Ocurrió el día de ayer en la Plaza Mayor: Un grupo de activistas LTGB se habían reunido allí para celebrar el acto “Besos contra la homofobia”. Luego, fueron brutalmente expulsados por la policía, tal como se puede apreciar en el siguiente video.

No hay mayor justificación al acto: No se trataba de una protesta ni nada. Es más, apelando al discurso de Susana Villarán y de los nuevos funcionarios municipales, las calles están abiertas para todos. En el video se muestra como los activistas buscan refugiarse en la Galería Pancho Fierro (la que viene mostrando en estos momentos la exposición la Chalina de la Esperanza), y fueron desalojados.

Pero, por supuesto, salvo La República, ni un otro medio ha hablado del tema. Si el acto simbólico quería ser una manifestación contra la homofobia, la actitud de la policía demostró qué mal estamos como sociedad. Los medios, en términos generales, minimizarán el hecho, y la mayoría estaremos seguramente indiferentes. Claro, se dirá, son ciudadanos de segunda categoría.

¿Llama a la sospecha, no? Hasta uno podría pensar que fue el mismo Ingeniero Cipriani quien llamó a la policía.

Perutags: