Susana Villarán o la soledad del poder

Una nueva contribución para @Antiprensa. Algunas pistas para entender por qué Villarán tiene tan poca aprobación. Copio un par de párrafos y recomiendo que lean el texto completo.

“Entre los hechos sorprendentes del año pasado, estuvo el triunfo de Susana Villarán en las elecciones municipales. Fue sorpresivo porque nadie realmente se lo esperaba y todo comenzó con la salida de Alex Kouri de la carrera hacia la Municipalidad Metropolitana de Lima. Para refrescar un poco la memoria, como he sugerido en otro lugar, su triunfo tuvo que ver con que ella representaba como alguien de fuera del establishment político (outsider aquí sería un término exagerado) y con que podía refrescar la alcaldía aportando más eficiencia y eficacia, y con algunos mensajes innovadores. […]

… la festiferia por el día de los trabajadores, el Ciclodía, entre otras acciones que bien pueden ser calificadas como medidas importantes, pero que no se encontraban entre las prioridades en la agenda de la opinión pública limeña. Esta tiene otras preferencias –como, por ejemplo, la preocupación porque la ciudad está sitiada por hordas de asaltantes. Es necesaria ante esa brecha una contraofensiva por parte de la Municipalidad para empatar las distintas agendas –la del gobierno local y la de los vecinos– y para así recuperar la confianza en la institución (y consecuentemente también la confianza en que al salir a la calle no te va a pasar nada).”

Leer y comentar (sobre todo) en Antiprensa.

Actualización Setiembre 2011:

Aprobación de Susana Villarán

En la última encuesta de Ipsos Apoyo se ve cómo Susana Villarán cae al nivel más bajo de aprobación.

Perútags:

6 thoughts on “Susana Villarán o la soledad del poder

  1. Con Ollanta Humala en la Presidencia le ira mejor a Susana Villaran en la Alcaldia de Lima.

  2. Reconociendo la responsabilidad de la administración Villaran, R. Bustamante roza   el problema, pero el prejuicio ¿ideologico?, lo aleja de la solucion y lo hacen errar en sus recomendaciones finales. En Lima y en general en el Perú las expectativas en torno a la labor municipal estan relacionadas al fierro y el cemento, ¿Pero que otra pudiera existir, en un país con tal deficit de infraestructura?. El autor, pese al notorio desprecio por esas expectativas, da fe de que existen, pero no sugiere lo que una logica democratica  sugeriria automaticamente,  “satisfacer esas expectativas, sino “estrategias comunicacionales”.
    No se entiende entre otras cosas como una  “marca ciudad” como “ciudad para todos” pueda estar reñida con el trabajo prioritario en infraestructura; si algo hace que los Limeños sientan que esta ciudad no es para todos es precisamente que unos tienen agua, desague, energia, pistas, parques y otros no. Por otro lado, en una sociedad democratica la agenda gubernamental, ¿deberia  hacer suya la agenda ciudadana? o ¿empatar con ella?. O puede mas el prejuicio de no sentirse continuador de Andrade (que no se por que no lo menciona) y Castañedada, y reconocer con humildad que tenian razon y que esa prioridad es la correcta y el camino a seguir la superación de esos logros. Es cierto que no todos los problemas de Lima derivan de la falta de Infraestructura, pero dentro de la competencia municipal casi todo tiene que ver con bienes y servicios que se proveen a traves de infraestructura (el menospreciado fierro y cemento)
    Mi impresion es que detras de todo esto esta dos formas de entender la labor municipal, asociadas a dos formas de entender el pais, sus necesidades y sus prioridades..
    Finalmente, una invitacion al autor a meditar en toda la carga elitista, discriminadora y hasta racista de este concepto: “Quizá por el camino de la ética del principismo Villarán y
    compañía terminen aislándose de los muchos vecinos que recuerdan de
    manera positiva a Castañeda”

  3. Hay un sesgo machista contra ella, bastante injusto por parte de algunos medios de comunicación y ella no tiene un buen equipo de prensa que sepa comunicar los planes y proyectos de Susana. No hay un vaso comunicante entre lo que ella hace y lo que la gente percibe.

  4. Adolfo, yo no desprecio la necesidad de fierro y cemento. Solo enfatizo que si el deseo y la apuesta del actual gobierno provincial es de darle la vuelta a dicha demanda, lo está haciendo muy mal. Y hago énfasis en otro elemento, que es el poder que tiene el gobierno provincial para hacer expreso su mensaje y discurso, y  así dialogar con demandas que también existen. Ese poder, creo yo, está desaprovechado por el gobierno de Villarán. 

    Luego, qué lejos de que mi propuesta sea elitista o racista. Por el contrario, lo que estoy diciendo es que justamente el discurso principista de Villarán, de no aceptar que esa demanda de cemento y fierro es justa y legítima, la va a terminar aislando. Saludos.

  5. Yo opino que el problema esta en improvisar. Manejar una empresa privada es complicado por la cantidad de acciones coordinadas que demanda lograr un objetivo. En los gobiernos la dificultad es bastante mayor por los engorrosos controles que existen. Por ende, lograr buenos resultados en gestion publica demanda de planificacion y coordinacion extrema. Ahora, por que Villaran no logra esto? A mi modo de ver las cosas, ella tiene un perfil analitico y confrontacional. Es la oposicion perfecta. Sin embargo, no le veo un perfil ejecutivo ni directivo. Lastimosamente en toda posicion jerarquica alta, no siempre se puede negociar. Hay momentos en los que es necesario imponer ordenes para avanzar. Es alli donde noto improvisacion. No hay plan, y por ende, el dialogo es excesivo. Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *