Entre los testimonios de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, a menudo se encontraban casos de personas detenidas donde afirmaban que el policía, el militar o incluso la gente de Sendero Luminoso los catalogaban en base al prejuicio. Uno, en particular, es muy ilustrativo:

“Al ser enviado a la Carceleta del Palacio de Justicia, donde estuvo recluido durante un mes, los policías le mencionaron [a Julio, el testimoniante] que a pesar de la ausencia de pruebas en su contra, sería encarcelado definitivamente en el penal de Castro Castro pues sus antecedentes “eran ideales para ser miembro de Sendero Luminoso: hijo de padres ayacuchanos, hablaba más o menos quechua, estudiaba en la UNMSM, y vivía en el Callao ” (Testimonio 100191).” (Violencia y desigualdad étnica, Informe Final de la CVR)

Ahora, con el caso de la parlamentaria Elsa Malpartida, cuyos antecedentes y pertenencia a Sendero Luminoso se habrían puesto a la luz, (no se sabe por qué, bajo qué intereses y con qué motivo y tampoco es objeto de debate aquí la pertinencia de develar tal pasado, leer para ello el post sobre el tema en Desde el Tercer Piso), aparece la siguiente frase, nada menos que de John Caro, policía y ex jefe de la Dirección Nacional contra el Terrorismo. Un capo:

“Cuando observo a la señora Elsa Malpartida, en realidad yo estoy viendo a una terrorista porque acá, por lo que ella dice y por lo que parece, nos está dando ciertas notas muy claras al respecto”. (Fuente: John Caro en RPP)

“Por lo que dice y por lo que parece…” y acabo de tener un viaje al pasado. No dudo de la experiencia detectivesca de Caro, pero sí preocupa su certeza, cuando de lo que se trata es de tener indicios y pruebas tangibles, y no intuiciones o sospechas. No por parte de un experto policía, al menos. A menos, claro que tu primer nombre sea Gregory y tu apellido House. O seas Batman.

Para preocuparse un poquito por estos actos nada fallidos y nada metafóricos.

Perútags: