El tema del aula y las TIC

Uno de los dilemas en el uso de las nuevas tecnologías en el aula es el saber qué hacer con los profesores. Si bien es cierto muchos de ellos se encuentran dispuestos a integrar el uso de computadoras e internet en la enseñanza, otros tantos se resisten a lo mismo. Eso ha sido explorado en parte en artículos anteriores (ver El aprendizaje social del copy and paste, parte tres y las anteriores). El proceso de expansión de las nuevas tecnologías ha venido acompañado de una crisis del paradigma industrial y se ha ido pasando de una lógica de producción centralizada de la información y el conocimiento a una descentralizada y distributiva.

Ese cambio se reproduce en varios niveles y por supuesto también en el aula. El profesor deja de ser el nodo intermediario entre “el conocimiento” y los alumnos y más bien va perdiendo centralidad paulatina. ¿Cómo enseñar qué a un grupo de alumnos que seguramente van a tener más acceso a información que el profesor? Se dirá contra este argumento que los profesores siempre van a saber más que el alumno. ¿Qué tan cierto es esto? ¿Qué significa saber más de qué? De hecho el profesor puede tener más habilidades y capacidades argumentativas, pero los argumentos tienen que ser refrendados con información.

Pongo como ejemplo una clase de historia prehispánica. Se le exige al profesor que esté al tanto de cuanto descubrimiento arqueológico se hiciera en el Perú. Pero, es altamente probable que no pueda estar en todas. Es probable que el alumno pueda encontrar más rápidamente todo sobre los últimos hallazgos en Caral antes que su profesor. La reacción a este problema, se dice, es capacitando al profesor para que pueda buscar mejor la información en internet a través de tal o cual buscador.

El problema está que el profesor (hablamos de los profesores mayores) no solamente va a tener que dedicarle tiempo a practicar con las nuevas tecnologías sino, además, a buscar información que complemente la enseñanza. En ese escenario la mayor de las veces saldrá perdiendo frente a alumnos que han adquirido esas habilidades de tanto ir a una cabina pública o al telecentro más cercano.

¿Y si volteamos el asunto?

Otra posibilidad es plantear el problema no en torno al uso de las nuevas tecnologías por parte de los profesores, ni obligarlos a que aprendan el uso o que ellos obliguen a los alumnos a no contar con el uso de las nuevas tecnologías en el aula. Más que un papel de mediador entre “el conocimiento” y los alumnos, el profesor puede servir de catalizador (o encausador, si se quiere) de una serie de procesos. Concebir el aula como un espacio abierto de participación y colaboración, una especie de azotea hacker o electrocooperativa.

Claro, esto es todo otro paradigma. Pero es justamente lo que se debe debatir: el poner al día el aula en un mundo donde ese modo de producción industrial y masivo viene quebrándose día a día.

Perutags:

13 thoughts on “El tema del aula y las TIC

  1. Comparto la idea central del texto y agregaria dos aspectos complementarios el primero esta relacionado con la actitud del maestro quien puede saber mucho pero la falta de una politica de estimulo por parte de los directivos de la escuela lo desmotivan y no solo por el salario economico sino sobre todo por el salario afectivo.El segundo aspecto lo podemos evidenciar en el desconocimiento que el maestro puede tener sobre los criterios para la seleccion del recurso tic es decir la eficiencia y eficacia de un recurso.Asimismo la no familitarizacion con estrategias metodologicas para la era digital.

  2. Me sorprendio la resistencia de los estudiantes al uso de las nuevas técnologias como el moodle o el uso del blog

  3. Roberto,
    Me gustaría responder a tu artículo con el argumento de la publicidad
    del producto aula365 de Telefónica, la calidad de la información disponible
    en Internet. Se usa mucho el argumento de que Internet ofrece mucha información,
    pero en realidad ¿qué tan ricas es? ¿qué tan digerible es para un alumno de escuela
    dicha información? Evidentemente siempre hay alumnos con mayor capacidad que otros
    Pero si hablamos del promedio de los alumnos ¿como va realmente la cosa?

  4. En realidad yo no sé si llamar nueva tecnología 
    al Moodle, que es un producto de software cuya interfaz de usuario no ha cambiado mucho desde hace 6 años que lo conozco.  Y por lo mismo puedo decir que a mí tampoco me gusta y siempre estoy a la búsqueda de una alternativa más agradable de usar, así que si a mí no me gusta, no me parecería raro que a otros no les guste. 

    Acerca del blog, ¿Qué herramienta del blog estás obligando a usar a tus alumnos? blogger? wordpress? La verdad para alguien que recién comienza, yo sugeriría que usen con algo como tumblr.com o posterours.com y tal vez después busquen algo como wordpress.

  5. Me gustó la palabra electrocooperativa, pero como una manera de aglutinar recursos de enseñanza para los profesores. No estoy familiarizado con la educación escolar, pero creo darles más y mejores herramientas a los profesores, permitiendo que ellos interactúen entre ellos nunca estará de más.

  6. Más que un catalizador, los profesores deberían empezar a convertirse en facilitadores o como bien dices “encausadores” del proceso de aprendizaje. Si bien el conocimiento está en la red y cualquiera puede acceder a él. ¿Este por si solo basta? Creo que no, y es ahí donde los profesores deben intervenir, ayudando a los alumnos a aterrizar ideas, a relacionar eventos y a entenderlos dentro de los distintos contextos. 

    Más allá de las nuevas tecnologías en general creo que ese debe ser el trabajo de los profesores. El profesor como un simple ente que transmite conocimiento es un mal que hemos sufrido toda la vida incluso en la universidad, ahora los profesores deberán esforzarse más.

  7. Estoy de acuerdo con Alejandro Lengua, en internet puedes encontrar muchos datos pero información académica muy poco y la que existe o está desactualizada o está equivocada. En el caso específico de la historia prehispánica, tema que dicto en una universidad, no existen siquiera libros adecuados para su enseñanza o que sean accesibles para los alumnos. 

    Pienso que es un error plantear que la tecnología transforma necesariamente el método educativo. Muchas veces una pizarra es mucho mejor que cualquier otra herramienta. Lo que implica la tecnología es acompañar el proceso de aprendizaje, de tal manera que el alumno pueda involucrarse más. Sin libros, sin hábitos de lectura, es muy difícil hablar de una educación de calidad. 

  8. No estoy tan de acuerdo, Héctor. La tecnología no es que aparece de la nada, sino  que es parte de un proceso. Entonces, el “ingreso” de la tecnología al aula no es que va a transformarla, sino más bien es el síntoma mismo de la transformación, que se va a dar además sí o sí, más allá de nuestra voluntad.

  9. Catalizador es justamente eso: un facilitador, un incentivador de procesos. La información está allá, pero el profesor puede encausar un debate, promover el trabajo analítico, ayudar en la comparación y en la búsqueda de regularidades entre fenómenos a observar. Claro, eso es bien yuca de lograr.

  10. Es que justamente no sé si la cosa pase porque el profesor sepa usar una TIC. Sobre todo a la velocidad a la que vienen cambiando y transformando las mismas. Me interesaría más la idea de una gestión de una diversidad de literacidades que promover una privilegiada sobre el resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *