El aprendizaje social del copy and paste

Vengo realizando unos talleres sobre uso de internet con adolescentes de tres colegios de Independencia. Es, para mi, una oportunidad para observar y dialogar con chicos de catorce años, aproximadamente, sobre los usos de internet, sobre sus expectativas en la tecnología, sobre la forma de socializar frente a un monitor.

Adolescentes creando su perfil en Facebook

Para empezar, son colegios nacionales y bastante pobres. Uno de ellos tiene un muro que está a punto de colapsar, junto al patio de recreo. Los chicos entrenan básquet en aros que están a punto de caerse. Pero, dentro de todo, los profesores hacen lo que pueden sino más.

La primera clase consistió en una introducción al tema de crear un perfil en internet, qué significa, conversar con los chicos y chicas por qué alguien quisiera tener otro nombre y otra foto en su perfil de Facebook (“el feis”), de Hi5 (“el jai”) o del Messenger. Las respuestas pueden parecer obvias (“porque quiere que no lo reconozcan”, “porque su nombre no le gusta y quiere ponerse uno bonito”, etc.), pero luego se armó un pequeño debate, donde varios contaban sus experiencias y temores por quien pudiera aparecer al otro lado del monitor.

Luego de la exposición, los adolescentes armaron su perfil, respondiendo algunas preguntas básicas. Cuando se enteraron que el perfil iba a ser escuchado por todos los del salón, varios se animaron a modificarlo. En efecto, algunas cosas es mejor que solo quede en el ámbito privado. Terminamos y el material sobre el que se armó la exposición es entregado y repartido. Eso porque mucho más que tomar nota, quiero que conversemos y discutamos. Creo que lo logré y varios han participado opinando o contando experiencias. El uso del Prezi además los mantiene atentos a la voz y a las imágenes que contextualizan la exposición.

Al final, ya cuando voy guardando los plumones de la pizarra, un chico se me acerca y muy preocupado me pregunta “Profesor Morsa, ¿va a haber teoría en el curso? Es para saber si la próxima clase usted va a dictar y nosotros apuntar”. Yo, muy confiado, le dije que la primera parte de la exposición había sido teoría. “Es que generalmente la teoría es con dictado, profesor”, me respondió.

Allí caí en cuenta en las dinámicas que hasta ahora se mantienen en los colegios. Teoría, para los alumnos, es que el profesor dicte y ellos transcriban literalmente todo lo que escuchan. Teoría no es un proceso de discusión de conceptos, que puede darse de manera colaborativa, recogiendo las opiniones de cada uno y contrastándolas con lo empírico. La práctica teórica en un colegio nacional es repetir lo que el otro autorizado (el profesor pero también una página web) dice.

No es casualidad luego que cuando salten a otro nivel educativo (un instituto, por ejemplo), no sepan argumentar. O que en las monografías toda la parte teórica sea un copy and paste de alguna página web. Es básicamente lo mismo que hicieron en los pupitres frente al profesor. E internet ofrece una serie de recursos aparentemente autorizados allí para que los alumnos saquen simplemente. No hay dilema moral alguno.

En fin, puede ser que me equivoque. Pero lo cierto es que hay todo un nudo sin resolver en torno a estos procesos que se dan en el aula con respecto a la abstracción, la construcción de conceptos y la teorización. Todo un reto.

Ya viene el post sobre impresiones del proyecto OLPC desde Independencia.

Perútags:

16 comments

  1. jc.mateus · octubre 30, 2011

    Muy interesante. Yo vengo trabajando hace un par de meses en talleres de alfabetización digital con profesores del mismo lugar (3 colegios también) y mucho de tu análisis se explica en la manera como aún encaran la inclusión de TIC en la vida escolar. Sería paja si intercambiamos ideas una vez terminen los talleres. Por ahora, utilizaré tu post para una discusión con los profesores la próxima vez. Saludos, jc.

  2. Anónimo · octubre 30, 2011

    De hecho hay que juntarnos @juliussinmundo! Saludos

  3. Koke Contreras · octubre 30, 2011

    Copiar y pegar es la práctica más común y la más directamente relacionada al uso de Internet. Pareciera que se ha levantado una estructura muy sólida sobre que hacer cuándo estamos frente a Internet.
    Un docente envía un trabajo para “que investiguen en Internet sobre los Caldeo Asirios” y los púberes hacen uso de Google y toman lo más cercano en el listado de resultados. Copian, pegan, cortan algo, vuelven a pegar y finalmente van a imágenes y toman las “más chéveres”. El proceso culmina con la impresión. Quien tiene impresora a color en casa (pues papá o mamá la compró para que el chico presente sus trabajos) la hace a full color. Fotos grandes, por allí hace uso de la edición de su procesador de textos y le da más tóques cosméticos. El trabajo ya casi está listo, es un mini mamotreto de 25 a 30 páginas, tiene su peso (me acabo de acordar de un profe que el colegio corregía al peso).
    Paso final se presenta con una sonrisa de oreja a oreja y el profe o la profe le dice al inquieto púber: “excelente, que lindo trabajo me has presentado”.

  4. Koke Contreras · octubre 30, 2011

    Espero con ansias el trabajo de OLPC, me imagino que nos acompañas en el SugarCamp 2001 en Escuelab este 18 y 19 de noviembre…. Allí nos vidrios…

  5. Manuel Vargas Alegria · octubre 30, 2011

    Me parece que el nudo se encuentra en las aulas donde se formaron los docentes que enseñan ahora a los alumno por que lo usted describe (que no es una situación nueva) tiene su origen en ese punto, desde mi punto de vista.  
    Es el momento de repensar en como se enseña y como se aprende en las facultades de educación de las distintos institutos pedagógicos, universidades, públicas o privadas, del país. La situación descrita es el síntoma, tenemos que ir a la causa… 

  6. Anónimo · octubre 30, 2011

    Manuel, de hecho debemos ir a la causa. Un profesor no puede esperar que los alumnos aprendan todo de él. Mucha de la información la va a encontrar en la red. La chambaza es más bien ver que el alumno tenga las habilidades para tener su propio criterio al momento de construir y armar contenidos. Saludos!

  7. Anónimo · octubre 30, 2011

    Koke, estos meses estaré out. Mi experimento genético ya va a nacer la próxima semana. Pero de hecho estaré siguiendo de cerca todo. Ya espero regresar a las reúnas de Escuelab pronto! :)

  8. Anónimo · octubre 30, 2011

    Claro, porque es casi lo mismo que está acostumbrado el alumno en clase. “Copia” el contenido que escucha y lo “pega” tal cual como transcripción en su cuaderno. Y el profesor felicita a quienes lo hacen mejor. No hay allí ningún tipo de trabajo crítico ni de transformación. Hemos pasado de las láminas Navarrete al copy and paste de Wikipedia. Saludos!

  9. Juanfer · octubre 30, 2011

    No es lo mismo Morsa, es PEOR!
    La educación memorística y repetitiva basada en tiza/pizarrón y papel/lápiz  cuando menos desarrolla la memoria y -con suerte, o sea la suerte de tener un profesor medianamente instruido- la ortografía y la redacción (bueno, menos ésta última, pero algo).
    Cuando los escolares hacían trabajos hace algunos años debían cuando menos leer el libro mientras copiaban, ahora ni siquiera leen lo que copian sino que apenas ojean las primeras líneas.
    saludos

  10. Anónimo · octubre 30, 2011

    ¿Memoria sin razonamiento? Me trae a la memoria (no pun intended!) el relato de Borges, Funes, el memorioso. Como en la historia, el alumno se acostumbra a repetir, no a abstraer.

  11. Victoria · octubre 30, 2011

    No te equivocas, asi es en colegio nacional.. es en colegios privados buenos diferente? Honestamente no lo se. Yo en esos anhos ni sabia que era plagio, solo pensaba que plagiar era guardar un papelito pequenho con datos o fechas durante el examen, no sabia que copiar y pegar para alguna monografia tambien lo era, era hasta usuaria del rincondelvago.com y claro yo ni enterada que eso no solo estaba mal, sino que era tambien malo para mi aprendizaje. Hey, tu que puedes hablar con esos jovenes diles que esa no es la mejor manera de aprender (no solo del copiar y pegar, tambien del transcribir todo para memorizar sin analizar), que sepan de una vez las limitaciones del tipo de ensenhanza que reciben, porque aunque sea obvio te aseguro que muchos de ellos en realidad no lo saben. 
    Victoria.

  12. claudia · octubre 30, 2011

    qué paja que al final hayas ido tú a dar los talleres. de hecho es toda una experiencia, no? ya me contarás

  13. Carlos Pedreros · octubre 30, 2011

    Es necesario implementar estrategias más eficaces de documentación a mí me ha servido el arte visual como insumo para que los alumnos tengan necesariamente que procesar la información presentando una síntesis luego de un profundo análisis. Este aporte sirve tanto para las ciencias como para las humanidades.

  14. Manuel Vargas Alegria · octubre 30, 2011

    Justamente, ese es el tema.. como se formo el profesional que tiene que enseñarle “las habilidades para tener su propio criterio al momento de construir y armar contenidos”… además del pensamiento critico, resolución de problemas, etc. En esa dirección va mi comentario, es decir, ¿Donde y como se forman aquellos profesionales docentes (y no docentes) que enseñan esas habilidades? ¿Cómo sabes que estas desarrollando esas habilidades en los estudiantes si no tienes formación profesional en pedagogía? 
    Ahora que usted es el especialista en nuevas tecnologías de la información y comunicaciones (Convocatoria Nº 602 – CAS-2011-MML-GA-SP) me parece que será interesante observar como redefine el proyeco MuniNet. Este fin de semana estuve dando clases allí y en verdad, como usted menciona, los más adolescentes tienden pues a no razonar casi nada y apenas los invitas hacerlo la situación se les complica enormemente. Pero, ellos (losa alumnos) no van a razonar por su propia cuenta y riesgo, necesitan un profesor (pedagogo o de cualquier otra carrera) que los pueda orientar… Saludos… cordiales.   

  15. Javier Del Carpio López · octubre 30, 2011

    hola Morsa,
    podemos trabajar contigo en el proyecto formación básica alternativa te envie una invitación al grupo 

    saludos
    Javier

  16. Pingback: El aprendizaje social del copy and paste (3) | elmorsa.pe