En mis tiempos, que no ha sido hace mucho, la gente de mi generación se movilizó harto y mucho cada vez que avanzaba un poquito la negociación del Tratado de Libre Comercio. Entre los argumentos que se esgrimieron estaba el que el Perú no estaba preparado para competir con Estados Unidos, que además Estados Unidos subvencionaba a sus agricultores, todo.

El presidente electo Ollanta Humala y Barack Obama se reunieron
Foto por Periodismope. Todos los derechos reservados.

Bueno, ahora con el gobierno de Ollanta Humala se viene un nuevo tratado, el Trans Pacific Partnership Agreement (TPPA). Y se viene ahora, a la vuelta de la esquina. La última reunión preparatoria es en Lima, a finales de octubre. La idea, según lo esperado, es que en esta reunión concluyan las negociaciones y que luego se presente el documento final en la reunión de líderes de la APEC en Honolulú.

Para efectos de los internautas, se ha filtrado parte de la posición norteamericana, la sección que compete temas de propiedad intelectual. Los temas que Estados Unidos pone en la mesa son (vía Alt1040):

  • 70 años de copyright después de la muerte del autor
  • Medidas de protección para el entorno digital más allá del los tratados de internet de WIPO
  • Capacidad de ISPs para identificar usuarios
  • Incentivos legales para que ISPs cooperen con titulares de derechos a identificar y detener la transmisión de contenido
  • Criminalización de uso sin fines lucro

Traduzcamos. A nivel mundial es la World Intellectual Property Organization (Organización Mundial para la Propiedad Intelectual) la que vela y dirime los casos de infracciones a la propiedad intelectual, que ve el tema de la piratería, etc. La propuesta norteamericana es ir más allá de la WIPO. Las ISP son las empresas proveedoras de internet, como Movistar o Claro. Lo que quiere Estados Unidos es que estas empresas puedan ver qué información es la que descargan los usuarios, para así identificar a los que están bajando material protegido con la (c). Pero, claro, para eso las ISPs tendrían que “abrir la correspondencia”, funcionar como una aduana y avisarle a las autoridades quién hace qué. Podría devenir en una violación a la privacidad de los usuarios de internet.

Estos son temas sensibles y debería comenzar a discutirse, toda vez que concluya la fase de negociación y se lleve el tratado al Congreso para su ratificación. Claro, esta es una negociación que ya es parte del actual gobierno, que además tiene mayoría, así que quién sabe. Sobre las aristas jurídicas de este nuevo tratado, pueden ver lo escrito por Óscar Montezuma en @c-noia o la sobrerregulación de los derechos de autor en internet (que continúa en una segunda parte).

Es un tema que puede terminar afectando a muchos, desde los pequeños emprendimientos digitales y también a los internautas en general. No sabemos nada de la posición peruana y sería un buen momento para presionar para que se haga público lo que se negocia en secreto.

Veamos. Ojalá que la sociedad civil que se movilizó antes también se mueva nuevamente. Digo, entiendo que hay ahora varios amigos en el gobierno, pero este es un tema que siempre fue sensible.