Revisando viejos mapas de inicios del siglo XX, nos dimos cuenta que Lima (antes del oncenio de Leguía) había planificado su crecimiento alrededor de la llamada “Avenida Central” (también llamada “Avenida Piérola”). Una avenida además ancha para prevenir el futuro crecimiento automotor de una ciudad que se proyectaba moderna e industrial. Se avanzó, se creó esa avenida que debía partir de Plaza de Armas y llegar al mar, desde donde todo el resto de avenidas debían ser perpendiculares. Como con la Vía Expresa, faltó un poco, cerca de cuatrocientos metros solamente, para terminarla.

¿No saben cuál es?

brasil jiron de la union
Hacer clic sobre la imagen para ver más grande

La Avenida Brasil iba a ser nuestra avenida Central. Llegó Leguía y la cambió por una avenida más señorial, apuntando al bicentenario, con grandes casonas y una alameda central. Una avenida además que no es apta para un volumen alto de tránsito.

Otra avenida no terminada. Debía comenzar en La Victoria y terminar en el mar. Se lo impidió un Fundo (el Fundo Pando) y algunas inmobiliarias. Pero, gracias a Google Maps, podemos ver todavía las huellas inconclusas.

28 de julio
Hacer clic sobre la imagen para ver más grande

Ahora, es posible incluso que la avenida Precursores haya sido parte de esa planificación. Quién sabe.

Un caso más pequeño, pero que por anecdótico no deja de revelar lo mal planificada que es la ciudad, es la conexión entre las avenidas Ayacucho e Higuereta en Surco.

ayacucho higuereta
Hacer clic sobre la imagen para ver más grande

Una cuadra solamente separa ambas avenidas. Sin embargo, algo impidió que ambas tuvieran una buena conexión.

¿Qué otros casos se conocen?

(No vale San Borja, que debe ser el distrito más desordenado de la provincia).

Perútags: