Cada año lo de la Encuesta del Poder en el Perú causa un revuelo enorme (sobre todo en los que quedaron en segundo lugar o los que ni siquiera aparecen; ver singular comentario en Útero.Pe, justamente el blog más poderoso/influyente).

illuminati

El tema, sin embargo, es la propia mecánica de la encuesta. Me explico. Se dice que quiénes votaron son líderes de opinión. Esto es, personas que generan de por sí influencia sobre el resto. Es decir, quiénes votan para decidir quiénes son influyentes son personas que también son influyentes.  Una suerte de algoritmo google. El problema es que esta metodología puede introducir algunos sesgos, como, por ejemplo, el peso de Lima en la influencia. ¿Cómo se da la influencia en Bagua, Andahuaylas o Cerro de Pasco? ¿Cuáles son los flujos de la opinión pública? (JAG, allí tienes el por qué no aparece Dina Páucar dentro de los resultados).

Pero, en fin, más allá de estas preguntas, no dejan de ser interesantes ciertos resultados. Así que entremos al reino de la especulación, ya que no tenemos el perfil (edad, sexo, profesión, nivel educativo) de los encuestados:

1. Los intelectuales: Como señaló José Alejandro Godoy, llama la atención que los líderes de opinión hayan votado por Mario Vargas Llosa, Julio Cótler y Hernando de Soto como los intelectuales más influyentes. Los dos primeros corresponden a la generación de los 50s. Yo no estoy tan seguro que el asunto sea un recambio generacional. De los tres, Vargas Llosa y de Soto se mantienen en actividad. Solamente Vargas Llosa tiene una columna periódica, aunque no es exactamente un académico.

La semana pasada fue el encuentro bianual del Seminario Permanente de Investigaciones Agrarias (SEPIA) y a ojo de buen cubero, viendo las exposiciones, quienes han presentado textos de balance, el relevo generacional ha ocurrido hace mucho. La tesis de la “herencia colonial”, sostenida por Cótler ha sido criticada y ampliada por las distintas generaciones que le han seguido y ya no se le toma como una axioma para entender el Perú actual.

Que los actuales líderes de opinión convocados por Apoyo tengan como referentes a dos intelectuales de la generación del 50 y a Hernando de Soto, más bien debería preocuparnos. Tantas investigaciones y jóvenes columnistas en diarios y revistas, que vienen presentando ideas nuevas y refrescantes, producto muchas veces de estudios frescos y, estos no son tomados en cuenta.

2. Los medios: En las respuestas de los líderes de opinión, sobresale Mario Vargas Llosa (intelectual, columnista del Diario El Comercio). Se debería decir algo también sobre Juan Luis Cipriani, cardenal de Lima, quien tiene varios medios a su disposición y quien, además, mezcla la homilía con la sistemática participación en política. Más lejos, Raúl Vargas (anfitrión y voz de Radio Programas del Perú, quien además impone una doctrina periodística de no incomodar jamás a los entrevistados) y Gastón Acurio (quien es productor, director y conductor de Aventura Culinaria, por PlusTV).

El peso de la radio sobre otros medios es evidente, y salvo lo de Vargas Llosa, se extraña entre los líderes de opinión la referencia al medio escrito como poderoso.

3. La web: ¿Alguien duda del peso Ocram y su Útero de Marita? Cruzando los resultados de los 10 primeros de Perublogs con los rankings de Technorati se obtiene el siguiente gráfico:

rankings peru

Es decir, no es necesario que un blog sea más visitado para ser más popular/influyente (es decir, que sea tomado como referencia por otros). En la vida real de los líderes de opinión es igual. Puede que hayan sitios web más leídos pero el efecto que generan algunos es mucho mayor al de otros.

Algo similar podría pensarse con respecto al segundo lugar de Cecilia Valenzuela y su paquete multimediático agenciaperú. Quizá poco leído, pero considerado influyente entre aquellos que influyen. Efecto algoritmo Google. En tercer lugar, tenemos al blog de Renato Cisneros y su masa de comentaristas como carta de poder.

Llama la atención la cuestión generacional: Quienes votaron son personas consideradas líderes de opinión, y, asumo, son gente que debe tener un promedio de edad de 45 años sino más (los que ahora están en la dirección de los diarios, programas de televisión, columnistas, gerentes de bancos, etc.). Es decir, Sifuentes, Valenzuela y Cisneros son los referentes web para este grupo etario de lo que pasa entre los jóvenes (la masa de comentaristas de los blogs de Sifuentes y Valenzuela).

Un puente generacional, al que los nuevos políticos2.0 deberían prestar atención: nuevos lenguajes, nuevas inquietudes, nuevas reglas para la discusión. Internet por el momento podrá ser la fuente de información menos consultada para informarse sobre política, pero es la fuente que genera más confianza, sobre todo con respecto a los medios escritos (ULima, 2008).

4. Las mujeres: Solo cinco mujeres entre los 30 más influyentes, de las cuales, todas pertenecen al sistema político: Lourdes Flores, Keiko Fujimori, Beatriz Merino, Mercedes Cabanillas, Mercedes Araoz. Fuera de este grupo y a nivel sectorial, solamente en medios (televisión, radio y farándula) y deporte hay mujeres influyentes para los líderes de opinión. Ausencia total en empresariado. Bueno, son los empresarios los que votan, así que por allí hay que sacar línea.

Preocupante que no hayan mujeres entre los intelectuales más influyentes.

En resumen, mucho más que mostrar quiénes son los más influyentes, la encuesta puede revelar cuál es el perfil de consumo entre los líderes de opinión.

Perútags: