La literatura necesita su Gastón Acurio

Me robo un llamado que hizo Verónica Klingenberger hace buen tiempo en Somos. En los últimos años ha habido un boom alrededor de la gastronomía, todos estamos orgullosos de nuestra papa rellena, nuestro ceviche, nuestro cau cau e incluso nuestra chanfainita. Pero, y a pesar de tener un Premio Nobel y repetir hasta el cansancio que Perú es tierra de poetas, nuestro mercado editorial parece no levantar vuelo. Nuestra Feria del Libro es pequeña. Las editoriales independientes se abren, crecen, desarrollan y mueren. ¿Dónde está el Gastón Acurio de la literatura, que convierta a la Feria Internacional del Libro en una análoga de Mistura, que compita de igual a igual con sus pares?

libros en peru
Foto por @claudio. Algunos derechos reservados.

Para empezar, rompamos el mito que en el Perú no se lee. De hecho el peruano lee y mucho (las estadísticas de la Cámara Peruana del Libro muestran que cada año se importan más libros a pesar del negocio de libros “pirata”). Ok, no es tu autor favorito, pero de acuerdo a Beto Ortiz, Luis Corbacho vendió 300 ejemplares de su Morir maquillado (Estruendomudo, 2011).

Luis Corbacho, sí. ¿No te gusta? ¿Qué nombre hubieras preferido?

Y allí comienzan los problemas. Reto a los lectores de este blog a nombrar diez autores peruanos menores de treinta años que haya que leer de todas maneras. O cinco.

Digamos que los cultivados lectores del blog ya tienen su top5 de autores peruanos menores de treinta años que hay que leer de todas maneras. Se agradece. Luego viene la pregunta, ¿dónde un lector promedio del Perú se va a enterar de su existencia? ¿Cuántas columnas promotoras de la lectura existen en los medios escritos? No me refiero solamente a crítica literaria, sino aquellas columnas que todas las semanas van a comentar todos los libros posibles para fomentar la lectura. De las pocas existentes, una que sobresale es la de Jorge Eslava en El Dominical: No se detiene tanto en la crítica, como en promover y levantar publicaciones dirigidas a niños.

Y eso es lo que ha venido haciendo Gastón Acurio en su programa Aventura Culinaria desde hace tiempo. Casi nunca hizo crítica culinaria, sino más bien ir tanto a restaurantes caros como a puestos de comida en mercados. Su objetivo no era, lo entiendo así, solamente formar un gusto “culto” sobre la comida, sino crear mercado, promover tanto oferta como demanda. Claro, con el tiempo entendimos la diferencia entre el “mmm” y el “MMM”. Pero pocas veces dijo “este plato no sirve para nada”. Lo suyo fue un plan al que convocó tanto a chefs, cocineros y cocineras, medios de comunicación, sector privado y académico, público, etc. Y bueno, Mistura es lo que es ahora.

¿Cuánto gasta una persona promedio en Mistura? ¿50 soles? ¿60 soles? El año pasado a Mistura fueron cerca de 200 mil personas, a 15 soles promedio por entrada. Se vendió más de un millón de panes y 220 mil platos de comida (fuente RPP). Entonces, el argumento de la falta de dinero no existe. Si tanta gente puede gastar en comida, ¿puede gastar en libros? ¿por qué no?

Como hemos señalado en líneas anteriores, el “modelo Gastón” (creo que a Acurio le gustaría que se hable del “modelo APEGA”) es un proceso que ha involucrado a un conjunto de actores. Los productores de platos (chefs, cocineros y cocineras) no lo hubieran podido hacer solos. Es difícil tener un Gastón Acurio que se mueva tanto en una cocina como delante de una cámara, y lamentablemente eso no hay (o no sabemos que existe) para la industria editorial.

Luego, debemos dejarnos de cosas de solo quedarnos con la literatura (para la) crítica. Eso lo tiene clarísimo Alvaro Lasso (vean su entrevista con Luis Carlos Burneo para La Habitación de Henry Spencer). La industria editorial es un negocio y hay que ser diestro para mantener la calidad y la cantidad de la oferta. Otro ejemplo es el de la literatura fantástica peruana. Elton Honores en su blog y Hans Rothgiesser en el suyo vienen promoviendo decenas de libros de dicho género escritos por autores peruanos. Literatura que se viene ganando su espacio a pulso.

Sin embargo, la gran diferencia es que no hay un análogo a la piratería editorial para la gastronomía. Algo se debe hacer allí, mucho más que requisas e intervenciones policiales que hasta ahora no han generado ni un impacto real. La lucha contra la piratería editorial debería ser parte de una estrategia mayor que implique tanto ampliar el mercado editorial como también permitir el acceso a los libros (bibliotecas urbanas y rurales, como la de Cajamarca). También la promoción de licencias abiertas como las Creative Commons o el iniciativas como la del Open Access. La industria editorial tiene mucho que aprender de la llamada Era de la Información, de las redes sociales y de la descarga directa. Si dejaran de estigmatizar primero la descarga directa, claro está.

La Cámara Peruana del Libro está lejos de ser la APEGA de los libros. Tal vez, planteándose una estrategia de mediano y largo plazo, pueda en algunos años incorporar a la imagen de la Marca Perú, no sé, a Vallejo, Arguedas.

“Ustedes tienen derecho a leer buena literatura”. ¿Suena bien, no?

Perútags:

30 thoughts on “La literatura necesita su Gastón Acurio

  1. Interesante el articulo; pero ya que acudiste a una analogía para lograr el articulo; me remito a ella para dar un pequeño punto extra (si se puede, claro) … dices que se necesita un Gaston Acurio; que alguien que promocione, y se concientice en formar un espacio para la literatura (sabiendo la realidad de la misma). Pero la cuestión, es que su cruzada por un mejor escenario de la cocina, que logro Gaston, no es simplemente por un deseo propio de pensar en algo en su cama, y ya esta; lo empezó. Se ve (y el lo dejo claro) que su principal trabajo de el, fue que al conocer, tantos; pero tantos lugares de calidad, donde comer, que sintió la necesidad de apostar por un espacio, donde todos sean compartidos. 

    El una vez declaro, que no hubiera empezado esa aventura, si no hubiera sido por la señora Teresa Izquierdo, que fue de las personas que lo motivaron a creer que era posible, esto que estamos disfrutando todos en Mistura; yo creo (a mi parecer) que lo que se debería buscar, no serian gastones que promocionen libros porque sienten que así habría mas mercado; sino Teresas Izquierdos que hagan sentir, sabor, gozo y textura de cada libro, cada párrafo, hasta el punto de olerlos, devorarlos (en el sentido literario de la palabra ;D) y sentirse tan maravillado, que no se pueda resistir a que sean divulgados, conocidos; y aun mejor organizados, como lo esta haciendo apega.

    No soy mucho de leer autores peruanos nuevos (la verdad es que conozco a pocos, por no decir ninguno; y créeme que si he querido recomendaciones, pero en la época en la que buscaba, nadie me daba; siquiera un atisbo de a quien debería de conocer, o alguien que valiera la pena. Una pena la verdad, pero así estamos); y las poquísimas veces que fui por una facultad de letras, es ir solo a ver como publicitan autores desconocidos (pero mayores de 50); o ver solo talleres para debatir, algo que no entendía de plano (pero que querría conocer, como todos); pero al entrar, me sentía como un extraño, a tal punto; que me retiraba, y cosas por el estilo.

    Y bueno, solo una pequeña opinión, para sentir mi parecer sobre este tema; espero sirva de algo para no seguir discutiendo mas sobre este tema; los libros se merecen mas de lo que esta viviendo. Un saludo.

  2. @zerojuls, me gusta eso de Teresa Izquierdo. Y creo que hay Teresas Izquierdo en el Peru, solo que no los conocemos. Hay harta chamba de promocion. Muy buena tu cronica. Un abrazo Enviado desde mi BlackBerry de Claro.

  3. No sé si sea necesario un sujeto mesiánico como Gastón como para tener nuestro ‘boom literario’. Eso más bien suena a apuntar a tener un único ‘paradigma’ en la literatura peruana, cuando en realidad siempre han existido varios. Lo que sí, es necesario reforzar y reconocer el rol del mediador (crítico, gestor, investigador, empresario) entre la producción y el público lector. Justamente lo que veo es que el post, hecho con muy buena intención, no es muy consciente del valor e influencia de muchos movimientos que no están en el ‘mainstream’ las grandes editoriales, principalmente en provincias. Creo que esa lógica se corresponde a cuando en Twitter sugieres que la Feria del Libro de Lima se convierta en Mistura, cuando para empezar la Feria debería primero mirar al resto del país para mirar afuera con seguridad. El disgusto por tener a Corbacho como escritor inaugural es porque una vez más la organización le da la espalda a la misma producción que tiene. Incluso, bajo la lógica de ‘FIL como Mistura’, compáralo con que MVLL inauguró la FIL de Buenos Aires (¿se puede comparar?). Si no me equivoco, la CPL recibe el local de Jesús María gratis o a un precio muy bajo y además el Ministerio de Educación los auspicia. Es decir, si ellos reciben subsidios del gobierno central y local, ¿Ellos, también de manera recíproca, ofrecen descuentos a editores de provincias y/o independientes para los cuales pagar miles de dólares por stand es imposible? No. Sobre el tema de la importación de libro: Es cierto, se importan, pero, ¿Qué tanto le interesa a las editoriales visibilizar al mismo tiempo a los escritores locales? ¿Que libros vemos primero al entrar a una librería? ¿y qué libros importan? Nadie dice que no ganen dinero pero, ¿Acaso bajan los precios de editoriales como Anagrama? ¿Acaso bajan el 40% de regalías que pueden sacar las librerías por cada libro importando que venden? Sobre tu pedido: sólo porque no aparecen en las reseñas de Somos o El Dominical no significa que no existen 5 o más escritores jóvenes peruanos a mencionar. Entonces, yo no estoy tan seguro de seguir fortificando una estructura que por su naturaleza no la veo muy inclusiva. Tampoco diga que hay que dejarla de lado; existe gente muy buena y capaz que la conforma, pero simplemente no es la única forma. Muchos gestores trabajan y nadie los ve considera porque no son parte de esos espacios legitimados. Por ejemplo, pienso en espacios que están entre lo virtual y físico como Mareal Cultura, REDLIT, Siete Esquinas, SienteMAG, Editoriales como Río Santa (Chimbote) o Cascahuesos (AQP) Ed. La pregunta sería: ¿creamos nuevos canales de redes consistentes o esperamos que un Gastón Acurio nos una a todos? 

  4. Américo, se me pasó lo del trabajo importante de promoción de la literatura fuera de Lima (por ejemplo, lo de Chimbote, Iquitos, Arequipa). Es cierto.

    No estoy de acuerdo con lo de Corbacho: 1) Fue editado por una editorial local (Estruendomudo), 2) No es cierto que haya inaugurado la feria (ver el link al post de Beto Ortiz).Me quedo con lo que señalas en el primer punto y que es parte del espíritu del post: Necesitamos una organización más parecida a APEGA y menos parecida a la CPL, que no hay mostrado una capacidad para posicionar la FIL. Son años y años de lo mismo. No creo en caudillos, pero sí en procesos.

    Gracias por el comentario!

  5. Una cosa no me queda clara: ¿los 300 ejemplares vendidos por Corbacho se está tomando como caso de éxito? 

  6. Me parece acertada la comparación que haces entre el fenómeno de la gastronomía nacional y la literatura en cuanto al impulso que ha tenido la gastronomía con un Gaston mediatico y la articulación de todos los actores. Lo que no me parece acertado es pretender que el desarrollo deba comenzar promoviendo a autores nacionales, esta claro que tenemos buenos referentes literarios pero no puedes aplicar la misma receta para situaciones distintas.

  7. Pocas Madres en el Peru les leen cuentos a sus hijos. Ahi empieza el verdadero problema, porque al fin y al cabo la lectura es un habito sano que se tiene que inculcar desde la infancia. Y ademas todo se complica con el desastroso sistema educativo que tenemos (Generalmente las bibliotecas son cuartos con libros amontonados por aqui y por alla). Cabe antotar que tampoco tenemos un sistema eficiente de bibliotecas publicas.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca
    http://www.finlandia.es/public/default.aspx?nodeid=36870&contentlan=9&culture=es-ES
    http://www.jobandvisa.com/spanish/i-canada-education-system-02.php

  8. Lo primero que habría que hacer es romper el mito de que el Dominical o la revista Somos de El Comercio es un buen indicador de buena literatura con sus reseñas amañadas y culto a la insipidez literaria -como cuando se recomienda como grandes trattorías a simples pizzerías; segundo, despedir a Doris Moromisato de la dirección de la Feria del Libro y poner a alguien que sí sepa de la buena literatura, alguien formado en el oficio -Gastón se formó en París (no pido tanto en el caso del literato)-; tercero, acabar con los planes de lector de editoriales que estupidizan a los escolares con libros de bajo nivel escritos por los mismos editores o, que su control pasa al Ministerio de Educación y sea evaluado por gente competente; cuatro, dos o tres Premio Nacionales de Literatura, capaz de relievar la buena literatura que se viene haciendo en el Perú desde hace medio siglo y que se ignora; y cinco, romper con el mito de que el escritor de menos de treinta años es mejor que uno de cincuenta sòlo por el hecho de tener treinta, sobre todo de novelistas, cuando se sabe que las mejores novelas se escriben pasado los cincuenta. Y último, deshacer las mafía de las redes literarias donde pululan jovencísimos “académicos” arribista y editores estafadores…

  9. En este medio, vender 300 libros en cuatro días, no sé si éxito, pero es parte de tu línea de base.

  10. Lo que planteo es promover la industria editorial nacional. Eso va a pasar, por ser el elemento diferenciador, en la promoción de autores nacionales.

  11. Por eso, yo levantaba en particular el trabajo de Jorge Eslava. Lo tuve de profesor en el colegio (junto con otro capo de la promoción de lectura, Óscar Limache). Creo que lo que hace desde su columna es muy bueno.

  12. Comparto la idea de que el campo editorial es un negocio, pero un negocio que debe ofrecer productos buenos. ¿Diez escritores menores de 30 años que se deba leer “de todas maneras”? No existen, creo. Entre los 30 y los 40 años sí hay más de diez, sin duda. ¿Pero menores de 30? Desásname, por favor.

  13. Interesante articulo. Me hice la misma pregunta (la de los autores) y la verdad no encontre nada en mi disco duro. Reconozco que no soy un bibliofilo y si un bibliofago y cuando leo leo por varios motivos y no necesariamente por alguna “critica literaria”. Pero te cuento una experiencia que me hizo entender el fenomeno del libro  Harry Potter en otros paises. Compre por casualidad los libritos de “Sobrenatural” del Correo y la trama de suspenso ambientada en el Peru me gusto (supongo que debe haber mil de ejemplos mejores pero no los conocia) y se los di a mi sobrino. Le encanto!!, tanto que empezamos a buscar, èl mas relatos fantasticos peruanos y yo las novelas de Eduardo Benavidez (compre “los años inutiles” y “Un millon de soles” y mi sobrino otros mas. Mi sobrino les paso a sus patas del cole y se me ocurrio que ese tipo de tramas ambientadas en Peru (tanto que se les ocurrio buscar si habia cuentos ambientados en el incanato o con el señor de Sipan) divertidas en la generacion multimedia podria servir para sembrar la semilla de la lectura

  14. Pajas tus comentarios en tu blog (invito al resto a leer el post de Pollo en http://0enliteratura.blogspot.com/2011/08/las-editoriales-necesitan-gaston-acurio.html). Intentaré comentar aquí lo que dices.

    En primer lugar, partes de un lugar normativo para definir lo que se debe leer. ¿Todos tienen que leer libros? ¿Por qué? Nuevamente, están allí las cifras sobre compra y venta de libros de la CPL, TODOS los informes desde el 2005. Si no te gusta lo que la gente lee, ese es otro problema. Pero la gente lee, y bastante.

    Ahora, es cierto lo que dices: Nunca es suficiente. Entonces, ¿cómo hacemos? ¿cómo hacemos para promover demanda y mercado de libros? Yo estoy lejos de plantear que la solución sea un caudillo a lo Gastón Acurio. Es más, Acurio ni siquiera es un caudillo dentro de Apega, donde hay gente que la ve (como Mariano Valderrama, actual presidente de Apega). Es la suma de actores lo que ha hecho que el espacio funcione. 

    Finalmente, tú dices “ni siquiera estoy tan seguro que sea bueno, per se, crear esta demanda”. Ya pues, si no estás seguro que haya que crear demanda, estamos en lugares distintos. Ya para qué hablar de industria.

    Igual gracias por el comentario y el post. En serio. Saludos.

  15. Julio Cabrejos, tiene 37 años, pero ha escrito la saga de Pequito el Aventurero,  una historia que combina aventura de un niño de la calle con historia del perú, muy bueno apra inicar a los niños en el hábito y placer de la lectura….

  16. Tienes razón en que la propuesta de Gastón no es personalista sino que viene de la conjunción de diversos actores.

    No digo exactamente que no me gusta lo que la gente lee, sino que en el Perú se lee poco, según mi experiencia y ciertas estadísticas(al menos las estadísticas de compra de libros y de libros leídos difieren bastante). En ese sentido, creo que difundir la lectura y difundir la industria editorial son cosas relacionadas, pero distintas. Se puede difundir la lectura sin difundir la compra de libros: cosas como red de bibliotecas, descarga de libros gratuitos por Internet y otras cosas que bien mencionaste.

    Me alegra que te haya parecido interesante el post, gracias por la recomendación, saludos

  17. muy interesante el articulo como ya se ha mencionado…pero yo creo que en lugar d estar esperando a una persona que haga algo para promover la literatura en el país, creo que nosotros mismos deberíamos primero exigir que se reduzca los impuestos abusivos a la importación d libros… así creo que se podrá luchar contra la piratería que tanto daño le hace a las publicaciones nacionales…yo pienso que no deberíamos esperar a un superhombre que saque del olvido a las publicaciones independientes, no, nosotros mismos y algunos mas que otros-por tener espacios como es- tienen la obligación de hacer eco a las publicaciones nacionales, pues el talento abunda acá…lo que pasa es que no se les da las facilidades para que sus creaciones se difundan…y es ahí donde reside el problema…repito muy interesante…pero no esperemos a una persona…seamos artífices de la difusión de la literatura peruana…

  18. 1.- Si la cifra de 2 libros al año sigue igual (la dijo Trathemberg hace algunos años) entonces no es exagerado decir que en Lima no se lee. La gente come, en cambio, tres veces al día.
    2.- Comer es parte de una ceremonia social. Nadie lee en voz alta, con los amigos. A lo más se ponen a conversar en el cine.
    3.- Si me guío de lo que dijo MVLl en su discurso, la ficción es un placer porque nos lleva a tener experiencias que de ningún modo uno mismo podría tener. Esa función ya la cumple el cine y la televisión.
    4.- Cuando uno come, lo que hace es morder, masticar, saborear, tragar y etcétera. Para leer en cambio hay que concentrarse horas y horas. Para la mayoría, leer es como ir a un gimnasio: un ejercicio que no se hace por puro placer (como sí lo es jugar fullbito o comer).
    5.- Por último, ¿cúal es el problema con que nadie lea libros? Preferiría que la gente lea artículos o columnas y los lea bien a que se llene la boca con que leyó tal o cuál libro y no entendió nada.

  19. 1.- Si la cifra de 2 libros al año sigue igual (la dijo Trathemberg hace algunos años) entonces no es exagerado decir que en Lima no se lee. La gente come, en cambio, tres veces al día.
    2.- Comer es parte de una ceremonia social. Nadie lee en voz alta, con los amigos. A lo más se ponen a conversar en el cine.
    3.- Si me guío de lo que dijo MVLl en su discurso, la ficción es un placer porque nos lleva a tener experiencias que de ningún modo uno mismo podría tener. Esa función ya la cumple el cine y la televisión.
    4.- Cuando uno come, lo que hace es morder, masticar, saborear, tragar y etcétera. Para leer en cambio hay que concentrarse horas y horas. Para la mayoría, leer es como ir a un gimnasio: un ejercicio que no se hace por puro placer (como sí lo es jugar fullbito o comer).
    5.- Por último, ¿cúal es el problema con que nadie lea libros? Preferiría que la gente lea artículos o columnas y los lea bien a que se llene la boca con que leyó tal o cuál libro y no entendió nada.

  20. Es interesante el planteamiento que haces… sin embargo es un tanto irreal… el tema principal es muy muy diferente, el tema del consumo culinario es un acto que no requiere nada mas que el simple acto, es decir… es viernes por la manana y se me ocurre que quiero comer un buen ceviche… no necesito planear el plato, no necesito ponerme a pensar en un tiempo determinado, es mas casi no necesito siquiera pensar en algun lugar determinado… puesto que en general casi en cualquier lugar puedo encontrar un plato de ceviche y casi tendre el mismo resultado ya sea que elija uno u otro puesto para hacer el consumo de dicho plato… si no me gusta el plato pues no regreso mas a “ese” local en particular… pero la vida continuara sin mayor incidencia… ahora que si me gusta mucho un lugar pues es probable que regrese en muchas otras ocasiones al mismo local y ademas lo vaya a recomendar entre mis amistades…

    El tema del libro es absolutamente diferente… primero si debes pensar en un libro al que por alguna razón quieres leer, quiero decir que la decisión no es tan espontanea… segundo debes tomarte el tiempo de leerlo y ademas de formarte una percepción del mismo… en lo particular no soy de los que piensan que una vez que inicias un libro debes terminarlo… particularmente leo un libro si me gusta, en el caso de que no me guste lo dejo y ya… lo cual me lleva a otro detalle… cuanta literatura que valga la pena se publica en Peru?… y lo digo con un tono triste… de verdad muy triste, por que no es posible que un autor como Corbacho sea un digno representante de lo que es la literatura… si rehuyo las novelas de televisión por que siento que no me son capaces de aportar absolutamente nada… con mayor razón rehuyo a estos escritos… no solo por el hecho de que lo que este “senior” escriba me resulta absolutamente intrascendente, sino por las múltiples declaraciones que realiza y por lo deplorable que es su vida en internet y su blog… por los constantes ataques a muchas mujeres peruanas que son victimas de sus declaraciones que no se miden en adjetivos despectivos… que serian criticados por cualquier civilización con un mínimo de criterio.

    También hablo por un libro del cual hace poco me hablaron… no recuerdo el titulo… era algo así como “Peruanidad for dumies” en el cual se hablaba de particularidades negativas de los peruanos como si estas fueran grandes dotes… creo que el tema de aceptar un mal común y reirse se esta haciendo una practica demasiado común sin ponerse a pensar en los males que aqueja a una sociedad ser conformista con sus propios problemas y tomarlos como algo normal… y peor aun asumir algo malo como si fuere bueno. Lo mismo sucede son una revistilla (la llamo así por que realmente no se como llamarla) titulada “El Manual del Pendejo”

    Entonces: estoy absolutamente de acuerdo contigo en que se debe promover la cultura, la lectura, la producción intelectual, el plasmado de ideas para que estas sean compartidas y enriquecidas… lo que no estoy de acuerdo es que se deban vender libros solo por que si… no es posible que cualquier cosa sea considerada un libro… no es posible que se dignifique cualquier adefesio por el solo hecho de estar escrito… si yo soy critico con la televisión  por que esta muestra por lo general puros programas farandula, burlescos que culturalmente no aportan en nada… con la misma severidad debo formar juicios de valor contra los libros que no son capaces de aportar nada… que no son capaces de mejorar o transmitir o siquiera llamar a la reflexión… Literatura SI… basura escrita NO

  21. Te lo puso uno de los comentaristas anteriores y no respondiste.

    Comer es fácil; leer, no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *