El éxito de los científicos peruanos en el extranjero

Quiero recomendar el post de Stanislao Maldonado, a propósito del Síndrome Romerito (un debate antiguo, ¡del 2006!, en la blogósfera). Me he gustado mucho por las preguntas que abre, no solamente sobre el éxito de los peruanos en el extranjero, sino también sobre el peso que tiene la academia peruana en las redes globales. Copio algunos párrafos y recomiendo su lectura completa.

Un comentario previo. La reflexión de Maldonado sobre Romerito no es conformista, pero sí se da por satisfecho con ver a Romerito, aquel boxeador que desafiara al campeón mundial de boxeo Boom Boom Mancini, en el lugar al que llegó. ¿Debemos exigirle más? ¿Depositar en él todas nuestras esperanzas? Las preguntas que motiva Maldonado pueden ser extensivas también al fútbol, donde cientos de futbolistas abandonan incluso el colegio para convertirse en los deportistas que veremos todos los fines de semana por televisión (el caso exitoso, Nolberto Solano). ¿Habían otras opciones para su familia? ¿Tenían la capacidad de decidir?

Las otras preguntas de Maldonado tienen que ver con el campo académico peruano, campo que se encuentra a la saga con respecto al avance del país: falta de becas, de centros de investigación abiertos (¿hay convocatorias públicas para investigadores en los centros de investigación privados? ¿hay competencia?). Algo sobre lo que ha insistido, quijotescamente, Modesto Montoya. En fin, da para rato. Copio algunos párrafos y recomiendo su lectura completa:

Mas que un signo del fracaso, Romerito es una expresión del peruano que logra hacerse un lugar a pesar de la adversidad. Al igual que Kina, Romerito tuvo que enfrentar todas las limitaciones asociadas a ser peruano. A diferencia de esta, Romerito vino de atrás, de los barrios pobres de Trujillo, con todas las desventajas asociadas a nacer y crecer en la pobreza y la marginalidad. A pesar de ello, Romero llegó a la pelea con Mancini invicto, con 14 victorias a cuestas, y tumbó a este último hasta en dos oportunidades antes de ser vencido. Como dice Pimentel, Romerito pudo haber terminado siendo un delincuente pero fue un boxeador de elite que retó al campeón mundial a pesar de todas las limitaciones que enfrentó, careciendo de apoyo técnico y soporte profesional. Si Kina no hubiera sido boxeadora, tal vez hubiera seguido haciendo tabla o quizás estaría ahora dedicada al modelaje. Tenía oportunidades, posibilidad de elegir. Dudo mucho que decir lo mismo de Romero. […]

¿Por qué uno casi no encuentra egresados de universidades públicas haciendo el doctorado en el exterior? Mi hipótesis es que ello se debe a las barreras que existen en la academia local. En Argentina por ejemplo, un egresado de una universidad pública como la UBA, si es lo suficientemente bueno, puede trabajar con algún profesor de una universidad privada de prestigio y conseguir una carta de recomendación. Ello es posible porque existen espacios académicos más abiertos, en donde los estudiantes de universidades públicas pueden presentar sus investigaciones y ganar atención en función a la calidad de su trabajo. En el Perú esos espacios casi no existen y por asimetrías de información los centros de investigación existentes no contratan egresados de universidades públicas. La paradoja es que mucho capital humano valioso puede terminar perdiéndose aun cuando podría ser más rentable contratar a un egresado de nivel de universidad pública.

La otra diferencia es que los programas de postgrado en Argentina compiten por los mejores estudiantes del país otorgándoles becas y otras ventajas. El incentivo es atraer estudiantes que se espera luego tendrán una performance exitosa en los programas de doctorado, lo cual redundaría en el prestigio del programa. En el Perú, los programas de maestría no tienen ese tipo de incentivos. Aun los programas que tienen una lógica similar de colocar a sus egresados en el exterior todavía son muy nuevos y no tienen una plana docente completamente académica como las que uno ve en Argentina o Chile. En ese contexto, el egresado de pública que quiere avanzar tiene que hacer un salto al exterior para seguir progresando. Así, mientras que en Argentina, un egresado de una universidad pública puede tener oportunidades de investigación en la academia local y acceso a programas de postgrado que le permitan luego ir un doctorado de nivel, en el Perú se debe salir del país si es que uno se quiere dedicar a la investigación. No es raro, entonces, que uno se encuentre con egresados de la UBA haciendo el doctorado en el MIT, Princeton, Stanford, Yale, por mencionar solo algunas de las universidades rankeadas en las que estos están. Una academia abierta y competitiva es, a mi entender, la explicación más sencilla a lo anterior. (Reivindicando a Romerito (1), Stanislao Maldonado)

Actualización: ¿Cómo no alegrarse por la nominación al Oscar de “La teta asustada” de Claudia Llosa? Igual, es para llamar la atención la falta de espacios para el desarrollo del cine en el Perú, con todo y CONACINE y la falta de un norte en la producción cinematográfica. Bien por Claudia Llosa, Magaly Solier y el equipo que trabajó en “La teta…”. Felicitaciones a ellas.

Perútags:

6 thoughts on “El éxito de los científicos peruanos en el extranjero

  1. Muy de acuerdo que la parte academica de las universidades peruanas esta un poco atrasada. No solo basta con ense~ar clases sino es necesario hacer investigacion y comunicar los resultado al publico en general o a grupos interesados. Esa es la dinamica de las universidades grandes por lo menos en los EEUU donde estudie mi doctorado. No solo se va a aprender el conocimiento sino tambien a generarlo y comunicarlo.

    Yo soy microbiologo que sali de la Agraria, estudie en Michigan y me he quedado trabajando por aca. La mayoria de mis amigos de la promocion estan haciendo doctorados o maestrias en EEUU bajo el sistema de asistente de investigacion en donde uno se paga el doctorado al hacer investigacion . No es cierto que las egresados de universidades publicas no hacen investigacion, tengo amigos de San Marcos que tambien hacen doctorados. Puede que el caso de las ciencias basicas sea diferente ya que es casi requerido hacer un postgrado para tener un buen trabajo.

    Si queremos cambiar el nivel de las universidades hay que invertir necesariamente. Invertir en tener buenos profesores de preferencia con postgrados y con una vision mas internacional, que pueden ense~ar lo que han aprendido y seguir haciendo investigacion en su campo y que entrenen asi a los nuevos estudiantes. Hay que meter plata en equipo, capacitacion para poder generar buenos profesionales. Y finalmente hay que hacer rendir cuentas a los profesores para que demuestren y comuniquen los resultados y aplicaciones de la investigacion financiada.

  2. (Maestro, de paso invite a sus lectores a comentar en el blog de Stanislao Maldonado).

    “La reflexión de Maldonado sobre Romerito no es conformista, pero sí se da por satisfecho con ver a Romerito, aquel boxeador que desafiara al campeón mundial de boxeo Boom Boom Mancini, en el lugar al que llegó. ¿Debemos exigirle más?”

    Por ahí no va la reflexión de Maldonado. El en buena cuenta dice: todos los peruanos -en el ring del mundo- somos Romeritos.

    saludos

  3. Estadísticamente, casi todos los peruanos somos Romeritos en el ring del mundo. También, entiendo, hay Kinas (también Claudias Llosa, para ponernos a tono con el trending topic).

    Saludos.

  4. Oe Morsa

    Hace poco entrevisté a Romeritoal aire. Kina ya era campeona y el bueno de Romerito (bien representativo de laperuanidad en este punto) dijo a la letra y bien azado

    “En todo caso si le van a dar los Laureles a ella tiene que
    dármelos a mi tambien”

    Pero, Orlando… tú perdiste el título y ella lo ganó

    “Pero ambos peleamos por el Perú, pe”

    un libro de sociología sobre la peruanidad, en cada frase del trujillano
    que no le gustaba pelear y que dormia con un inmenso oso de peluche

  5. No sé qué pelea habrán visto ustedes, pero Romero nunca tumbó a Mancini dos veces. Están confundiéndose con la pelea Quiñones-Chiaverini. Un poquito de Memorex, por favor.

  6. no todos los peruanos son Romeritos, sí los peruanos de verdad, el resto, son peruanos por casualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *