Lima sin espacios públicos

Lo que ha resaltado Luis Carlos Burneo es algo que va más allá del alcalde miraflorino (y su fujimontesinista jefe de seguridad, tal como ha sido también denunciado por Juan Luis Hurtado).

Cada distrito va cercándose sobre sí mismo. Vecinos de Los Olivos, La Molina, Surquillo, etc., van al malecón ubicado en el distrito de Miraflores a disfrutar del aire libre, para correr, caminar, ver el sunset, montar skate. Y claro, los vecinos se quejan, fuchi, vete de aquí, no quiero gente no-miraflorina en mi distrito. Se quejan con su alcalde distrital, y este reacciona (y, como se señaló, tiene a su gente de seguridad que viene de los años oscuros del fujimontesinismo).

Lo de Miraflores y Masías (y los vecinos que están con él, que existen) responde a una mala y equivocada forma de ver la ciudad: El malecón no es de Miraflores, no es su malecón, es el malecón que forma parte de la integralidad de la Costa Verde, y como tal, es parte de un espacio público de la ciudad.

Como se ha dicho en muchos otros lugares, Lima es de las pocas capitales en el mundo que cuenta con un litoral, con una playa y con un malecón, pero tal como están planteadas las reglas de juego, son los distritos los que hacen lo que les da la gana. No hay una mirada integral del espacio público.

No sé, como si, por ejemplo, los vecinos de Palermo, en Buenos Aires, restringieran la entrada a los Bosques que allí se encuentran. Un absurdo. Visto así, lo que ha pasado en Miraflores no es un problema solamente de un alcalde, sino que es algo que compete a todos los vecinos de la provincia.

Mientras tanto, la televisión todos los días nos bombardea con imágenes de una ciudad insegura. Y, por ello, no pocos vecinos de Miraflores están felices de botar a tanto skater que no es del distrito.

Pero, bueno, en este país cada alcalde hace realmente lo que le da la gana y no pasa nada.

Perútags:

13 thoughts on “Lima sin espacios públicos

  1. La excusa de la seguridad es absurda. No pueden asumir que por ser skaters de otros distritos le van a robar a los miraflorinos. Sería, además, un reconocimiento de que el serenazgo (que vigila esa zona) no funciona.

    Si se imponen restricciones yo lo vería desde otro punto de vista: el skatepark es un bien escaso en Lima y dada la cantidad de gente que lo quiere usar no es absurdo cobrar un monto por su uso. El malecón de Miraflores tiene como 9 kilómetros y no hay ninguna restricción para que cualquiera pueda pasear por ahí. Pero hay ciertas zonas que cuentan con facilidades específicas que tienen un valor agregado y cuyo uso por parte de todos genera que se pueda crear un descontrol (si yo quiero usar el skatepark y hay 200 personas más, no voy a poder hacer las maniobras que quiero o voy a tener que esperar 45 minutos para mi turno). Si hay gente que se va desde Los Olivos hasta Miraflores es porque el skatepark tiene cierto “valor”.

    Por ejemplo, en Miraflores (y también en otros distritos), se cobra por el uso de las canchas de fulbito que están en espacios públicos (en el mismo malecón) ¿por qué se cobra? porque hay mucha gente que quiere usarlos y poco tiempo para satisfacer la demanda de todos. Además, porque los espacios especiales necesitan un mantenimiento y cuidado particular. Eso es lo que debe pasar con el skatepark.

    Ahora bien, si se va a cobrar, que se le cobre a todos. Entiendo que los argumentos de la municipalidad para no cobrar a los miraflorinos es que ellos pagan impuestos.

    Evidentemente, si se empezara a restringir el acceso a espacios públicos que no presentan facilidades o características especiales (por ejemplo, prohibir a los no miraflorinos pasear por los parques), estaríamos no sólo ante una arbitrariedad sino ante un acto inconstitucional (ya ha habido pronunciamientos sobre el cierre de calles so prtetexto de la seguridad y tranquilidad de los vecinos).

  2. La privatización de los espacios públicos está de moda en Lima. En todos los sectores sociales. El cobro por el uso del skatepark es inaudito, los cobros en los parques zonales cercados, la restricción del uso del Parque Kennedy la noche de año nuevo demuestra la poca visión del espacio público como el espacio más vital de una comunidad: donde las cosas pasan. Un espacio público activo permite canalizar las emociones sociales: buenas y malas, fomenta la tolerancia y la igualdad, convierte a los ciudadanos en miembros activos de su comunidad, potencia el buen vínculo con su ciudad y, por ende, esta es cuidada y querida por sus habitantes.

    El alcalde Masías, el alcalde Castañeda y todas aquellas autoridades que ven en el espacio público el mayor enemigo no demuestran sino cobardía en la que es su principal tarea: atender y brindar calidad de vida a sus vecinos.

    Salgan a las calles, usen los pocos espacios que quedan, transmitan la necesidad de querer la calle, de estar en ella. Para aquellos que tuvieron la suerte de jugar pelota en el barrio, volar cometa o montar skate en el parque, recuérdenlo y procuren que sus hijos, primos, sobrinos y nietos también tengan esa oportunidad.

  3. Así es, el argumento según el cual los miraflorinos no deben pagar por el uso del skatepark no es consistente, pues es si convierten el espacio público en uno de uso privado (y por ende, en un negocio), las reglas de acceso deben ser iguales para todos. Los arbitrios o el impuesto predial no sirven para justificar un pago que es por un servicio individualizado. Algo así como lo que ocurre en los parques – “clubes” que administra la Municipalidad de Lima en Comas y Villa El Salvador: el que quiere entrar, tiene que pagar su entrada.

    Sin embargo, el caso que no me queda claro del todo, pues hay muchos ejemplos de cobro diferenciado: para entrar a Machu Picchu y a varios museos u otros espacios públicos se establecen tarifas diferenciadas para peruanos y extranjeros. ¿eso también es discriminatorio? ¿o sólo hay discriminación cuando se diferencia entre peruanos? No me queda claro del todo.

  4. No me queda claro tampoco. Lo de discriminar (en la práctica lo es) público nacional o extranjero en vías de comunicación y entrada a sitios arqueológicos es práctica común en el mundo. Es cierto que los museos establecen descuentos a estudiantes para que puedan acceder a ellos. Eso es otra cosa, porque lo que se trata allí es de estimular el consumo cultural. Pero puedo equivocarme. Merece una discusión.

  5. De acuerdo con Mariana. Hay que tomar por asalto las calles y parques. No hay otra forma.

  6. Creo que el problema tiene dos motivos: uno, que las municipalidades distritales tienen mucho poder, pues no hay un gobierno realmente metropolitano, sino que las competencias están disputadas entre Lima y cada distrito. Que exista ese gobierno metropolitano permitiría que toda la ciudad se maneje más o menos igual, y que sea imposible que los distritos, por ejemplo, discriminen según el origen de quien quiere usar un espacio.

    Sin embargo, eso no garantizaría que no se siga privatizando el espacio público. De hecho, la municipalidad de Lima lo ha hecho, por ejemplo con el parque de la Reserva. El cambio en esto tendría que venir por un cambio en la idea que la gente tiene de la ciudad y el espacio público. Mientras se justifique todo con la (in)seguridad, la ciudad se va a convertir cada vez más en un conjunto de espacios cerrados. Y como la gente no va a pasar del miedo a la apertura de un momento a otro, el cambio creo que depende de la llegada de un alcalde que cambie la forma de ver la ciudad. El ejemplo más claro que se me ocurre es el de Enrique Peñalosa en Bogotá (1998-2000). Lamentablemente, para estas elecciones no va a salir alguien que proponga un cambio así.

  7. El espacio publico (y la conciencia de uso de este) esta subvalorado en estos momentos. Mientras en todas las partes del mundo, el espacio publico, es decir, la ciudad, es el mayor generador de oferta cultural, el escenario de reunion y encuentro de ciudadanos; aqui, no es mas que un lugar que nos sirve para llegar de un lugar a otro. Nadie entiende la idea de vida publica; y esto es porque los parques estan enrejados, los serenos te botan de todo sitio, te cobran para entrar a un espacio publico (¿?). Las municipalidades deben entender, que un parque no es solamente un ornamento, es tambien un lugar de encuentro, de difusion de cultura, y de respiro para la ciudad.

  8. Lo que ocurre es que aquí la idea que se tiene de “espacios públicos” es la de una tierra de nadie en donde se puede hacer lo que a uno le viene en gana.
    El parque central y el malecón están ahora así porque las obras se hicieron gracias a los impuestos pagados por los vecinos de Miraflores (los cuáles son los que votamos allí).
    Si gente de otros distritos quiere aprovecharse de ellos, al menos deberían contribuir con el ornato o al menos -como lo propuesto para los skaters- pagar una módica suma por el uso de estos servicios que los miraflorinos mantenemos con la plata de nuestros impuestos.
    El alcalde Masías tiene todo mi apoyo y el apoyo de los vecinos.

  9. Por supuesto, no dudo de tu apoyo a Masías. Si ya antes habías apoyado a Pinochet, cómo no ibas a apoyar a Masías.

    Fuera de bromas, ¿aquí se tiene esa idea de “espacio público”? ¿dónde es aquí? ¿Cuándo he dicho eso?

    Saludos

  10. Eso que “gente de otros distritos quiere aprovecharse” y deba pagar por el uso de “servicios que los miraflorinos mantienen con la plata de sus impuestos” es algo totalmente jaladod e los pelos. No se puede pensar en esa pertenencia del espacio, el espacio publico le pertenece a todos, miraflorinos a o no. Segun ese planteamiento, deberiamos pagar una entrada, cada que llegamos a un distrito, pq usamos las calles y veredas que los vecinos pagan con sus impuestos; o tener que pagar sentarse en la Plaza San Martin. La ciudad es de todos, asi de simple, y TODOS tienen el derecho de estar en ella y utilizar los espacios publicos.
    Lamentablemente, existe ese prejuicio hacia las personas desconocidas, que genera un clima de miedo (“en miraflores no queremos pirañas, y esos skaters se ven mal”), hay que pensar la ciudad de una manera diferente, como lo hizo Medellin confiando en sus ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *