Lo siento. Más terrible que la posibilidad que Cipriani entre a la PUCP, es el estado en el que se encuentra el sistema de universidades públicas. Esto porque la universidad pública es, en teoría, el espacio plural que tiene la sociedad para discutir diversos temas, más allá de posturas políticas, confesiones religiosas, etc. Las universidades privadas, bueno, son eso, privadas. Tienen otros fines, responden a otras lógicas, por mucho que estas tengan un papel y contribución importante en la sociedad.

En primer lugar, las denuncias de vicios en los procesos de elecciones de Asambleas Universitarias en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y en la Universidad Nacional Federico Villarreal. En ambos casos, viejos y nuevos poderes que se atornillan al puesto y que ensucian cualquier proceso de cambio.

En segundo lugar, no sé si saben, pero porque como estamos en un año de ajuste presupuestal, se ha dispuesto ajustar a todo el estado, y, de paso, también a las universidades públicas.

¿El tropezón de Araoz? Fue porque fue a explicar este último decreto al Congreso.

Del Decreto de Urgencia 037-MEF:

Artículo 3.‐ Medidas en proyectos de inversión pública
3.1 En el caso de proyectos de inversión pública que no hayan iniciado ejecución, el presupuesto asignado en el Pliego, en conjunto, a tales proyectos en el presente año fiscal, sólo podrá ser ejecutado hasta un veinticinco por ciento (25%) de dicho monto global. El Titular del Pliego priorizará los proyectos de inversión no iniciados que se financiarán con cargo a dicho porcentaje en el presente año fiscal, debiendo garantizar que si se inician no queden inconclusos, considerando, de ser el caso, su priorización en la programación y formulación presupuestal del año fiscal respectivo.

Dentro de los quince (15) días hábiles siguientes de la entrada en vigencia de la presente norma, los titulares de pliego del Poder Ejecutivo, mediante Resolución Suprema aprobarán la relación de los proyectos a ejecutarse. Para el caso de los Organismos Constitucionalmente Autónomos y las Universidades Públicas dicha aprobación se realizará mediante resolución del titular.

Entiéndase que los proyectos de inversión se encuentran en etapa de ejecución, cuando a la fecha de entrada en vigencia de la presente norma, cuentan con contrato suscrito para la elaboración del expediente técnico, o la elaboración de dicho expediente se haya iniciado por administración directa. (DECRETO DE URGENCIA Nº 037‐2010)

La reacción de la ANR es bien clara: Sin ese presupuesto, las universidades no van a poder comprar más libros, seguir equipando laboratorios, etc.

Como se planteó en líneas anteriores, la crisis (cada vez mayor) de la universidad pública no es algo que compete solamente a sus estudiantes y docentes, sino al país en general, en tanto este debiera ser el espacio plural. El espacio donde estén todos representados. Pero, mientras sigamos confundiendo la educación universitaria como un privilegio y no como un derecho, bueno, en apariencia es como si la universidad pública fuera problema de los otros, nunca de uno.

Sintomáticamente, esto es algo que no genera su grupo en Facebook ni aparece en portada en ningún lado.

Perútags: