Elecciones 2010: Lourdes y su campaña

Hoy en Ideele Radio, estuvimos José Alejandro Godoy y yo conversando (just because, como dicen) sobre las elecciones, la guerra sucia, Susana Villarán y Lourdes Flores. Mi posición es sesgada, claro, porque además he hecho evidente que mi voto es por Decisión Ciudadana para la distrital en Barranco y por Fuerza Social para la provincial. Con esa atingencia se puede leer mi opinión.

Creo, primero, que esta campaña ha tenido dos momentos obvios. Uno, con Kouri, marcado por este rollo antipolítico (Carlos Meléndez tiene razón), donde el debate se dio entre limpios y sucios, honestos y corruptos. Antipolítico, porque el debate (por llamarlo de alguna manera) no era sobre la ciudad y sus ciudadanos, sobre el papel del estado, etc. No, era un debate de principios, de convencidos. Y en ese espacio a Kouri lo defendían empresarios, periodistas, políticos. Creo que un escenario ideal (por ejemplo, para Aldo Mariátegui) era tener a Kouri como alcalde de Lima Metropolitana.

El problema está que ese escenario cambia con la tacha a Kouri y allí ya no funcionaba este discurso de puros e impuros. No voy a intentar responder por qué los votos de Kouri fueron donde Susana Villarán (eso se lo dejo, nuevamente a Meléndez), pero es también obvio que nadie en el FS se esperaba una situación como la que tienen ahora, de estar a punto de ganar las elecciones municipales. (Que nadie diga que yo digo que ya ganaron. Faltan menos de diez días donde cualquier cosa puede pasar).

No me sorprende tampoco lo ocurrido ni el actuar del Tea Party peruano (retratado por Alberto Vergara). En muchos países existe una ultraderecha o una derecha extrema. Era claro que si crecía, le iban a dar de alma a Susana Villarán. Es más, era esperable. El problema comienza cuando Lourdes Flores y el PPC en vez de desmarcarse de esta ultraderecha, termina repitiendo o retuiteando su rollo.

Para empezar, estamos frente a un escenario atípico. Ni un candidato acusa al otro o a su partido de ser corrupto, asesino, etc. Eso es positivo. También es bueno que el debate, mal que bien, transcurra en términos de derecha y de izquierda. Bueno porque eso, nuevamente mal que bien, tiende a ideologizar la discusión, a politizar la conversa, a identificar bloques y tendencias. El problema, y pasa también en el fútbol peruano, es que ganarle a Canadá sigue siendo eso: No tienes partidos fuertes. Entonces, al menor titubeo o debilidad, tienes que recurrir a otros para que te presten jugadores.

Eso le pasa ahora a Lourdes Flores y al PPC. Como Fuerza Social, no tiene cuadros políticos suficientes (varios se fueron con Kouri y les va muy bien como candidatos a alcaldes distritales). ¿Quién es el operador político más importante detrás de Flores? ¿Jaime Salinas? Ya pues. La diferencia es que la subida de Susana Villarán permite tener a raya al MNI porque ellos se necesitan mutuamente. ¿Y el PPC? Tengo la impresión que necesitan ayuda, y lamentablemente quienes se la han prestado son los más cavernas y ultras. Puedo equivocarme. Puede ser que nadie le sople al oído a Flores que tilde de roja, de caperucita, etc. a Villarán. Puede que sea su voluntad. Pero ese discurso no deslinda con los ultras, que ahora están de plácemes.

A mi me interesa más el día siguiente del perdedor que el del ganador. Si Fuerza Social pierde (ojalá que no), es posible que el golpe sea muy fuerte, porque una cosa es perder terceros sabiendo que hiciste lo mejor posible y otra es voltear el partido, ir arriba y que te ganen con un gol en el último minuto (lo sé, en serio, sé cómo es eso). El asunto allí es como analizar los errores y convertir los errores en oportunidades.

El asunto con el PPC es más interesante y complejo aún. Porque allí si pierde Flores (quién sabe si vuelve a intentarlo, el ser humano es tan complejo) los ultras dirán que eso pasó por no ser más duros. Y se irán con fuerza alrededor de Keiko Fujimori. Y no habrá allí mucho que equilibre y eso será responsabilidad de una candidata y un partido que no atinan a dar pie con bola.

Perútags:

12 thoughts on “Elecciones 2010: Lourdes y su campaña

  1. Hola.

    Para empezar, hablar de izquierdas y derechas siempre es complicado, aunque sí creo que pueden establecerse ciertos criterios uniformes. Para mí, una “extrema derecha” debería incluir requisitos mínimos como:
    ultranacionalismo, xenofobia y una concepción vertical de la sociedad. ¿Kouri ultraderecha? ¿Keiko ultraderecha? ¿Aldo Mariátegui ultraderecha? No la veo. Derecha sí, super conservadora en varios aspectos, también. Y populista, desde luego.

    El artículo de A. Vergara es muy bueno -de hecho lo felicité por mail-, pero las ideas del Tea Party son incluso mucho más conservadoras que las de Keiko, Kouri y por supuesto Mariátegui.

    Slds.

  2. Enrique, de acuerdo con que nuestro Tea Party Perucho no llega a los extremos gringos o franceses, pero tampoco son moco de pavo. Allí están las declaraciones de Mariátegui pidiendo bala sobre los nativos en Bagua y con un discurso vilmente racista. Allí también sus declaraciones eugenésicas, sus discursos discriminadores contra Hilaria Supa, Yhohny Lescano (del que se burla todo el tiempo de su nombre, corrigiéndolo, aplicando otra forma de discriminación).

    En ese campo, inorgánico, no organizado, encuentras, con matices más, matices menos, a empresarios como Julio Favre, periodistas como Cecilia Valenzuela, a economistas como PPK, entre otros. No son muchos, pero todavía conservan poder. Y su discurso es básicamente orden y progreso. Libertades económicas pero basadas en una estructura vertical de la sociedad.

    Eso, para mi, constituye un discurso de ultraderecha.

    Nuevamente, matices más, matices menos.

  3. Pero hay que tratar de ser exactos. ¿Qué clase de ultraderecha representaría, por ejemplo, Mariátegui? ¿Una que pide bala para los nativos de Bagua y, al mismo tiempo, defiende el matrimonio homosexual, o el derecho al aborto (como él mismo ha escrito)? Aceptarás que es una ultraderecha bien rara. Mariátegui es un caso extraño. De ser británico podría militar en el Partido Conservador y en el Partido Liberal al mismo tiempo (curiosamente ambos comparten el gobierno por razones meramente pragmáticas).

    P.D. “Orden y progreso” es el lema de la bandera brasilera.

    Slds.

  4. Rarísima. Porque el mismo Mariátegui, para seguir con el estudio de caso, dice que sí, está a favor, pero el pueblo ya opinó que no (están sus portadas).

    ¿Quiénes más están por allí? ¿Valenzuela? ¿Chlimper que metería bala contra los trabajadores de ENAPU? ¿Favre? ¿Cuál es el discurso de los empresarios y lobbistas que hoy hablan de que estamos en la antesala del caos?

    Saludos.

  5. Por eso decía que a Mariátegui no lo encajo como un “ultraderecha”. Tampoco sé muy bien qué es. De todos los demás nombres que mencionas, sí podría ver a Favre como un ultra. Él está a la derecha de la derecha. Una vez lo entrevisté largo y me quedó claro. En cambio Chimpler, por lo que me han contado, no es un ultra. Es bien derecha, obvio, pero no más que cualquier empresario con millones en juego.

    En general, son gente que tienen una visión empresarial de la política, que creen que el papel del Estado debe reducirse a tener una Policía para imponer orden (a la buena o la bruta) y a comportarse como agente de inversiones.

    Hace unos meses en Salamanca dio una pequeña conferencia el embajador peruano en España, el ex presidente de la CONFIEP, Jaime Cáceres Sayán. El mismo rollo: en el Perú hay buenos y malos, los que miran para adelante, los que miran para atrás, los que quieren el desarrollo, los que quieren el atraso, etc, etc, etc. Eso, una visión completamente mercantil de la política y de lo que debe ser un Estado.

    Slds.

  6. Antauro entonces es de ultraderecha porque es racista? Ciro Galvez tambien no?

    Por cierto, las proximas elecciones presidenciales han interferido mañosamente en estas municipales en mas de un aspecto que el que retrata el post, habra que cuidarse de ello.

  7. nada de izquierdas o derechas, aqui las propuestas valen y es obvio que la tia susana no las tiene. Ambas son mas mentirosas que pinocho, pero susana con su cara de mosca muerta, es la que mas descaro tiene al mentir. Que ganen las propuestas y creo que Lourdes las tiene, no guiarse por el corazon. Y dejense de tantos ismos, que aburren.

  8. Que ganen las propuestas. Y hay propuestas de derecha y de izquierda. Yo quiero que gane una propuesta de izquierda. Saludos.

  9. Soy de izquierda y hasta hace algunas horas estuve feliz con las posibilidades de triunfo de Susana Villarán. Ahora creo que la izquierda debe retirarle su apoyo a la Sra. Villarán y dárselo a Gonzalo Alegría. La razón que me lleva a este viraje es la no declaración de propiedades en momento oportuno por parte de la candidata de Fuerza Social. Ella ha tomado posición con respecto a este punto, suavizando a mi entender el
    inconveniente, pero sin neutralizarlo. Esto no puede ser suficiente para
    una izquierda que debería mostrar un comportamiento eminentemente
    confuciano. Como dice la máxima de cierto pensador judío, no existe vida
    verdadera sobre bases falsas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *