barras bravas peru

Publicidad del Programa de TV Cuarto Poder (1/11/09)

“El manejo que hacen los medios de comunicación sociales del problema, lleva a percibir a los «barristas» como un problema social, y esto me parece injusto ya que se estaría generalizando el problema de la violencia, al crear un colectivo imaginario, obviando el hecho que es bastante heterogénea la composición de los que van a los estadios. Estimo que deberían agotarse todos los medios, entre ellos las investigaciones y estudios sobre el problema, antes de colaborar a la muerte ciudadana de un grupo humano, mediante su estigmatización social.” Las barras bravas, Andrés Recasens

“No resulta aventurado suponer que los enfrentamientos no le importan a la autoridad mientras los únicos protagonistas sean jóvenes pobres y marginados. Se los considera entonces como manifestaciones previsibles e irrelevantes. La legislación puede cobrar vigencia en cualquier circunstancia en que el conflicto rebase los linderos establecidos o por otros motivos, que no tienen que ver con la acción de estos grupos juveniles, para que la sociedad haga sentir una demanda de orden. El autoritarismo sabe graduar sus intervenciones. Y los estudiosos de las bandas y pandillas, enfrascados en los análisis de caso, pueden quedar aislados en sus criterios de interpretación, sin alternativas ante la contundencia de los argumentos de los presuntos adalides de la seguridad ciudadana.” Sobre jóvenes y “juvenología”, Romeo Grompone

Mucho se está hablando de las barras bravas a partir de la muerte (no aclarada hasta el momento) de la contadora María Paola Vargas la semana anterior. De hecho, es como si ahora se descubriera recién el tema de la violencia entre los jóvenes, aún cuando el tema se viene investigando desde hace mucho y ya hay varias decenas de muertos registrados. Lo peor es cuando la prensa, ya sea por publicidad o qué cosa, se convierte en fiscal y juez (ver afiche de promoción del programa Cuarto Poder, líneas arriba).

No es mi interés opinar a profundidad sobre el tema, ni mucho menos descifrar si efectivamente el barrista empujó o no a María Paola Vargas, mas sí ofrecer alguna bibliografía disponible:

Sobre jóvenes y “juvenología”. Romeo Grompone. En Revista Quehacer 122. Desco, 2000
Para acercarse a los que se alejan. Exclusión, jóvenes y políticas públicas. Martín Benavides. Grade, 2008
El joven en la producción de las ciencias sociales: perspectivas e imágenes. Gonzales, Osmar; Tanaka, Martín; Nauca, Luis y Venturo, Sandro. En: Normal Nomás. Instituto Democracia y Socialismo-CIDAP-CEDHIP, 1991
Las barras bravas. Andrés Recansen. Universidad de Chile. 1999
De los movimientos a las movidas. Sandro Venturo. En: Contrajuventud. Instituto de Estudios Peruanos, 2001.
Una mirada al nuevo enemigo social: las pandillas juveniles. Florencio Cevallos. En: Revista Íconos no. 015. Flacso, Ecuador, 2002.
Poder, jóvenes y ciencias sociales en el Perú. Luis Montoya. En: Revista Última Década. 2003.
Pandillas juveniles: ¿límites cotidianos a la construcción de igualdades? Jorge Thierold. PUCP, 2004.

Son básicos también los textos de Aldo Panfichi y Jorge Thierold sobre las barras. Sobre todo Thierold y su texto Pandillas juveniles: ¿límites cotidianos a la construcción de igualdades? (PUCP, 2004).

Perútags: