñan es que cuando un animal monta a otro de su misma especie, es que ya está en celo, “ya quiere”, como dicen.
    En esta vida, queridos amigos, “no hay refrán ocioso”, sintesis de “sabiduría social”.
    Quien siembra vientos, cosecha tempestades, cada quien cosecha lo que sembró, quien anda con lobos, a aullar aprende, dime con quien andas y te diré quien eres, cada oveja con su pareja; hasta el,libro de los libros (sin ser catecúmeno eclesial) dice que cada especie procreará con su par natural o algo así.
    Opción sexual la homosexualidad? de dónde nos sacaron una tercera opción? Cuando el sexo intrínsecamente no admite opcioes: o eres o no eres. Punto.
    Y no por eso me vayan a catalogar de cavernícola o retrasado mental o, de repente por ahi, con la mejor y de las mas finas formas, decir que por pensar asi eres un “gay escondico que no sale del closet”; o sea, tratar de desbaratar una forma de pensar con el expediente fácil de “tú eres y no te decides, veeeeen”, no ps, que tampoco es asi.
    Amigos homo todos tenemos, el que escribe tmb, pero nos mutuorespetamos, los aceptamos “como son” pero de ahi a empezar o intentar una “explicación hiperfilosófica” de todo esto, ps, ya ps, no se pasen. Son y hay que aceptarlo, piña,y las consecuencias de aquello que se ha dado en ver, pensar, crear, como un “submundo” aceptado por todos, por sus particularidades, incluso por los directamente implicados, ya hay un trecho demasiado grande.
    Un abrazo (incluyendo a los MXYSPTLX o algo así, creo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *