El aprendizaje social del copy and paste (3)

Este es un intento por pensar el plagio y el copy and paste en la educación, fuera de cualquier discusión moral, en términos de bueno o malo. El objetivo es más bien preguntarse si el problema, más que ético, es de la propia forma de enseñanza.

365 Days - Day 74 - Another Clone Attack
Otro ataque clon. Por Aunti P. Algunos derechos reservados.

Dicto el curso de Realidad Nacional en un centro de estudios superiores. Es la primera vez que lo hago y más o menos organicé los temas y el aula en torno a temas y preguntas para motivar el debate. Mi interés era (o es, ya no sé) que los chicos salieran con criterios básicos para entender temas de coyuntura, con algo de perspectiva histórica y comparada. Así, entre otros temas, como obligados salió la discusión sobre el Proyecto Conga, y si era más importante la necesidad de construir puentes de confianza entre las instituciones y la ciudadanía y si eso era posible sin restituir el principio de autoridad. Mi idea era que ellos formularan las respuestas en base a ver casos comparados. También ver que las decisiones del estado nunca son fáciles porque siempre se maneja con presupuestos ajustados.

Divago un poco sobre el curso para entrar a otro asunto. Parte de mi idea era terminar el curso con una monografía, sobre un tema libre que ellos elegirían; me entregarían primero el planteamiento del problema, luego, semanas después, las fichas bibliográficas y finalmente un trabajo que sería expuesto en clase. Aparentemente, todo bien. Además, con mi voz más severa, les dije que el plagio iba a ser duramente castigado con un cero. Se los dije todas las clases, para que quedara claro. Les pregunté si estaban de acuerdo, y todos y todas dijeron que sí. Había consenso.

Llegó el día final. Todos los grupos me entregaron sus trabajos. Todos expusieron y creo, sigo pensándolo, todos expusieron bien. Solventes. Muy pocos alumnos usaron sus fichas para saber qué exponían y pocos hacían la de leer ese mal a la humanidad llamado MS Powerpoint. Se los hice saber.

El tema fue cuando tuve que revisar los trabajos. Uno me llamó harto la atención, porque no solamente tenía esa huella del delito del copy and paste que es el uso de distintos tipos de letra en un mismo documento (ya pues ya), sino que incorporaba como anexo un estudio estadístico sobre el tema en cuestión en un distrito limeño. Elementos básicos como para ir al Google, escribir párrafos de la monografía, alistar el lapicero rojo y comenzar a escribir “plagio” sobre cada página, indicando la web del texto original.

Obviamente, el grupo obtuvo un cero por la monografía.

Sin embargo, lo interesante vino después. El grupo comenzó a enviarme correos electrónicos quejándose por la nota. Aceptaban el plagio (no todos) pero casi todos los afectados reclamaban algo que inicialmente me pareció conchudo. “Profesor, pero usted dijo que la exposición estuvo buena, y además, cumplimos con el objetivo del curso que era reflexionar sobre temas de realidad nacional”. Para mi no había nada que discutir. El cero ya estaba en el sistema de notas del centro, informé a las autoridades competentes y apagué la computadora.

Ahora, bien, el grupo de alumnos tenía un punto. Sí, el objetivo del curso era aprender sobre realidad nacional, desarrollar competencias y capacidades para opinar sobre temas de realidad nacional y argumentar posiciones. Todo eso hizo el grupo en cuestión el día de la exposición. ¿Acaso los alumnos tenían razón en su queja?

El trabajo monográfico es un clásico de la educación, sea escolar o superior. Ha sido por excelencia el modo para evaluar el desarrollo de capacidades en los alumnos. Les pedimos una monografía sobre la independencia del Perú, sobre Machu Picchu o sobre los conflictos mineros. Antes de internet, iban a la biblioteca (de existir en la casa, el colegio o en el instituto), buscaban una enciclopedia, y tomaban nota apresurada de todo lo que podían. Luego el alumno salía raudamente a la librería a comprar la lámina Navarrete para ilustrar la monografía. El profesor veía el trabajo, veía que estuvieran los elementos básicos del tema y ponía la nota. Claro, a veces un profesor era un poquito más preocupado, y para saber si el alumno había aprendido tomaba examen y preguntaba:

“Señale cinco características de Machu Picchu”

Y el alumno respondía competentemente. Todos felices, el profesor, el alumno, el colegio, el sistema educativo. No importaba si el alumno había comprendido el significado de Machu Picchu en la sociedad imperial cusqueña del siglo quince.

Con la expansión de internet, el escenario no ha cambiado mucho. El profesor sigue dejando monografías del mismo modo que antes (asumiendo además que la educación pasada era mejor que la actual, lo cual es bastante discutible). El alumno realiza ahora la misma operación (solo que ahora no tiene que transcribir a mano la enciclopedia sino realiza un rápido movimiento de dedos CTRL+C CTRL+V). El sistema sigue evaluando del mismo modo (cinco características de cualquier tema X). ¿Por qué se da el plagio entonces? ¿Por qué el alumno vería como “malo” el plagio, si está respondiendo a los objetivos que el sistema educativo le plantea? ¿El plagio es un problema de internet y de las nuevas tecnologías, o solamente es que se ha hecho más evidente ahora?

Plantearemos al revés el asunto. ¿Y si el problema es del profesor y del sistema educativo? Visto así el dilema del plagio puede tener como punto de partida el propio objetivo del curso y del sistema de evaluación. ¿Cómo así podemos tener como objetivo la formación de pensamiento crítico, si al final nuestra evaluación (el examen de ingreso a la universidad, de grado, etc.) va a ser un examen tipo “cinco características de…”?

Puesto de cabeza el asunto, el plagio es un síntoma o una consecuencia de un problema que escapa al alumno o al plagiario; no basta con plantear reglas tipo “aquí se sanciona el plagio”, sino, sobre todo, replantear la misma forma de enseñar y evaluar en el aula. Claro, eso cuesta en el sentido que significa más trabajo para el docente y mucha más creatividad.

Anteriores:
El aprendizaje social del copy and paste (parte uno)
El aprendizaje social del copy and paste (parte dos)

Perútags:

10 thoughts on “El aprendizaje social del copy and paste (3)

  1. Hola Roberto,
    sobre el caso del grupo que supuestamente pagió información quisiera comentar la parte de “sino que incorporaba como anexo un estudio estadístico sobre el tema en cuestión en un distrito limeño”, habría que precisar si estuvo consignado la fuente de tal información en el trabajo, y si estuvo pues no sería plagio ni sería una falta consignar para una exposición o trabajo una fuente externa correctamente citada. Obviamente el plagio es un problema que ha crecido con las nuevas fuentes de información, pero a lo que voy es al otro gran problema en el sistema educativo: las falencias en la metodología de escribir un buen trabajo universitario o científico. También he visto esos errores tan comunes en nuestras universidades y sus trabajos, que son considerados plagio pero fueron simplemente desconocimiento del metodo adecuado para citar trabajos ajenos o fuentes externas.
    saludos
    Alfredo

  2. Tal vez me olvidé decir que el documento original decía España y el que publicaron decía Perú 😉

    Enviado desde mi BlackBerry de Claro.

  3. Te olvidas de cultivar un pensamiento analitico donde el alumno establezca por sus propias palabras lo que entiende de un punto donde puede definirlo, describirlo y criticarlo. En caso del plagio, alguien puede hacer un remix de varios contenidos de varias paginas web pero demuestra una total pereza intelectual si es que no señala la fuente y establezca puntos donde señale en lo que esta de acuerdo. 

  4. Hay una cuestión de fondo ahí: ¿la economía peruana necesita personas críticas y creativas y autónomas que piensen por sí mismas? ¿O principalmente requiere de trabajadores disciplinados y obedientes que reproduzcan prácticas y pensamientos ya establecidos (y quizás más propensos al copy&paste)? Hay que ver cuáles calzan mejor en la economía peruana actual, o cuáles en general son más valorados por los empleadores en los sectores económicos más importantes. Sospecho que en ciertos nichos económicos, que no son pocos, irán con ventaja aquellos que hayan asimilado mejor valores (familiares y educativos) como la disciplina, la obediencia y el respeto a la autoridad, que no por casualidad suelen ser valores muy comunes en las escuelas dirigidas a los chicos de los sectores sociales menos favorecidos (como ocurría también con los hijos de los obreros en los inicios de la Revolución Industrial europea). 

  5. César, yo creo que ni lo uno ni lo otro. Creo que estamos en un momento donde aquellos que reproducen prácticas y pensamientos establecidos quedan “flotando” en el mercado. Buen tema.

  6. Pero lo de la pereza es subjetivo. Creo que hay que meternos al tema sin partir de la premisa “plagio es malo” y más bien entender el fenómeno primero.

  7. Recuerdo que en primaria hacer monografías era solo copiar manualmente enciclopedias en hojas rayadas y poner carátula. En secundaria, cuando los profesores se dieron cuenta del copy paste, solo prohibían usar internet para trabajos.¿Resultado? Hacíamos “copy paste”, manual, de libros, algo que según los profes no era lo mismo. “Al menos leen ahora”, decían.

  8. @twitter-25529699:disqus claro, ahora “transcriben menos”/”leen menos” (yo creo que leen mucho más).

  9. Pucha… dictas un curso, y todavía de “realidad nacional”… viendo las sandeces caviar ceveristas que escribes, me imagino lo que les meterás a los muchachos. Avisa en qué institución dictas, para no poner ahí a mis hijitos.

  10. Aclaremos:
    atica, es la relacion de criterios basicos del ser humano, esta esta ligada siempre al lado bueno del ser, cuando estos criterios se van al lado oscuro dejan de llamarse eticos, perse la discusion deberia centrase en lo bueno o lo malo.
    la ensenasa de criterios basicos ,nunca lo deberia tener el vecino, son ensenansas basicas de familia, como lo es el amor la compasion, valores familiares que no tienen nada que ver con lo social, muy equivocados estan los que creyen que en las escuelas se debe de educar al ser, gran engano, la escuela se instruye , jamas se educan.
    Advertir sobre una falta no cometida, indica que ya se tiene conocimiento que lo van a cometer,entonces no hay nada nuevo bajo el sol.
    Para tener claro esa perspectiva historica comparada,se deberia recurrir a un antropolgo no peruano, y nos daremos cuenta que nuestra Historia es una ruma de mentiras y cuentos de viejas chismosas, asi como Usted ,se la creen saber todas, pero bien que son ustedes parte de este problema, el de la lectura y nada de razonamiento, 80 % del peruano sabe leer ,pero no comprende lo que lee,interpretes de 500 realidades peruanas ,pero con 500 fabulas de respuestas.DIOS ME SALVE DE esta gente que interpreta otra realidad,(comunistas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *