Ya hemos señalado, en un anterior post, las paradojas y contradicciones de Wikileaks. Aunque algunos se aventuran a decir que Wikileaks es un problema, nosotros preferimos aquí señalar que Wikileaks es un síntoma: Es el producto de tener sistemas cerrados de información. Y, la solución, a nuestro entender no es seguir con sistemas cerrados. Como lo ha señalado la Electronic Frontier Foundation, el antídoto frente a este miedo que todos nosotros (ciudadanos, empresas, gobiernos) sentimos es más información. Increíble como este tema no es levantado por nuestros liberales locales.

Así, es totalmente preocupante que el Tribunal Constitucional prohíba a los periodistas (y a los ciudadanos en general) hacer pública información de interés, como es el caso de los Petroaudios. Es falaz el argumento que es el periodismo quien sostiene a la mafia de chuponeadores. Esa mafia existe y debe ser desmontada. Pero, si un ciudadano X tiene acceso a información que cree va a ayudar al resto a tomar una mejor decisión con respecto a sus deberes y derechos, esta no puede ser prohibida de ninguna manera. Miguel Morachimo en Blawyer ha argumentado cómo esto inclusive atenta contra los derechos de la ciudadanía.

En el mundo de internet estas reglas, además, se vuelven absurdas. Mientras la Iglesia Católica, por ejemplo, busca que los adolescentes no se informen mínimamente sobre su sexualidad, ellos de todas maneras la van a encontrar afuera. Y lo harán sin ayuda alguna. Y seguramente se equivocarán, en algunos casos gravemente, con riesgo de morir inclusive. Por eso, iniciativas como las del Colectivo Libre Información para las Mujeres no solamente son aplaudibles sino deben ser replicadas: Muchas mujeres que van a abortar no cuentan con información segura. Y la información está allí, pero no saben buscarla o no pueden luego entenderla (¿brecha digital? ¿alguien?). Así, nace la Línea Aborto de Información Segura.

Sino también está la propuesta de Tim Berners Lee (el creador de la WWW, solamente): Información y más información. Jugar con la información. Hacer Mashups con la información. Hacerla digerible, útil, maleable, portable, remezcable.

Nuevamente, Wikileaks es el síntoma, no la raíz del problema. Y es un síntoma que ha sido generado por el secretismo de la información a nivel gubernamental: ¿Con quiénes se reúne el presidente de la república? ¿Quién financió la campaña del congresista X? ¿Dónde está el estudio de impacto ambiental de la concesión minera Y? ¿Dónde encuentro información sobre el tratamiento de tal o cual enfermedad en la web del ministerio de salud?

Si seguimos cerrando el acceso a toda esta información, por supuesto, no duden que habrán más Wikileaks. ¿Alguien duda que si prohíben la difusión de los Petroaudios, luego se publiquen en Youtube, Goear o algún sistema así? ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Bloquear internet? El camino trazado por el Tribunal Constitucional es totalmente regresivo.

Igual, algo se puede hacer y se está haciendo. Como dice Berners Lee, recién hemos comenzado.

Más:
Somos libres (Patricia del Río)

Perutags: