En Tarapoto, las sucursales de APDAYC cobran doscientos soles a los Papa Noeles motorizados que ponen villancicos. La noticia apareció en La República.

poor Santa Claus
Pobre Santa Claus por Hape Gera. Algunos derechos reservados.

Ahora, no es que la figura sea ilegal. APDAYC está facultada por la Ley 822 de Derechos de Autor a cobrar a cualquier persona natural o jurídica por cualquier canción que se encuentre en su repertorio (incluyendo aquellas que están en los repertorios de las sociedades de gestión colectiva asociadas de otros países) en contextos comerciales. Así, por ejemplo, un taxista que pone música mientras hay un cliente a bordo. O una peluquería que pone Radio Ritmo Romántica mientras alguien se hace la manicure. Para la ley no hay distingo alguno entre un taxista, una peluquería, un Papa Noel y una discoteca.

En España Cataluña, las peluquerías reaccionaron contra las sociedades de gestión colectiva pidiendo a los clientes que llevaran su propia música, lo que, según su ley de derechos de autor, no significa infracción alguna. Algo parecido podría promoverse en el Perú, imagino (abogados a mi). Otra opción es promover el uso de música con licencias abiertas como las Creative Commons.

También ir sensibilizando a los creadores de música a usar ese tipo de licencias, justamente para evitar el sinsentido de ir cobrándole a los pobres Papa Noeles en Tarapoto.

Otrosí: Los simpáticos amigos de APDAYC le han echado el ojo a Youtube. Yara.

Más: APDAYC en Acción

Perútags: