El problema de los espacios públicos

Hay un par de casos interesantes para esto de los espacios públicos. Por un lado, el caso de la Plaza de Barranco que ha sido ocupada por la Feria del Trigal que ha sido descrito en este blog y, luego, el caso descrito por el columnista Ricardo Vásquez Kunze. Tal como el propio Vásquez Kunze lo describió en su columna en Perú21, un grupo de menores de edad estaban montando skate en el parque frente a su casa, lo que provocó la ira y que este periodista terminara agrediendo a los skaters.

Abuela de Barranco

La primera confusión es la de lo público como estatal. Se les trata como sinónimos y creemos muchas veces que un bien público es estatal o viceversa. Sin embargo, se trata de conceptos distintos. Mientras que lo estatal hace referencia a la institucionalidad sobre la que se montan las naciones, lo público hace referencia a la comunidad, a la gente. Esto es, a la ciudadanía. Pasa tanto por las prácticas ciudadanas como a sus representaciones. Así, los espacios públicos serán producto del entrecruce de todas estas formas de hacer la ciudadanía (García y Coral, 2004). Artes de hacer, como señala De Certeau, las prácticas cotidianas imperceptibles cuando no inconscientes que modelan la vida en comunidad (De Certeau, 2002).

Así, no se forman espacios públicos por decreto o por ley, sino, para ponerlo en otros términos, estos son parte de una conquista ciudadana. No hay espacios públicos concedidos, sino espacios (que hace referencia a una territorialidad) que son producto de nuestro andar por la ciudad o el campo, de nuestras formas de apropiarnos del paisaje urbano o rural, de nuestro mirar, nuestro hablar y nombrar. O, en los tiempos últimos de la era de la información, también de los videos de Youtube, del Foursquare, del Google Maps, etc.

La cosa se complica cuando cruzamos ciudadanía con etnicidad, clase y género. En los primeros tiempos de la República, por ejemplo, la idea de ciudadanía hacía referencia al vecino de las ciudades criollas (Guerra, 1999). Se pasó de un sistema de dos tipos de repúblicas (la sociedad estamental de la colonia española) a una república dividida (Thurner, 2006). Tenemos ahora una ciudadanía compleja, complicada, arisca, peleona, malcriada, donde cada grupo o sector está piteando por su espacio y lugar. Acaso son estos los que forman la llamada comunidad o sociedad política de Partha Chatterjee (2006).

Así, luego, tenemos que las batallas por el espacio público se hacen intensas. Es la batalla de los barranquinos a quienes se les privatiza todo el tiempo su paisaje cultural, es decir, lo que les hace sentirse como tales. También la de los skaters por hacerse un lugar en una ciudad de jardines que se miran pero no se tocan. El reto es cómo todos pueden convivir en el mismo territorio, cómo negocian, cómo transan. Finalmente, cómo confían los unos y los otros.

Así, claro, puede tener razón Vásquez Kunze en su molestia con los skaters y lo sensato hubiera sido negociar. Igual en el caso de los comerciantes y artesanos que querían participar en la Feria del Trigal. Que sea complicado no significa que no se deba hacer. Lo otro es patear skates, meter cabe, gritar abuelitas, zurrarse en las leyes, pagar funcionarios públicos, etc.

¿Sabían que el Perú es uno de los países de mayor desconfianza interna, es decir, entre peruanos? En efecto, se vuelve un círculo vicioso, difícil de romper. No convivimos porque no confiamos en el otro; no confiamos en el otro porque no sabemos convivir. Y sin confianza no hay capital social (Dascal, 2007).

Sí, claro, los emprendedores, el Perú avanza, pero estamos jalados en convivencia y capital social.

Tremendo reto el de Susana Villarán para la ciudad de Lima.

Perutags:

14 thoughts on “El problema de los espacios públicos

  1. interesante el dialogo, y añadir… y como le hacemos cuando lo publico afecta lo privado?, no es ciertamente la persona humana y el respeto de su dignidad el fin ultimo del estado? (eso lei en la constitucion la ultima vez) o debio decir la sociedad como colectivo para entender la primacia de aquella sobre el ente?

  2. Lo que a mí me parece interesante como para resaltaro es esa idea (generalizada, creo) de que los parques y calles (el espacio público) es de aquellos que viven en el distrito donde estos quedan ubicados.

    Notese la alusión a que el muchacho que interviene no es vecino…

    Lo que puede derivarse de ahí es: cómo se sabe eso? acaso en la discusión acalorada intercambiaron direcciones? (quizá…) pero es también probable que el color de piel sirva de indicio para determinar tu domicilio, no?

  3. ¿Se te ocurre un ejemplo en particular? En teoría, no debería afectar, porque estamos hablando de cosas distintas. Pero, desde mi punto de vista, debe primar lo público (que no significa estatal, ojo).

  4. Idem del facebook ;): (si que nos seguimos) Lo publico/colectivo primar sobre lo privado/individual? Tus derechos llegan a donde llegan los derechos de los otros. El Contrato Social como mecanismo de “convivencia” o como otros dirian “el mercado como mecanismo de control del egoismo”?. Si encima lo trasladamos a internet lo publico/privado se difumina (pero ciertamente no se diluye).

  5. Del FB, too.

    Erick, pero en qué punto no se entendió que “lo público” es lo colectivo y no lo individual? En el texto claramente se habla de buscar consensos sobre las diferencias. Eso implica también lo individual. Lo individual no desaparece en lo público.

    Lo privado también alude a lo colectivo, ojo. Y lo privado no es mercado. Como por ejemplo, que un conjunto de vecinos cierre su calle por encima de otros vecinos y su libertad de tránsito. La dicotomía público/privado, entonces, no es colectivo/individual.

  6. Y de alli para aca… (ta interesante esto para un dia despues de santos inocentes!!!).

    Cuando tienes “pares conceptuales” tienes no 2 opciones sino cuatro (publico-colectivo, publico-individual, privado-colectivo, privado-individual). Son variantes de un dialogo que como bien dices tratas de explorar en tu articulo. Trato de ir un paso mas adelante… si la norma base prima lo individual sobre lo colectivo, lo individual-publico termina siendo un deseo/decision del mismo. En contra posicion lo publico-colectivo es una construccion desde el “acuerdo social” como mecanismo de “limite”? de lo individual. Tu articulo enfoca el hecho de que en el medio esta lo publico-individual (el espacio personal de apropiacion del espacio publico) y lo privado-colectivo.

    El facebook es un espacio publico o privado? dado que tu requieres aceptar (o que te inviten) al espacio termina siendo un espacio privado (una extension del individuo – en su ambiente digital), pero lo que coloca es “publico” solo para su colectivo.

    (Nota: imaginar tenerse que constreñir las ideas a tamaño de lo que puede “colocarse” en el facebook, donde sin duda nos leen otros que son nuestros pares, porque les hemos dado acceso a nuestro espacio “privado”)

  7. Creo que gran parte del problema es nuestraprecarísima institucionalidad. Nosotros no tenemos instituciones que regulen eficientemente los conflictos entre pares. La gente no sabe a qué institución acudir para reclamar justica sin tener que coimear o buscar recomendaciones. Entonces todos asumimos que vivimos en la ley de jungla y te guías así entre la sociedad: Mirando a todos lados y viendo en cada prójimo un depredador.

  8. Lo público no es estatal, pero el problema es que en lima unos vecinos se creen dueños del espacio público. El espacio público es aquel en que “cualquier” persona tiene derecho a circular, sea o no vecino. la propiedad, el dominio y el uso es público.

    Sobre el animal que se agarra a golpes porque no le gusta lo que otros hacen en la calle, no tengo mayor comentario. Pero refleja lo intolerante que es nuestra sociedad.

    un saludo

  9. El ejemplo del Museo de Are Contemporaneo podría ser interesante ponerlo en el centro de la cancha. El espacio fue adquirido por los ciudadanos barranquinos (mediante una colecta, se compro el terreno)años después la municipalidad decide concesionarlo a una empresa privada (al IAC), sin consultar a los ciudadanos.¿Como protegernos de estos sinvergüenzas? No seria bueno buscar leyes constitucionales para evitar este tipo de robos a los ciudadanos de sus espacios publicos?

  10. Como dijo alguien, el problema radica en nuestra poca conciencia de las instituciones. Nuestros conceptos y definiciones (la propiedad privada es una institución propia del estado moderno, en el sentido más amplio del término) no son fijas, sino que se moldean de acuerdo a una “ley intrínseca”, la de la propia conveniencia. Ese no es un problema sólo de autoridades y políticos profesionales, sino de cada individuo. Para ser más concreto, si no podemos definir, respetar y defender lo que es público, menos podremos hacer con lo privado, sencillamente porque nuestras definiciones no conocerán un límite, sino que lo impondrán de acuerdo a esa ley de la conveniencia propia, que es una ley que rige entre pillos, bandidos y desadaptados sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *