Armando Massé, Presidente Ejecutivo de APDAYC, acaba de demandar a Marco Sifuentes (Ocram).

viernes digital 007

Del Utero de Marita:

Con la simpatía que lo caracteriza, don Armando Massé de APDAYC me ha demandado -”a nombre propio y como presidente ejecutivo de la Asociación Peruana de Autores y Compositores”- por “difamación agravada” cometida, según la querella, en mi columna de Perú.21 titulada “Corsarios y Piratas”. No la linkeo porque después de lo que está ocurriendo con Godoy, uno nunca sabe.

Lo más interesante de la denuncia -que de por sí ya es bastante, digamos, entretenida- es este loop.

masse

Pues eso, ya me bautizaron: primera denuncia en diez años de chamba. Disculparán que use el blog para rollitos personales.

Por cierto: si les interesa qué les va a pasar si siguen bajando o compartiendo música o libros o series o lo que sea en Internet, no se olviden de seguir a No Soy Delincuente en Facebook y a @NOdelin en Twitter.

El tema de fondo es que Armando Massé hace todo esto por el poder que le han dado los mismos artistas al permitir que sea APDAYC y él (presidente ejecutivo) los que administran sus obras. Por eso, como si estuviéramos en el siglo XIX, Massé puede decidir arbitrariamente si cobra o no las canciones de sus asociados en conciertos benéficos.

Me gustaría leer las opiniones, no sé, de los asociados de APDAYC sobre este caso. Finalmente, esto ocurre porque alguien está asumiendo (mal, abusivamente) su representación legal.

Actualización:
Y nadie nos quitará lo pirateado (Hans Rothgiesser, Economía de los mil demonios)
Derecho de autor: reformas y juicios pendientes (José Alejandro Godoy, Desde el tercer piso)
Guerra santa emprendida por APDAYC y Massé (Spacio Libre)
APDAYC: ¿El arte contra la prensa? (Juan Infante, La Mula)
Tiempos difíciles 2.0 (Francisco Bardales, Diario de IQT)

Perútags: