Juan de la Puente y los otros

Un artículo de Juan de la Puente, publicado ayer en La República, me llamó particularmente la atención. Reproduzco unos párrafos:

Vivo en San Borja y me avergüenza la resistencia de un grupo de vecinos a que se construya el Hospital del Niño en una de sus avenidas más transitadas, y me asombra que sean alentados por el municipio. Sus argumentos –inseguridad, polución, ruido y excesivo tránsito de personas– me provocan una mezcla de lástima e indignación tanto por su inconsistencia como por la mal disimulada y verdadera razón: un egoísmo racional respecto de su entorno real, es decir, la ciudad, y una indiferencia frente a los demás, los pobres y, en ese caso, los niños.

Si nos adentramos en ese egoísmo podríamos concluir en que a este grupo, y a similares ya evidenciados en otros episodios, les molesta más cosas: que se fije un paradero del Tren Eléctrico en su distrito, que el Metropolitano discurra por “sus” calles; que allí se instalen colegios para niños con discapacidad (especialmente con Síndrome de Down); que vengan “otros” niños a jugar en “sus” parques; que “otros” accedan a “sus” playas al sur de Lima; o que las empleadas del hogar caminen sin uniforme.

Aguanta. ¿Le produce vergüenza que los vecinos pregunten y exijan más información sobre una obra que les va a afectar? La lógica de Juan de la Puente puede llevar a pensar que está muy bien que la población amazónica (“pobrecitos ellos”, pensará Juan de la Puente) reclame por el derecho a la consulta previa, pero no que un grupo de vecinos de clase media reclame. Finalmente, para Juan de la Puente existe una bien mayor. Discurso parecido al del perro del hortelano.

Que los vecinos de San Borja se preocupen por el destino de su distrito no debe avergonzar. Lo peor es que pasivamente acepten una construcción de tamaña magnitud (por lo que significa un Hospital del Niño). Esto, en cambio, debe ser visto como una buena señal. Al menos se preocupan por su entorno, algo que no se veía desde hace mucho. Fácil el Hospital del Niño, a partir de no sé qué estudios técnicos, debe estar allí, en San Borja. Eso no tiene nada que ver con que los vecinos reclamen y pidan explicaciones.

El papel aguanta todo paternalismo.

Perútags:

22 thoughts on “Juan de la Puente y los otros

  1. Si pues, parece un buen punto, … parece.
    Y sin embargo, mi sentido común me dice (y no el paternalismo) que no es lo mismo un indígena de Bagua, que un vecino de San Borja. Y no es los mismo un hospital para atender niños, que unos pozos de gas, o de petróleo.

    Hasta cierto punto, puedo entender su derecho a tener una buena calidad de vida. Pero a la vez pienso que algo de egoísmo hay en su actitud.

    ¿Fueron consultados los vecinos de San Borja sobre la construcción del hospital?. Hasta donde sé, parece que no.

    Quizás, al final en ese terreno construyan un centro comercial… ¿Sería irónico no?

    Saludos

  2. Lo que mas me estressa del lio samborjino son los argumentos de los mismos vecinos. “Porque tienen que venir aca? Haganle su hospital en Villa el Salvador!” o para el paradero “Va a hacer que gente que no queremos que entre a nuestro distrito pase por aqui, y vengan quiza a robarnos”.

    Argumentos asi te hacen pensar que no importa la cantidad de sustentos tecnicos que haya no se va a poder razonar.

    La zonificacion de la esquina de rosa toro con javier prado permitia esa construccion. Que no se haya utilizado a la fecha es otro tema. Es mas, a lo largo de la javier prado en san borja vemos un museo, un movistar, un chifa buffet inmenso, etc. Eso sin contar con la cantidad de karaokes, sangucherias y hostales que hay a lo largo de aviacion. Y las 6 clinicas una junta a otra que hay en guardia civil. (Zona mas residencial aun que JP con RT)

    Y sobre el paradero del tren, si la gente necesita pasar (y bajar) por sanborja va a pasar con paradero del tren o no. Y lo vienen haciendo desde siempre. Es mas la ruta villa-aviacion-gamarra es un clasico.

  3. Un ratito pues MORSA. Esta bien lo que tu dices, que no hay nada de malo en que los vecinos pidan mas información, sobre un proyecto importante.
    Pero como arquitecto te digo que prima la importancia de tales infras en la ciudad. Y las justificativas de estos vecinos pues no procede tecnicamente. El Hospital podria ser un icono para el distrito si es bien tratado arquitectonicamente y pasisagisticamente.

    Que salgan a reclamar informacion esta bien(y fiscalizarlas para que cumplan con el codigo de obras), pero impedir las obras por motivos tontos, como que ahora los choros van a venir de todas partes, pues no, eso es inaceptable y si da verguenza. Yo tambien vivo en SB.

    Paren de pensar en Lima como una sarta de pequenhos puebluchos! Lima es una sola!!, si eso no se cambia Lima siempre va a seguir siendo una mierda, segregadora y caotica.

  4. Vic, yo estoy de acuerdo contigo. De hecho prima la importancia de las obras y el hospital puede ser emblemático. Depende mucho también del diseño, etc., como bien sabrás. Ahora, es totalmente válido que piteen ahora antes que empiecen las obras, que después, ¿no? Saludos.

  5. A ver, como sanborjino tengo algunas cosas que decir en este tema:

    1. San Borja no es un distrito de clase alta o de “pitucos”. Es un distrito cuya mayoría de habitantes somos de clase media y que hemos construido o comprado nuestras viviendas con mucho esfuerzo y, en varios casos, aun las seguimos pagando. En el distrito hay zonas de clase alta (Chacarilla) y de clase popular (San Judas Tadeo, a la espalda del Museo de la Nación).

    2. A estas alturas, es sabido que el Hospital del Niño de Breña ya no se da abasto para toda la ciudad de Lima. Y de allí que sea necesario un nuevo Hospital que complemente al otro.

    3. No comparto los argumentos del tipo “vienen los choros”. De hecho, en ese Hospital pueden atenderse todo tipo de personas. ¿Qué pasa con un niño de San Borja que no está en el seguro privado de la chamba del papá o que el seguro no cubre determinadas urgencias? Tendrá que ir al hospital público a tratarse.

    4. Dicho esto, también me queda claro que el Ministro Ugarte no ha hablado con los vecinos, no se ha considerado ni la presencia de un grifo ni de un taller de mecánica al frente del Hospital, ni tampoco como van a acceder las ambulancias en medio del caos de Javier Prado y considerando que solo hay un puente peatonal en Rosa Toro. Por tanto, si los vecinos se quejan por ello, en buena hora que lo hagan. Y claro, el tema de los ambulantes, compete ordenarlo a la Municipalidad de San Borja.

    5. Poner esto como un enfrentamiento de clases es realmente tonto. Los ciudadanos de clase media tenemos todo el derecho de protestar porque algo nos parece injusto. Y de hecho, lo han hecho en Barranco, junto a otros vecinos de la ciudad, de todas las condiciones sociales. En buena parte de los países del mundo, la democracia se ha sostenido en los reclamos de las clases medias.

  6. de acuerdo morsa hasta cuando las autoridades van realizar obras solo para las elecciones , hasta cuando no importa el ciudadano ,hasta cuando miraremos sin preguntar lo que nos atañe , los ciudadanos tenemos la palabra y las autoridades tendran que comversar con los vecinos cada vez que quieran hacer una obra , eso no significa que no necesitemos un instituto del niño pero señores PLANIFIQUEN , Y CONSULTEN.
    a proposito este miercoles DECISION CIUDADANA UN GRUPO DE VECINOS DE BARRANCO QUE HA DECIDIDO POSTULAR A LA ALCALDIA DE BARRANCO ESTA PROMOCIONANDO UN CONVERSATORIO SOBRE “SEGURIDAD CIUDADANA “LOS INVITADOS SON GINO COSTA , PADRE CHIQUI Y LA AUTORIDAD POLICIAL, ESTA REUNION SERA EN LA CANDELARIA QUE QUEDA EN LA AVDA BOLOGNESI ALTURA DEL BULEVARD A LAS 7.30 PM

  7. Vivo en San Borja desde hace UFF. Conozco las calles y avenidas al dedillo, y considero a la Av. San Luis (tramo entre San Borja Sur y Javier Prado), como mi parte de Lima favorita al volver a Lima.

    Las personas que viven cerca a los posibles paraderos del tren son personas que, lamentablemente y por estricta responsabilidad del municipio en todo estos años, ha estado acostumbrada a un concepto de urbanidad no común para una ciudad como Lima.

    Actualmente vivo en una ciudad más pequeña que Lima, pero con las mismas necesidades que cualquier metrópoli. Tengo amigos que toman desayuno, ven television y duermen al son de los fierros que pasan frente a su casa – sí, el tren de Boston, que es bien similar al tren eléctrico. Estos trenes funcionan todo el día y la gente vive con ellos, y convive de manera saludable puesto que también sirven para el uso de cada uno de los vecinos. El tren que pasa por mi universidad va desde el aeropuerto – zona “misia” – hasta el distrito de Newton – zona pituca.

    El concepto no común de urbanismo al que han estado acostumbrados algunos sanborjinos es ese en el que el transporte público no es considerado como parte necesaria del desarrollo de la ciudad.

    Ahora, todos tenemos derecho a exigir explicaciones por el cambio de estilo de vida que se avecina, y de todas maneras, afecta. No obstante, como bien dice J.A. Godoy, todo argumento se cae si por el simple hecho de que la gente se queje porque “los aliens” vayan a invadir San Borja.

    Yo sí quiero estaciones del tren en San Borja.

  8. Creo que te equivocas en tu interpretación del artículo. A De la Puente lo que le avergüenza no es que reclamen o pidan información, sino que -a su juicio- los reclamos se deben al racismo y a la preferencia por ciertos servicios que van a cambiar el entorno (restaurantes de lujo y centros comerciales) sobre otros (un hospital, una estación de tren). Si bien se puede criticar que en el artículo no se demuestra lo que se plantea (que esta discriminación sea por racismo), no creo que se pueda decir que el artículo es paternalista y su autor sí acepte reclamos de indígenas amazónicos y no de la clase media.

    Pero esto además tiene que ver con lo que ya dijo Vic: no es lo mismo un pozo petrolero que un hospital o un paradero. Y no es lo mismo una reserva amazónica que una ciudad. Y la ciudad no puede verse como la suma de varios distritos, sino como lo que es: una ciudad. Ese creo que es el tema de fondo, y yo creo que el problema principal es que los distritos tienen demasiado poder sobre su jurisdicción, lo que lleva a que sus vecinos (que muchas veces ejercen poder directo sobre el gobierno del distrito, como parece que está ocurriendo en Miraflores) decidan sobre lo que pasa en el espacio de ese distrito, en desmedro de los demás ciudadanos. Con esto, ganan los vecinos de la zona que ha sido cambiada como ellos quieren, y pierde la ciudad.

    Un ejemplo claro en el caso de San Borja es el de la estación de tren: el argumento en contra es que es una zona “residencial”, a pesar de que cualquiera que conozca el cruce de San Borja Sur y Aviación sabe que esa zona es comercial, en esa esquina y a lo largo de toda la avenida Aviación. Pero claro, los que van a usar esa estación no son los sanborjinos que reclaman, que seguramente tienen carro y por eso no les interesa tener una estación cerca, sino los que llegan de otros lugares a trabajar en los negocios que hay ahí, desaparecidos en el discurso de los que reclaman.

  9. Matteo, a mi me preocupa cómo Juan de la Puente termina metiendo en el mismo saco tanto posturas radicalmente racistas como también las quejas legítimas de los vecinos. No puedo negar que me indignó leer esta línea, en particular: “que el Metropolitano discurra por “sus” calles”. Osea, qué, ¿los vecinos de Barranco (donde hay de todo, ojo, obreros, desempleados, pequeños empresarios, ingenieros, etc), no pueden quejarse por una obra que va a afectar su vida cotidiana?

    La ciudad no pierde porque los vecinos se preocupen por su entorno. Al contrario, la ciudad gana, porque es una oportunidad para conversar sobre los temas que planteas (algunos de los cuales estoy de acuerdo, como el poder de los distritos sobre la provincia). Caso contrario, es la imposición.

  10. Estoy de acuerdo con lo que dices en este comentario. El primer párrafo de mi comentario iba porque entiendo -solo tomando en cuenta lo que dice en la columna- que De la Puente considera que las quejas en San Borja son racistas. Tienes razón en que al hacerlo mete a todas las quejas en un mismo saco.

    Pero también es verdad que por los argumentos usados, se puede sospechar que la queja viene del racismo o el miedo a que usen “sus” calles. Acá parece que también estoy metiendo a todas las quejas en un mismo saco, pero quiero referirme solo a las que usan los argumentos tipo “San Borja es una zona residencial, no necesitamos un paradero de tren” (ya expliqué eso en mi primer comentario).

    También estoy de acuerdo con lo que dices en el segundo párrafo: la ciudad gana con discusiones sobre qué hacer en ella. Y esto es porque el urbanismo es esencialmente político, no “técnico”. Considera aspectos técnicos, pero se decide y se ejecuta con un proceso político. O al menos así debería ser, para que no haya imposición.

    Pero que solo los vecinos de San Borja tengan voz al momento de decidir qué pasa en el espacio de ese distrito no creo que sea positivo para la ciudad. Por un principio mínimo de que la ciudad (y su espacio) es de todos, y no de cada uno de los distritos (y sus vecinos). Y, en el caso de la estación de San Borja, porque esta va a ser usada por gente que viene de otros distritos a trabajar en San Borja, y tiene tanto derecho como los sanborjinos a decidir si va o no va a haber estación ahí. Por ejemplos como ese es que lo que pasa en un distrito no puede ser cuestionado (o decidido) solo por los vecinos de ese distrito).

  11. Roberto: En principio si, que la gente reaccione, no sea pasiva, pregunte, lacree y se informe sobre las decisiones que afectarán el espacio urbano es bueno para la ciudad. Pero me parece, por las propias declaraciones de los dirigentes vecinales y de los vecinos que han estado en los plantones, que los argumentos en contra de la construcción del Hospital son claros… y lamentables. Expresan bien la idea de lo público que tiene buena parte de la clase media: si es público es para los pobres. si es para los pobres que lo pongan “en el cono sur”, donde están los pobres que necesitan ese hospital.

    En principio si, qué bueno que reclamen. Eso es bueno para la ciudad (allí aceptas que sí hay un “bien mayor”) Pero el tipo de razonamiento que avala su protesta no le hace bien a la ciudad. Es anti-ciudad. estás estirando mucho tu razonamiento.

  12. Teresa, la verdad yo he visto de todo en los reclamos. No se puede negar que haya lo que tú dices, pero también están las preocupaciones legítimas sobre el efecto que va a tener el “hospital” (en realidad, no va a ser hospital, sino un instituto, que es lo mismo pero no es igual) en sus vidas.

    En efecto, desde el punto de vista de la obra-que-va-a-beneficiar-a-todos, es lamentable el egoísmo, la preocupación particular. Desde el lado de los vecinos, es un pedido de información.

  13. Distinguido señores:

    1. Es lamentable cómo se desvía el verdadero tema hacia aspectos que no son el fondo pero que sirven como anillo al dedo para los intereses de algunos.

    2. El tema de fondo es que este es uno de los HOSPITALES DE CANAÁN, producto de un faenón, y no proviene de ningún estudio técnico ni nada parecido.

    3. El lugar en cuestión es totalmente contraproducente para sus fines. Carece de las facilidades elementales y no se encuentra donde debería estar: cerca a sus usuarios, los más pobres.

    4. Además, según dice el mismo ministerio, no dará todos los servicios sino solo algunos. ¿Algunos? ¿Cuáles? ¿Sabrá la gente de San Juan de Lurigancho o de Carabayllo o de Villa María del Triunfo qué servicios sí da y cuáles no, después de haber gastado su dinero y su tiempo en llegar hasta allí?

    5. Entonces vemos cómo se desvía el tema hacia el “racismo” o la “incomodidad” de los vecinos cuando en verdad esto huele a total corrupción. El señor Juan de la Puente, tengo entendido, goza de un bien remunerado emolumento por asesoría al gobierno y es lógico que diga lo que dice.

    6. En cuanto al tren eléctrico ¿qué más se puede decir de esta obra corrupta de Alan García? Nació completamente fuera de toda consideración técnica y todos vamos a contemplar el penoso panorama del día en que éste se malogre y ya no existan los repuestos para hacerlo funcionar nuevamente. Eso ha ocurrido con los recordados Íkarus de la vía expresa y con toda tecnología que aquí no se produce.

    7. Es una verdadera lástima que, por habernos salvado de Humala, el país haya tenido que inclinarse de rodillas ante Alan García agradeciéndole su “favor” y permitiéndole que haga todos los “faenones” que quiera. Al menos, eso es lo que se desprende de grupos como El Comercio, quien no ve, no oye y no habla de nada malo que tenga este gobierno ni la gestión de Castañeda, nuestro próximo “salvador”.

    8. ¿Volveremos a votar tapándonos la nariz por otro “anti Humala” para pagarle sus servicios con más corrupción?

    Muchas gracias.

  14. el punto de la de la puente no se basa en el legítimo pedido de información que puede y debe tener cualquier vecino y que deberían cumplir todas las autoridades, sino en los argumentos racistas o discrimatorios que usan vecinos de supuestos distritos “pudientes” contra potenciales visitantes de los distritos “populosos”. es ese discurso el que se critíca.
    creo que en tu análisis mezclas las dos cosas y ahí pierede consitencia.
    se debe denunciar y criticar el persitente argumento vecinal de mi distrito, mi espacio público que también se vio en miraflores con el caso de los parques y el malecón (ustedes no pagan impuestos acá por lo tanto no tiene derecho a pedir nada).
    creo que tu terminas metiendo en el mismo saco el reclamo legítimo con el insostenible argumento discriminatorio y eso es lo peligroso.
    si llama la atención que cuando el alacalde saque la cara por sus vecinos (lo cual es lógico porque el los represneta) termina avalando los argumentos del tipo racista. el tema es complejo y creo que en este caso tu postur fue de blanco y negro.

  15. Solo porque es importante este tipo de información, para darle más carne al sesgo: Juan de la Puente ha sido consultor 4 veces para este gobierno, 3 de las cuales ha hecho trabajos para DEVIDA en el marco de la estrategia de la lucha contra las drogas (comunicación, estrategia de la lucha, etc.).

  16. Ah, y su consultora “De la Puente y asociados” ha hecho lo siguiente para el estado:

    – EMISION DE OPINIONES SOBRE PROYECTOS DE LEYES, DECRETOS SUPREMOS Y DEMAS NORMAS EN MATERIA DE REFORMA DE SALUD – http://ir.pe/1t9m
    – DISEÑO DEL PLAN ESTRATEGICO DE LA REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN EL MARCO DE LA REFORMA DE LA SALUD Y DE LA DESCENTRALIZACIÓN – http://ir.pe/1t9n

    Entonces, digamos que su opinión fue parte de un cherry.

  17. Hola, veo que hay muchas dudas y confusiones sobre el tema.
    Aquí, algunas aclaraciones:

    “3. … De hecho, en ese Hospital pueden atenderse todo tipo de personas. ¿Qué pasa con un niño de San Borja que no está en el seguro privado de la chamba del papá o que el seguro no cubre determinadas urgencias? Tendrá que ir al hospital público a tratarse. ”

    De acuerdo con que vaya al “hospital público a tratarse”… pero de ahí a que vaya al nuevo Hospital del Niño a atenderse por una faringitis o una diarrea es diferente. No se debe confundir el concepto de Hospital Público (o lo que es lo mismo, centros de salud y hospitales de II nivel) con el concepto de INSTITUTO, esto es el Hospital del Niño es un INSTITUTO especializado, allí no deberían de atenderse las enfermedades de capa simple (las más comunes y menos “riesgosas”) sino estrictamente referencias y enfermedades de capa compleja (las menos comunes y las más “riesgosas”) como enfermedades autoinmunes, patología quirúrgica compleja, etc. Es decir, menos del 10% de las patologías pediátricas. El resto (90%) a atenderse a centros de salud y hospitales de II nivel de atención.

    “4. Además, según dice el mismo ministerio, no dará todos los servicios sino solo algunos. ¿Algunos? ¿Cuáles? ¿Sabrá la gente de San Juan de Lurigancho o de Carabayllo o de Villa María del Triunfo qué servicios sí da y cuáles no, después de haber gastado su dinero y su tiempo en llegar hasta allí?”

    Bueno, es que los pacientes (o sus padres en este caso) no deberían de dirigirse de motu propio a atenderse a un INSTITUTO, sino que deberían acercarse a él cuando hayan sido referidos (o transferidos en casos graves) en centros de menos complejidad. Es decir, la gente de SJL, VMT, Carabayllo Y EL RESTO DE DISTRITOS DE LIMA Y TODO EL PAÍS, debería acercarse al INSTITUTO cuando tengan una referencia-transferencia de un centro de salud de menor complejidad, sea este un nivel I o II. No cuando se les ocurra.

  18. Yop, por eso dije en el twitter: “ja! juan de la puente opina sobre el hospital del niño porque es su chamba! http://is.gd/b8unW (ojo, no cambia el fondo del debate)”. El tema sustancial sigue siendo su opinión. Lo otro es accesorio, importante pero accesorio. Saludos.

  19. Yo no me opongo a ni uno. Solo hablo de las formas para ejecutar ciertas obras. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *