Ya existe más o menos un consenso sobre la unión civil, así, abierta para personas del mismo sexo, de sexos distintos, o lo que sea. Eso es bueno. Significa que la posibilidad de que una pareja, cualquiera sea su situación, decida cómo va a ser el tema de la herencia, etc.

"Marriage Is So Gay!!!" Sign
Fuente: TalkMediaNews. Algunos derechos reservados.

Ojo, yo convivo con mi pareja desde hace más de tres años. Legalmente tenemos un tipo de unión civil. No creemos en el matrimonio. Pero si algo me pasa y no dejo testamento, mis bienes son heredados por mis padres.

Ahora, uno dirá “cásate y punto”. No pues. De nuevo, no creemos en el matrimonio. El matrimonio viene con una carga normativa, tradicional, “sagrada”, que no ha desaparecido con el paso al estado moderno. “Nunca fuimos modernos”, acotaría Bruno Latour. No pues. Jamás. Los defensores del matrimonio (que no son pocos) salen con “la naturalidad de la familia”, “matri viene de madre, de crianza, y la crianza es de hombre y mujer” y algunos otros argumentos, que, a la franca, no tienen sentido. No se sostienen por ni un lado.

Así que, modestamente, lanzo mi propuesta: Eliminar la figura del matrimonio del Código Civil. Si el matrimonio es un juramento (¿ante dios? ¿ante la patria?), eso es algo que depende de cada uno. Es básicamente un tema privado, en el que el estado no debe intervenir. Una unión civil, un contrato patrimonial, por otro lado, es algo que no debería depender ni de la cantidad de días de convivencia ni nada. Uno va al notario, firma y listo. Si uno quiere una despedida con striptiseras antes, ya pues, es cosa de cada quien. Si le quieres meter una cruz y pagarle al notario para que lea el rollo de “amar hasta que la muerte los separe”, igualito.

Entonces nada de matrimonios. Solamente uniones civiles.

Ya, se me dirá, ¿y el asunto de las adopciones? Porque, se me dirá, eso siempre será algo de padre y madre.

Bueno, no hay data alguna que revele que todo matrimonio heterosexual engendra buenos hijos. Saltan más bien los miedos. Allí la solución es simple: Para eso tienes trabajadoras sociales. Para eso tienes formas de evaluación, sistemas de monitoreo y seguimiento. Un niño o niña está tan expuesto a un maltrato en un hogar de padres heteros como de cualquier otra combinación. Todo puede solucionarse.

Así que no necesitamos matrimonio desde el estado. Si estamos con todo el rollo liberal (muchas veces solo para lo económico), ese debería ser el camino.

Perutags: