El matrimonio gay en Argentina

Una de las cosas más saltantes estos días en Argentina, es la aprobación del matrimonio gay. Es, desde donde se mire, un triunfo de la democracia, ya que así cualquiera puede atar su presente y futuro legal (finalmente el matrimonio es un contrato) con quien le venga en gana. Sin ese reconocimiento, un primo lejano podría tener más derechos sobre la herencia de una persona que su pareja de toda la vida. También tiene que ver con acceso a servicios y derechos básicos (seguro social mancomunado, acceso a créditos, alianzas patrimoniales, etc.).

La respuesta de la iglesia católica (como si esta, además fuera la única sobre el planeta) es la de las cruzadas, es decir, un llamamiento a los fieles a una guerra santa.

(Por suerte, más cauta, la iglesia del FSM no solamente no ha dicho nada, sino que apoya este tipo de medidas. Y todos sabemos que la iglesia del FSM no se va con vainas ni con falsos credos como el católico. No a los fariseos que, en nombre de algún dios extraño y falso, nos quieren mentir y engatusar con que detrás de este tipo de medidas está el diablo.)

Bromas aparte, esto es algo que no se discute abiertamente por alguno de los candidatos a la presidencia del próximo año. (Lourdes Flores sí habló y dijo que hay que ser tolerantes con la convivencia pero no con la posibilidad de una alianza legal, llámese matrimonio o lo que sea). Demasiadas cuitas con el catolicismo hay detrás de los partidos, tanto de derecha como de izquierda. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *