El recorte a las universidades públicas

Lo siento. Más terrible que la posibilidad que Cipriani entre a la PUCP, es el estado en el que se encuentra el sistema de universidades públicas. Esto porque la universidad pública es, en teoría, el espacio plural que tiene la sociedad para discutir diversos temas, más allá de posturas políticas, confesiones religiosas, etc. Las universidades privadas, bueno, son eso, privadas. Tienen otros fines, responden a otras lógicas, por mucho que estas tengan un papel y contribución importante en la sociedad.

En primer lugar, las denuncias de vicios en los procesos de elecciones de Asambleas Universitarias en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y en la Universidad Nacional Federico Villarreal. En ambos casos, viejos y nuevos poderes que se atornillan al puesto y que ensucian cualquier proceso de cambio.

En segundo lugar, no sé si saben, pero porque como estamos en un año de ajuste presupuestal, se ha dispuesto ajustar a todo el estado, y, de paso, también a las universidades públicas.

¿El tropezón de Araoz? Fue porque fue a explicar este último decreto al Congreso.

Del Decreto de Urgencia 037-MEF:

Artículo 3.‐ Medidas en proyectos de inversión pública
3.1 En el caso de proyectos de inversión pública que no hayan iniciado ejecución, el presupuesto asignado en el Pliego, en conjunto, a tales proyectos en el presente año fiscal, sólo podrá ser ejecutado hasta un veinticinco por ciento (25%) de dicho monto global. El Titular del Pliego priorizará los proyectos de inversión no iniciados que se financiarán con cargo a dicho porcentaje en el presente año fiscal, debiendo garantizar que si se inician no queden inconclusos, considerando, de ser el caso, su priorización en la programación y formulación presupuestal del año fiscal respectivo.

Dentro de los quince (15) días hábiles siguientes de la entrada en vigencia de la presente norma, los titulares de pliego del Poder Ejecutivo, mediante Resolución Suprema aprobarán la relación de los proyectos a ejecutarse. Para el caso de los Organismos Constitucionalmente Autónomos y las Universidades Públicas dicha aprobación se realizará mediante resolución del titular.

Entiéndase que los proyectos de inversión se encuentran en etapa de ejecución, cuando a la fecha de entrada en vigencia de la presente norma, cuentan con contrato suscrito para la elaboración del expediente técnico, o la elaboración de dicho expediente se haya iniciado por administración directa. (DECRETO DE URGENCIA Nº 037‐2010)

La reacción de la ANR es bien clara: Sin ese presupuesto, las universidades no van a poder comprar más libros, seguir equipando laboratorios, etc.

Como se planteó en líneas anteriores, la crisis (cada vez mayor) de la universidad pública no es algo que compete solamente a sus estudiantes y docentes, sino al país en general, en tanto este debiera ser el espacio plural. El espacio donde estén todos representados. Pero, mientras sigamos confundiendo la educación universitaria como un privilegio y no como un derecho, bueno, en apariencia es como si la universidad pública fuera problema de los otros, nunca de uno.

Sintomáticamente, esto es algo que no genera su grupo en Facebook ni aparece en portada en ningún lado.

Perútags:

33 thoughts on “El recorte a las universidades públicas

  1. Yo estudié en la UNI en el periodo 2001-2007, en la facultad de ingeniería mecánica y tu texto me ha hecho recordar algo que sucedía. La facultad tenía un centro de cómputo de 3 pisos con 9 salones equipados, debido a los horarios de los cursos tenias que permancer casi todo el día en la universidad, de modo que para realizar los trabajos de cada curso habia que aprovechar los huecos en el día para hacerlos, pero para hacerlos eventualmente necesitabas una computadora; al ingresar te decian que se podia usar el centro de cómputo para tus labores académicas, pero oh sorpresa! cuando uno iba encontrada la mitad de salones ocupada, la facultad dictaba cursos a externos, y solo habilitaban 1 y a veces 2 para los alumnos.

    Con el tiempo me entere el por qué de los cursos externos. Al menos en la UNI cada facultad tiene cierto grado de autonomía, osea puede establecer ciertas actividades comerciales que le permitan ingresos, esto porque se sabe de antemano que el dinero del presupuesto nunca alcanza.

    Si con las condiciones actuales existen casos como los de mi facultad, donde los recursos académicos se dedican al servicio de terceros para poder “subsistir” economicamente, que sucederá si le reducen lo “poquito” que recibian del estado?

  2. Realmente que algo como este pase por agua tibia es impresionante. Sigo preguntandome sobre las consecuencias de este decreto en otros sectores y como con esto se cae por completo el discurso del gobierno del “blindaje de la economía”

  3. Doctor,

    y porque no cobrar a los que si pueden pagar? Si es un asunto de recursos, no veo porque no. Confieso preferir ello a que el Estado siga descuidando la nutricion infantil. Es mucho peor tener una elevada proporcion de gente que, por motivo de la ausencia de una adecuada politica nutricional, logre magros resultados educativos y bajos ingresos que una clase media sin acceso a la universidad. En un mundo en donde los recursos son escasos, no veo porque no.

    Saludos,

    S.

  4. Stanislao, yo también creo que algo así podría hacerse. ¿Pagar antes o pagar después? Una posibilidad es que el egresado vaya pagando (o devolviendo, si se prefiere) a la universidad apenas comience a percibir por ingresos profesionales. Otra es que los alumnos “paguen” trabajando para la universidad. En fin, es una cuestión de creatividad.

    Lo que es terrible es el abandono, el dejar la cuestión a su suerte y que cada uno se la arregle. Un abrazo.

  5. Entiéndanlo bien: el esquema de gratuidad absoluta de la educación superior ya no da para más y debe ser reemplazado por un esquema en donde los alumnos colaboren financieramente en su educación.
    Un esquema de préstamos para financiar la educación superior y que sean pagados por el egresado cuando éste empiece a trabajar es una buena alternativa.
    De lo contrario, esos campesinos en extrema pobreza y esos niños malnutridos seguirán subsidiando la carrera universitaria a muchos.

  6. En otros países, por ejemplo, los egresados deben cumplir con una cuota de servicio al estado, también para retribuir lo recibido en educación. Así se evita la pérdida de capital humano. Cualquier cosa, menos este sistema a la deriva. Ojo, pagar antes la universidad no es el camino, ya que eso sí sería discriminatorio. ¿Qué pasa si el estudiante viene de una familia con plata, pero esta no quiere solventar los gastos? En fin, creatividad, pero no el “ya tú ve”.

  7. Hey, Morsa.

    Hay varios puntos que hay que tocar cuando se habla de este tema. Claro, de hecho está mal que se limite el uso de los recursos en proyectos de inversión por un año… De hecho hay que construir aulas e invertir en laboratorios más modernos, en fin. Pero ojo que esto no limita el uso de su presupuesto de todos los años para gastos corrientes, tipo los sueldos de los docentes. Esos quedan sin ser tocados. Y hasta donde tenía entendido, el elemento crucial para asegurar calidad de educación superior es, pues, contar con profesores universitarios del más alto nivel.

    Como digo, no justifico la medida del MEF, pero sabe dios, quizás con esto se obliga a las universidades públicas a preocuparse por lo realmente importante: Contar con profesores de primera.

    Por otro lado, como dice otro comentarista aquí, se debería pensar en un sistema por el cual el que puede pagar algo, que pague. Después de todo, tenemos unas cuantas universidades públicas que son de lo mejor y a la que aspiran estudiantes de distintos perfiles. Varios de ellos podrían aportar algo. Pues que aporten. En otros países tienen este sistema por el cual si no puedes pagar nada te comprometes a pagar luego cuando estés trabajando. Quizás eso también sea una opción.

    Finalmente, no olvidemos que a finales del año pasado se bloqueó el otorgamiento de permisos para nuevas universidades bajo el pretexto que se necesitaba hacer eso para reordenar el mercado de la educación superior en el país. Quisiera preguntarle a los promotores de esa medida y a los que la defendieron: Qué se ha avanzado en eso? O es que era cierta la crítica de que se trataba de una jugada por debajo del río para eliminar la competencia a favor de las universidades privadas de mala calidad, cuyos dueños tienen amiguitos en el gobierno?

    Saludos,

    Hans

  8. El problema no solamente tiene que ver con los ingresos que recibe la universidad sino en el marco legal para la administración (y eso que no hablo de los procesos académicos) de estas donde las universidades reciben dinero del Estado pero luego debe devolver. Cito varios puntos que viví en la UNI:

    1. No se respeta una cuota fija del presupuesto de la Universidad para la investigación. Se da el caso de proyectos presentados por los estudiantes que no reciben la financiación necesaria únicamente por intereses políticos de algunos malos docentes que viven de la Universidad (“muy caro”, “el otro mes”, “ya pero sólo puede viajar uno”).
    2. Existe dinero asignado para gasto para infraestructura que debe ser utilizado sino se devuelve. Así se pudo construir un auditorio para mi facultad velozmente. También se mejoró el patio.
    3. Las medidas de austeridad en el sector público afectaron a la Universidad. Cuando quise hacer uso de mi seguro médico me enteré que los horarios se habían reducido, algunos médicos renunciaron o estaban pensando en hacerlo. La situación estaba tensa… y estamos hablando de servicios básicos a los estudiantes (el seguro lo pagamos).
    4. Sí, las universidades públicas pueden crear unidades de negocio las cuales debieran funcionar como “pequeñas empresas” que financian a la universidad o facultad, dependiendo del caso. Lastimosamente las normas no facilitan la operatividad de cada unidad de negocio (en mi facultad, para que una unidad de negocio quiera adquirir Pc’s debe pasar por el calvario del trámite legal con del Pabellón Central, esperar a que ésta termine de hacer su lista de compras anuales). ¿Es finalidad de la universidad administrar empresas con tantas restricciones?

    Comenté varios aspectos de las universidades en respuesta a una columna de Aldo M. quien cree que el manejo financiero de la universidad es facilísimo. Queda repensar el concepto de “autonomía universitaria” y “gratuidad de la educación universitaria” (que en realidad es subsidio del Estado):

    http://zajnostiko.blogspot.com/2009/11/una-universidad-publica-bien-power.html

  9. Amigo Hans (aka Mildemonios), tu comentario justo entró con el comentario de Zajnóstiko. Mira lo de los servicios básicos de la UNI.

    El asunto es que pasamos de año en año y no sabemos qué hacer con las universidades. No me convence que sea un asunto meramente de acreditaciones. Finalmente la universidad es más que un centro de formación, y también (o sobre todo) es investigación y desarrollo.

    Lo que tenemos es un modelo (no gusta la palabra, pero no tengo otra, lo siento) que deja todo a su suerte, y que las universidades compitan entre sí. Desde mi punto de vista, la educación y el desarrollo científico es algo más que negocio. Que haya gente que lo quiera hacer, ok. Pero, si el papel del estado es brindar y generar las condiciones necesarias para que la gente se desarrolle plenamente en espacios de libertad (siguiendo a Sen), las universidades deben ser lo más open que se pueda. Si nuestra mejor universidad es finalmente confesional, entonces estamos un poco chamuscados.

    La pregunta, aquí, es qué tipo de universidad pública queremos.

    Si se tuviera que pagar algo, tiene que ser luego. No hay otra. No puedes tener un modelo discriminatorio donde se asume que la familia va a pagar la universidad de alguien que ya tiene 18 años y que va a decidir qué estudiar. Imagínate a alguien que quiera estudiar arqueología y sus padres dicen, no, te vas a morir de hambre, o estudias medicina o no te pagamos la carrera. Y, claro, vendrá una asistenta social y dirá “tú tienes que pagar porque estudiaste en un colegio privado”. Absurdo. Entonces, que pague cuando genere recursos.

    Como comentaba Secada en el twitter, también es cierto que hay un tema de calidad del gasto al interior de las universidades. Yo creo que hay excepciones, pero habría que revisar qué ha pasado con las universidades que cuentan ahora con canon minero. ¿Mejoraron? ¿Son universidades top?

    Ahora, hay mucho populismo alrededor de la fundación o no de nuevas universidades. Pero, creo, es otro tema.

  10. Como ustedes comentan el tema es complicado y depende de muchos factores (estudiantes, profesores, recursos, objetivos locales regionales y nacionales). La idea mencionada por Roberto del pago diferido desde que uno es egresado sería una medida aceptablemente justa. Pero creo que la universidad debe poder generar sus propios ingresos vendiendo conocimiento, por ejemplo las universidades podrian vender patentes, realizar analisis situacionales y proyecciones en entornos locales o regionales, establecer una verdadera relación industria-universidad, talvez propiciada por el estado.

    Sin embargo para llegar a este punto, objetivos académicos y profesionales deben ser claros y se debe tener el recurso material y humano. Pero que se puede “pedir” cuando decanos y rectores son elegidos en medio de nubarrones poco éticos.

    Una vez me dijeron lo siguiente: Cuando compro un caramelo esgoy pagando un impuesto, y parete de este va destinado a solventar la universidad pública donde estudias y esta te brinda conocimientos que te permitirán trabajar y generar riqueza para ti. Cómo retornas esa “inversión” que se hace en tu educación?

    Pienso que mientras el concepto de “universidad pública”, en nuestro contexto, no sea definido y sobre todo adoptado y entendido los recursos que se destinen o dejen de destinar son altamente ineficientes.

  11. Sobre el punto que menciona Hans de la calidad de los profesores. A ver, recuerdo que cuando estudiaba Matemática en San Marcos, los profesores, toditos, se quejaban de que el sueldo era una miseria. Vivían porque enseñaban en la San Martín, ULima, PUCP y solo enseñaban en San Marcos porque eran sanmarquinos de corazón. También comentaban que muchos de sus buenos colegas se habían largado a ser profesores a tiempo completo en otras universidades porque les pagaban decentemente. O sea, el problema de la calidad de los docentes es indesligable del presupuesto de la universidad. Y claro, entre tantos otros asuntos.

    Sobre el pago antes de llevar las clases, opino casi lo mismo que el morsa. Sobre el pago después, mmm, me deja muchas dudas sobre cómo hacerlo efectivo en nuestro sistema laboral. Una de las primeras cosas por las que yo optaría es que las facultades tengan mecanismos más elaborados (no solo clases a terceros) con los que puedan generar ingresos propios. Las ventajas para los alumnos podrían ser varias: experiencia, convalidación de prácticas, eventuales ingresos. Me parece que es una opción más viable en el mediano plazo.

  12. Hans, dudo que la reducción del presupuesto aumente la tensión creativa de los órganos ejecutores de las universidades (rectores, decanos…) y, más bien, generaría malestar entre los estudiantes quienes serían los primeros en tomar medidas, drásticas para bien o mal. Lo que sí creo es que los pone pilas es el “tener que cumplir con la norma”. Hace falta un organismo de control académico y administrativo. La ANR no persigue una lógica de “calidad universitaria” básicamente porque es la unión de intereses rectorales; podrán ver a su presidente hablando un día de calidad y derecho a la educación, mientras un lunes cualquiera puede aparecer premiando a algún rector de una universidad X recién creada. ¿Dónde está la consecuencia?

    Siguiendo la idea de Jona, recuerdo a un profesor mío que decía: “¿Ustedes creen que vengo a la UNI a dictar por lo que me pagan aquí? Lo que me dan aquí no sirve ni pagar la gasolina de mi Mercedes”.

  13. Zajnóstiko: De acuerdo. También tiene que ver el marco legal en el que se usan los recursos administrativos de las universidades públicas. Pero ése es un problema de todo el sector público, no solamente de las universidades. Y eso que comentar de las unidades de negocio es algo que tiene que cambiar definitivamente. Lamentablemente en el pasado hubo mucha corrupción con esa vaina. Eso fue lo que motivó la legislación actual.

    Morsa: Definitivamente hace falta una reforma integral de la educaicón superior pública, que pasa por muchas cosas, no solamente por el presupuesto. Lo que ya debería quedar claro de otras embarradas es que dar más recursos no siempre soluciona los problemas. Y tienes razón, las universidades no son simplemente unidades productivas, sino que generan además un inmenso servicio a la sociedad: Produce, de ser de calidad, profesionales que aportan al país. Ahora, dudo que el planteamiento sea eso de “dejarlas a su suerte”. ¿Quién ha dicho eso? ¿En qué contexto? Para criticarlo yo también, pero en todo su esplendor. Y finalmente, como lo decía en mi anterior comentario, si se va a pedir que el alumno pague, tiene que ser como en Estados Unidos: Después de graduarse. Pero que paguen, pues, ¿no?

    Danny: Sinceramente no me convence eso de que una universidad pública se sostenga por sí misma. Creo que en cierta medida una excelente universidad -que además sea exigente con sus alumnos- va a necesitar alguna clase de subvención. O por lo menos ésa es mi impresión de lo que he visto en otros países. Pero eso arranca de que los docentes sean alucinantemente buenos y de que les saquen el ancho a sus alumnos. Que cuando digas que estudiaste en la universidad tal, los demás se tiren al suelo para que camines sin tocar el suelo.

    Jona: Por supuesto que los profesores universitarios tienen que ganar un sueldo competitivo. Pero para eso va a tener que haber un proceso como el de los docentes de los colegios públicos: Primero una especie de evaluación o identificación de cuál se lo merece y cuál es un pobre diablo que está ahí porque no tiene otra opción. Eso no debe desmerecer a los otros profesionales que enseñan no por el dinero, sino por el prestigio que da enseñar en tal o cual universidad. Pero para eso previamente se tiene que levantar la calidad.

  14. Wow! La verdad no le leído todos los comentarios, pero me parece eticamente incorrecto, por donde se lo mire, plantear pago para la universidad pública. Ni después, ni antes. Es un abuso los exámenes de admisión, el filtro que se hace es por completo inadmisible (no basta acaso el filtro ya económico que se hace? pues es evidente que alguien que no esté por lo menos en clase media no puede acceder a la educación superior). La educación estatal primaria/secundaria es taaan pobre que nadie saliendo de ahí puede agarrar plaza en la universidad (o creen que el chibolo que sale primer puesto de la UNI es de un cole público?)! Y claro! Adivienen dónde terminan todos? En un centro pre-universitario, es decir una institución privada que trate de “llenar” lo que la educación anterior no te dio.
    Eso de que si hay alguien con más dinero aporte para la universidad? Yo no entiendo bien eso, pues si dicen que la universidad pública no es tan buena como una privada, por qué alguien con dinero quisiera meterse a una pública? (la única excepción se me hace la agraria, pero el resto… Católica, Cayetano, la de Lima, Pacífico… como que todas esas les hace competencia a las públicas, no?) Y por lo visto, estamos hablando sólo de Lima.
    Es cierto que la calidad de la educación en su mayor parte se debe a la calidad del profesor… Pero no es a la currícula en general?? De hecho los docentes tienen que ser unos capos, pero eso no es suficiente si no hay una estructura (en todas sus dimensiones) que lo soporte (ey! y no sólo al docente, también al estudiante! -ojito, que no estoy diciendo alumno-).

    Si hacemos un ejercicio mental y nos vamos a las causas del problema de la educación, por lo que leo, acá sólo se discute una cosa: Falta de recursos del Estado. Por una parte la obtención y, por otra, la redistribución. Alguien que sepa de economía peruana me puede decir por que la obtención de recursos es tan mala! Con esto quiero decir que no es eficiente y mucho menos productivo pensar en el pago individual de la universidad pública cuando la falla está en el sistema económico. Privatizar la educación pública ya resulta, en términos, totalmente incoherente/contradictorio.

    Para finalizar, sinceramente no creo que una persona egresada de la universidad no esté contribuyendo. No se pasen pues! Mejor propongamos entregar carnet de socio, así nos legitimamos como un “sector exclusivo que puede acceder, gracias a la economía de su familia, a una educación pública archielitista (?)”.

    PD: No se como he podido mantener un discurso agradable, pelotudos de m!”·$%. No me jodan pues!

  15. Elizabeth, si no lees los comentarios, claro que vas a pensar que somos “pelotudos” o lo que sea. Hay que mantener el espíritu de la conversa y el intercambio de ideas.

    Sí, es cierto, éticamente uno puede plantear que la educación en general debe ser gratuita. Ojo: Público no es igual a gratuito, como público no es igual a estatal. Es parte de la discusión el tema de la universidad y su papel. No estoy de acuerdo con el amigo Mildemonios con que el fin último de la universidad es producir profesionales. El fin último es producir conocimiento. Profesionales puedes producir en los institutos técnicos, etc. Pero la universidad produce conocimiento, más allá de cualquier sesgo. Ese es su fin. Y el estado debe ver la manera cómo ese fin se mantiene. Si debe subsidiarlo, perfecto. (Como en el cine, puede haber un negocio de producción cinematográfica, pero el estado también debe tener un sistema de becas para la experimentación. Sino, tampoco puede haber desarrollo de la industria). Estamos de acuerdo en eso también.

    Luego, ¿dónde está que las universidades están a su suerte? Bueno, amigo Mildemonios, hace años que se habla de una nueva ley universitaria que reemplace a la 23733. Años. Una nueva ley que plantee todo esto que venimos conversando y discutiendo: El papel de la universidad y cómo se sostiene. Lo que viene ocurriendo con la PUCP y sus eternos conflictos con el clero es parte de ese “ya tú ve”. Que se recorte arbitrariamente el presupuesto para gastos en inversión en las universidades públicas es lo mismo: “ya tú ve”. Ese “ya tú ve” también es aprovechado por los mismos 4 gatos de siempre que se entornillan en el poder, como viene ocurriendo en San Marcos.

    Ahora, ¿qué es primero? ¿evaluación o aumento de sueldos? Bueno, he allí un problema. Se han hecho evaluaciones en el sector educativo, pero no tenemos indicadores que demuestren la mejora de la calidad de la enseñanza. Si esa evaluación no va acompañada de un sueldo competitivo, para qué estimular la competencia.

  16. Quizás este fuera de foco, o probablemente mal informado, pero hasta donde tengo entendido la gratuidad de la enseñanza es solo primaria y secundaria, no?
    Si esto es correcto, entonces porque los alumnos de las universidades publicas no pagan algo por la educación que reciben? antes, durante o después es debatible, pero de que hay que pagar parece ser el consenso por aquí al menos, no?
    Por otro lado, el mal manejo de los fondos para las universidades publicas podría ser también parte del problema, o me equivoco?
    Ya ni quiero hablar del nivel del profesorado. Porque si este es criticable a nivel privado donde se supone ganan mas que en el publico, entonces que nivel de educación se esta impartiendo en las universidades publicas? en fin…
    Interesante la discusión, ojala se llegue a algo mas allá del debate de ideas.

  17. Hay muchos puntos a considerar en este tema:

    1. Hay que buscar información sobre la situación actual del sistema universitario, si no lo hacemos caeremos en opiniones sin fundamento y, en algunos casos, absolutistas.

    2. Es necesario enfocar el análisis a diferentes niveles, por un lado la mirada del sistema universitario y su dinámica (las leyes, las asociaciones) por otro lado la dinámica interna de cada universidad. Este es un juego complejo cuyo problema fundamental es la incoherencia entre lo que sucede dentro de la universidad y lo que la universidad proclama o exige como miembro del sistema.

    2.1 La interpretación de la “autonomía universitaria” es un core a tomar en cuenta, no puede interpretarse este principio al antojo de las autoridades de turno. No debe permitirse que para algunas cosas desconozcan los procedimientos legales y para otras se escuden en la “engorrosa” burocracia para evitar actuar

    2.2 Es necesario que exista un sistema de coordinación entre las universidades. La Asamblea Nacional de Recotres (ANR) cumple ese papel (la solución no es disolverlo, sino darle claridad en sus funciones y atribuciones, actualmente es un organismo que hace lo que los rectores creen y muchas veces sólo creen en lo que les conviene, soy testigo de parte que hay honrosas excepciones) pero la ANR no puede ser juez y parte, el Estado ha intentado supervisar el sistema universitario a través del CONAFU (que regulaba la autorización para el funcionamiento de universidades) y hace unos años a través del CONEAU (que evaluará la calidad de las universidades) pero sin mayor impacto pues la normativa no es ni clara, ni contundente, ni actual.

    3. El asunto es decidir si el cambio pasa por un control del sistema o por el control interno en cada universidad ¿quién debe encargarase de separar a los mediocres de los competentes?

    Estoy convencido que el dinero/financiamiento/subsidio no es la raíz del problema (si se “solucionara” ese tema, tendríamos las misma mediocridad con mayor capacidad de gasto, y eso es realmente una bomba de tiempo. Un docente con un sueldo no necesariamente será un mejor docente) la -incompetencia en- gestión es la causa de todos los males del sistema universitario (la corrupcción es un mal endémico y que considero tácimente presente)

  18. Saludos
    Me parece terrible que justifiquen los recortes, que clase de personas son uds! pretenciosas, incapaces de darse cuenta que para que hay educación de calidad se necesitan recursos, y estos recursos en una insitucion del estado, los debe dar el estado si su politica es el desarrollo superior de las personas, no olviden que en la mayoria de universidades publicas de prestigio, excepto algunas apristas, el ingreso es por merito, luego de un examen que mal o bien señala que este estudiante se esforzo mas que el otro y merece un puesto, y deberia mejorarse su educacion, y luego por supuesto este estudiante bien formado y excelente, merecer un puesto de trabajo como docente o bien remunerado, definitivamente, sino que la mayoria de buenos estudiantes se van al extranjero,porque si quieren hacer patria, o son de corazon, no pueden ofrecer a sus familias la tranquilidad economica, y luego de 5 o 7 años de estudio intenso, no tiene porque esperar otros 10 a 15 años para ver los frutos de su trabajo, esto es otras realidades donde los mejores ganan bien, en nuestra sociedad mediocre y aprista, los que tienen vara son docentes, los chupamedias, y los apadrinados, por eso no avanzamos, y de seguir con estos recortes, mas profesores se iran, y mas estudiantes se iran, y la educacion sera privada, que es la politica actual, SIENTO VERGUENZA POR SUS COMENTARIOS FACILISTAS, QUE SE DE UNA CUOTA ESTA BIEN, PERO EL ESTADO NO DEBE DESENTENDERSE DE LA EDUCACION SUPERIOR, PARA BENEFICIAR A LAS PRIVADAS.

  19. La educación pública tiene que ser gratuita. Pero para los que no puedan pagarla y siempre que se tenga un rendimiento académico aceptable.

    Yo sí conozco gente que va a universidades públicas pudiendo pagar tranquilamente una pensión de universidad privada o simplemente una cantidad que no pueda ser muy significativa pero que contribuya a incrementar el presupuesto de la universidad. También conozco gente que paga 800 soles mensuales en Alas Peruanas cuando podría recibir una mejor educación en San Marcos o en muchas otras universidades nacionales.

    Lamentablemente, en el Perú lo que es gratis por lo general es malo. Así que haciendo pagar a los que sí pueden hacerlo se generan no sólo más recursos sino también mecanismos de fiscalización (si estoy pagando por algo, puedo exigirle más a la universidad también).

    Eso sin perjuicio de las otras propuestas, como que los egresados con chamba devuelvan poco a poco parte de lo que costó su educación.

    Y, evidentemente, el tema del presupuesto es sólo uno de los tantos asuntos que resolver sobre la educación universitaria. Hay mucha universidades privadas que generan utilidades pero no brindan educación de calidad.

  20. Elizabeth: A ver, déjame entender bien eso, porque como profesor universitario que soy me parece algo chocante. O sea, porque los colegios son una basura, los profesores universitarios debemos bajar el nivel? Es eso? Entonces estamos fundidos eternamente. Por dos razones, creo. Primero, porque las empresas aprenderán a jamás contratar a un pseudo-profesional salido de una universidad que redujo sus estándares. Segundo, porque se deja de reconocer los esfuerzos que hacen las escuelas que sí hacen lo posible por dar una educación de calidad. ¿Para qué se esforzarían -los docentes, los alumnos, los directores, etc- si después el Estado se encarga de que en el mercado no se diferencie a los peruanos bien capacitados de los mal capacitados? ¿Por qué mejor no proponer que se acelere en la reforma de la educación escolar?

    Morsa: Quizás me he expresado mal. No quise decir que el fin de las universidades sea “producir” profesionales. A lo que iba es que lo hace. Y que en ese sentido le hace un servicio a la sociedad. Por supuesto que tienes razón: El fin último es producir conocimiento y pasarlo a las siguientes generaciones. Ahora, en Europa las universidades públicas se dan el lujo de ser excelentes y de ser gratuitas… porque allá se paga considerablemente más impuestos que aquí. Así que se pueden dar el lujo de dar servicios públicos (educación superior gratuita, entre ellos) de calidad. Aquí eso es inviable, con 70% de los peruanos trabajando en el sector informal. Con esto no digo que sea su culpa, sino que mientras que eso no se solucione, no se puede plantear que la solución venga del lado del mayor uso de recursos fiscales. Más bien, si sientes frustración porque no sale la nueva ley de universidades quizás entiendas por qué apenas se le dio poderes especiales al ejecutivo para sacar normas por el TLC, sacaron no solamente esas normas, sino otras muchas. Lo que tú llamas “ya tú ve” no es una decisión consciente que se toma en algún punto del aparato estatal. Es simplemente que no se han tomado el tiempo para pensar al respecto. Creo.

    Renatiux: En teoría sería ideal que la universidad pública sea gratuita y que se discrimine por rendimiento académico. En otros países las empresas prefieren contratar de públicas, porque se asume que ahí fueron botando a los malos estudiantes, y que en las privadas si pagabas te mantenían. Este principio de excelencia académica se mantiene solamente si efectivamente la pública bota a los malos estudiantes. Ahora, esa discriminación debe ser en ambos sentidos. El hijo del dueño de un banco debería poder estudiar ahí si quiere y si está al nivel. Si no, sería discriminatorio en el mal sentido.

    Richard: La información que dices, en el aspecto financiero, por lo menos, está en el website del MEF. Ahí puedes ver cómo muchas no usan ni la mitad del dinero que se le asigna, que hay partidas que se dan en igual cantidad a cada universidad independientemente de capacidad o de número de estudiantes, así como otras atrocidades. Todo el sistema de asignación de recursos tiene que ser ordenado urgentemente. Por otro lado, tienes toda la razón en eso de que la ANR no puede ser juez y parte y que neceistamos una segunda institución tipo el CONEAU que se intentó crear. Finalmente, identificar a los alumnos mediocres no es tan difícil. Se necesita un sistema de evaluación decente, no más. En su versión más fácil: Todos los que se sacan menos de 11.

  21. no mas off topics.
    LA PUCP SE DEFIENDE NADIE NOS LA QUITA. CIPRIANI FUCK OFF!

  22. Como han mencionado, el problema tiene muchas aristas y se deben analizar con mucho criterio. El pago extemporáneo por la educación superior, al cual veo como una alternativa, no debería ser el dinero del cual “dependa” la universidad, este pago puede estructurarse adecuadamente, de modo que el dinero se ejecute correctamente y sea gravado de manera conciente, todas las universidades tienen departamentos de asistencia social o similar que podrían armar un plan de cobro en base a la situación de cada ex-estudiante.

    Sin embargo esta manera de obtener recursos no debe distraer el norte de las universidades que, como bien apunta Roberto, es la creación de conocimiento, la cual debe entrar dentro de una estructura nacional para que este conocimiento pueda generar riqueza para nosotros. Un aspecto de este punto lo expresa mildemonios cuando comenta que en otros paises la mayor recaudación de impuestos permiten tener universidades públicas de primer nivel. Aqui deberiamos apuntar a eso: Las universidades deben poder ofrecer soluciones a las áreas de interés del país, diagmos agricultura. Por ejemplo: Un grupo multidisciplinario e interuniversitario (profesores, alumnos y expertos externos) podría dar una solución a cierto aspecto relacionado a la agricultura en una localidad o región, esta región se verá en el futuro beneficiada con esta solución, lo que les hará ganar mayor riqueza y el estado podría recaudar mayores impuestos, con los cuales podría mantener a las universidades que fueron jugadores importantes en esta solución. Talvez mi idea sea muy ideal o poco concreta y alguien la corrija, pero la función de la universidad es poder generar el conocimiento que le sea útil al país y generar un circuito en el cual toda la sociedad salga beneficiada.

    Respecto al tema de la administración de recursos en las universidades públicas es triste y lamentable ver que la falta de ética y capacidad que reina entre las autoridades universatarias. En este punto entra la tan mencionada ley universitaria, porque por mas buenas intenciones que se tengan sin el marco legal correspondiente se estaría trabajando por gusto. Lo que desconozco es porque se ha dilatado tanto la ley universitaria y si es que tenemos forma de promover su realización.

    En conclusión el tema llega a niveles donde las instituciones especializadas del gobierno deben plantear una política educativa dentro nuestra realidad social (local, regional y nacional) y generar un proyecto educativo que nos integre.

  23. Para variar la “mierda” del gobierno aprista se ve reflejada nuevamente, así como el “gran defensor de los derechos humanos” en el gobierno de Fujimori, osea Cipriani, nos quiere quitar la PUCP, ahora la tal Meche Araoz que no se de donde “rayos” se le ocurren tantas babosadas; babosadas como decir que Machupicchu esta entre las tres principales maravillas del mundo más visitadas.
    Mentiras como siempre. Machupicchu así lo deseemos todos los peruanos, no puede competir con la Gran Muralla China, con el Taj Majal, el Partenón en Grecia, o el más visitado Gizeh.
    Es que acaso García quiere contribuir con la educación o es que la quiere destruir para así tener más colegios emblemáticos y así decir que ha hecho buenas labores en el campo educativo. Es una labor encomiable el refaccionar esos colegios, pero sería una labor decente si se preocupara por el verdadero problema de la educación que no está necesariamente en la infraestructura, sino en la calidad de enseñanza.
    Yo no me trago sus cuentos de la gran llamada “Carrera magisterial” suena bonito ganar 3000 soles, pero a que costas, estando al borde del abismo y que los profesores titulados pierdan las garantías para tener un trabajo fijo. Eso es simplemente para que no haya sindicatos. El SUTEP fue uno de los organismos más organizados, y miremos como Alán García y su misnistrucho Chang han desbaratado la organización más grande de todas en la década de los 70.
    Esto es un acto delincuencial, porque de este presupuesto, comen más de 15 mil alumnos diariamente en San Marcos, que muchas veces no llegan a recibir comida, porque se acaba.
    Así como la PUCP se defiende de personajes que pintan la religión católica con fechorías, la universidades Estatales también se defiente de un esperpento de mujer como Mercedes Araoz que no sé de que manicomio salió para decir tal cosa de orates. Señora, recuerde que de eso viven miles de alumnos, de los cuáles muchos viven en la residencia por poseer bajos recursos.
    Si quiere hacer un control de estos gastos, mejor sería ver quienes manejan mal estos fondos. Ya no es novedad que el rector de San Marcos Luis Izquierdo venda el %?&#!% por un par de soles, y así lo hizo con Castañeda otro patán más del circo. Hasta ahora no veo donde se ha invertido el dinero del concierto de Metallica, el de Korn, Cerati y últimamente el de una congregación religiosa. Ese estadio esta re-ultrajado. Más que violado, y lo peor de todo es que lo violan, le pagan pero no ve el dinero.
    Soy de la PUCP y conosco mejor que nadie como se vive en dos mundos distintos en donde la injusticia está por encima de todo. Así como defiendo mi PUCp de maliantes como Cipriani, defiendo a San Marcos ya las demás universidades nacioanles.
    Dejé de ser Católico hace años, al ver tanta corrupción y tanta fachada. ¡Claro Cipriani, los pobres van al cielo! Y claro tú como eres cardenal de Lima también iras, a pesar de que claro tengas una “casota” de primera clase, anillos de oro, apoderarte del fundo Riva Agüero y es más apropiarte de todos los activos de la Católica.
    Cipriani, García, Araoz, Castañeda sucks!!!

  24. El abandono presupuestario sistemático de la educación pública por parte del Estado busca precisamente que sean los mismos estudiantes los que “financien” su educación universitaria. Esto conlleva, pues, a privatizar la educación y convertirla en un privilegio de los que “pueden pagar”. Es decir, que para impedir que se recorte el presupuesto a las universidades públicas !¿hay que privatizarlas?¡ ¡Es absurdo proponer esta solución, cuando precisamente los estudiantes universitarios luchamos en contra de la política privatista del estado y por el aumento de presupuesto para nuestra educación! ¡Es absurdo proponer como solución lo que precisamente busca el estado!

    La educación constituye un derecho fundamental ganado por el pueblo, por lo que el estado se ve obligado a crear escuelas y universidades públicas. Estas escuelas y universidades públicas se sostienen económicamente gracias a los tributos e impuestos que todos los ciudadanos peruanos pagan con el sudor de su frente, así que la propuesta que lanzan algunos de que el alumno “devuelva” el dinero que utiliza el estado para su educación se basa en una visión errónea el asunto. No es el estudiante el que deba devolver los recursos que utiliza el estado para educarlo, sino que es todo lo contrario, es el estado el que debe distribuir los recursos recaudados a través de políticas públicas -en este caso brindando una educación gratuita- en beneficio de la población, por que, en última instancia, un buen porcentaje del presupuesto de la nación, se sustenta en los impuestos y tributos que nosotros pagamos directa e indirectamente. ¡La educación no es gratuita señores, nosotros ya la pagamos a través de los impuestos que nos cobra el estado, y el estado está en la obligación de retribuirnos brindándonos las mejores condiciones para educarnos!

    ¿Qué pasó durante el gobierno de Fujimori? A través del decreto legislativo 882 se promovió la proliferación ilimitada de universidades privadas -como quien pone su bodega o su resturant- y también se promovió la aparición de los centros preuniversitarios como un mecanismo de “autofinanciamiento” de las universidades públicas. Es a partir de ahí que se profundiza la debacle de la universidad pública, y de la educación pública en general. Con la proliferación de universidades privadas se imprime la visión de la educación ya no como un derecho, ni siquiera como un servicio, sino como una mercancía, a la cual hay que acceder pagando; y los que accedían a las universidades privadas eran pues, generalmente, estudiantes que provenían de sectores adinerados de nuestra sociedad. A la universidad pública se le fue abandonando presupuestariamente, por lo que fue sufriendo mellas en lo concerniente a infraestructura, material logístico, equipos, materiales bibliográficos; derechos como alimentación, salud, vivienda; y salarios de trabajadores no docentes y docentes. Este proceso material genera también un impacto en la conciencia de varios sectores de la población, quienes ven a las universidades públicas como las que ofrecen las mejores condiciones para estudiar y a las universidades públicas las ven de menor calidad. Se llega finalmente a la idea, de que para que algo sea de calidad, en este caso la educación hay que pagar, y como la educación es una “mercancía”, si es más caro, es de mejor calidad.

    Bajo la creación de los centros preuniversitarios opera la misma lógica mercantil y neoliberal: yo pago para poder acceder a una mercancía, es decir, para educarme. Pero la creación de los centros pre sirve de complemento a la política de abandono presupuestario de la universidad pública, ya que, los estudiantes que se preparan en los centros pre, en su mayoría, pueden pagar los elevados costos que exige este tipo de preparación, y si pueden pagar un centro pre, con mucha mayor razón, una vez hayan logrado ingresar a la universidad, podrán pagar pensiones, matrículas, alimentación, salud, vivienda, etc. Es decir, con la creación de los centros preuniversitarios el estado busca crear un base social dentro de la universidad proclive a aceptar sin reparos la implementación de las políticas privatistas y neoliberales para la educación universitaria. La mayoría de los estudiantes de las universidades públicas ya no provienen de los sectores más golpeados económicamente de nuestro país, sino que son en su mayoría de extracción pequeño burguesa, muchos de ellos con solvencia económica, clase social que tiende en lo económico a aceptar pagar para obtener una buena educación, y en lo ideológico tiende a reproducir esta lógica mercantil y neoliberal.

    Se devela así cuál es el verdadero plan que tiene el estado para la educación pública, plan que apunta a desaparecer en la práctica este derecho fundamental del pueblo, problema que se viene profundizando principalmente desde la década de los 90 con el gobierno de Fujimori, cuyas políticas privatistas siguen siendo aplicadas a pie juntillas por este gobierno aprista. Por el lado de nosotros los estudiantes, nos corresponde defender el derecho a la educación que tiene el pueblo, impidiendo que la educación se convierta en un privilegio de los que “pueden pagar”, defendiendo ahora los principios de la Universidad Pública y sentando las bases para, a perspectiva, forjar la construcción de una universidad nacional, científica y democrática.

  25. Mi comentario no tiene mucho que agregar, pero ya que veo que Mildemonios ha entendio mal mi comentario, me veo forzada (:P) ha aclararlo un poquito más:

    Estoy completamente de acuerdo RB cuando dices que lo público no es gratuito y lo público no es estatal (y todo lo que escribiste posteriormente). Debo corregir mis términos. Pero creo que aún con mis errores creo que se comprende que la razón por la cual escribí el comentario era porque estaba en desacuerdo plantear el pago a los estudiantes de la universidad pública. Además de ser eticamente incorrecto/contradictorio no soluciona el problema porque sus causas son múltiples. Si sólo partimos desde el presupuesto y la calidad, y desglosamos esos tópicos en externo e interno vemos puntos como: el estado como facilitador de recursos, la correcta redistribución del estado, los recursos obtenidos desde la propia institución, el empleo -completo y eficiente- de los recursos totales de la universidad, calidad educativa: mirada hacia el docente, ¿cátedra o catedráticos?, currícula académica, Ingresantes: examen de admisión o ciclo básico común, salario docente, carga horaria, etc. etc. (no me canso! etc.)
    Es decir, el problema es sistémico, no de una universidad/escuela, de un individuo o de un grupo reducido. O sea, proponer pago por la universidad pública es como quitarle las bocinas al transporte público (jeje, qué gracioso es ese grupo del facebook).

    PD: R.B. si les he dicho pelotudos ha sido con ganas, claro, pero también con ánimos de joda (aunque sería más divertido poder decírselos en persona :P).

  26. Estimados amigos

    Muy interesante debate en torno a la problemática que afronta la universidad pública.

    Algo que me parece clave para seguir profundizando en este tema es que debemos manejar mayor información sobre el real problema de gestión que afronta la universidad pública.

    Sólo para darles un ejemplo, del 2004 al 2009, las universidades públicas han duplicado su presupuesto total disponible. Según información recogida del SIAF, las 35 universidades públicas han pasado de 1400 millones a 2800 millones. Sin embargo, en ese mismo periodo de tiempo, las universidades públicas han dejado de ejecutar casi 2,000 millones de nuevos soles (si, DOS MIL MILLONES DE NUEVOS SOLES). Ese vertiginoso aumento del presupuesto universitario se debe en gran medida por el canon minero, que de acuerdo a Ley le corresponde el 5% del total a las universidades públicas.

    Los invito a que ingresen al Portal Web de Universidad Coherente, organización que dirijo y donde hemos publicado información detallada sobre el presupuesto de las 35 universidades públicas a nivel nacional: http://www.universidadcoherente.org

    Por otro lado, un tema clave en todo esto es el nuevo liderazgo estudiantil que debemos apoyar en contruir. Les dejo un video que hemos preparado sobre este importante tema: http://www.youtube.com/universidadcoherente#p/a/u/0/x-pR0PFEBc0

    Saludos a todos, y quedo a su disposición para cualquier intercambio

    J. Mori

  27. yo pienso si tanto se quejan de k los universitarios debemos pagar entonces para k han creado creado las universidades publicas ps

  28. El Perú completo evolucionaría exponencialmente si las universidades funcionaran.

    El problema no es sólo el poco presupuesto sino que en las universidades nacionales abunda impera corrupción entre las autoridades y el modus operandi de blindarse “legalmente” llenando las fiscalias de las zonas con los propios “profesores” de las facultades de derecho, es practicamente imposible exigir justicia en las universidades.

    Propongo como solución lo que cualquier amante del Perú justo defendería: LA ELECCIÓN MEDIANTE VOTO UNIVERSAL, es decir elección directa para rectores vicerrectores y decanos y no sólo de alumnos sino triestamental.

    Apoya la causa en la siguiente cuenta facebook: http://www.facebook.com/home.php?#!/group.php?gid=418816068017&ref=ts

    Ya van dos años luchandose por esta causa que puesta en efecto haría del Perú un país libre no sólo de pensamiento sino vanguardista en el apoyo a los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *