“Sin historia no seríamos lo que somos, no tendríamos identidad, no podríamos justificar nuestro presente. No se trata de crear falsos nacionalismos, sino de establecer una imagen auténtica, de comprender las raíces milenarias sobre las que se han injertado posteriormente los nuevos elementos, venidos de fuera, que nos han dado la imagen pluricultural que tenemos hoy. La falta de entendimiento de nuestro pasado y de este complejo proceso, en el que no cabe el menosprecio las “cosas de indios”, es lo que en última instancia nos ha llevado a la tremenda situación social que estamos viviendo”
Duccio Bonavia, Introducción a Perú, Hombre e Historia, tomo I. 1991

“No hay nada mas destructivo para una teoría que algunos hechos” (Duccio Bonavia en El Maiz, 2008)

Duccio Bonavia es el más importante arqueólogo que no conoces. Tiene la extraña situación de no tener siquiera una entrada en Wikipedia, ni en inglés ni en español. No fue un arqueólogo que buscara los titulares. Sin embargo, es uno de nuestros científicos sociales con una de las obras más prolíficas y sostenidas.

duccio bonavia circa 2002
Carlos Ochoa del Museo Larco y Duccio Bonavia, 2002. Algunos derechos reservados.

Cuando ingresé a San Marcos, varios nos fuimos aproximando a la obra de Bonavia. Primero, su libro Los Gavilanes, donde, con sumo detalle y en colaboración con otros científicos como Alexander Grobman, entre otros, fue discutiendo (evidencia rigurosamente obtenida en mano) el problema de la domesticación del maíz en los Andes Centrales. Por mucho tiempo se aceptaba la idea del origen centro americano de la variedad domesticada del maíz. Bonavia obtuvo información donde demostraba que tal afirmación no solamente no era cierta sino que no habían pruebas para decirlo de manera contundente. Lo que Bonavia encontró fue la posibilidad de procesos de domesticación paralelos.

Sí, la posibilidad. Bonavia fue muy cauto para afirmar algo como “el Perú fue un centro de domesticación del maíz distinto a México”. Lo que a él le interesaba era la investigación misma. La aproximación científica sobre el pasado. De eso, eso lo llevó a revisar constantemente y poner a prueba sus propias hipótesis, sin el temor a corregir y aceptar el error.

Esa imagen era la imagen que teníamos de Bonavia en San Marcos, donde sabíamos que había sido alguna vez profesor. Habíamos escuchado también de su severidad con aquellos que se le acercaban con alguna duda e inquietud. Seguramente habrá caído mal a muchos esa dureza y firmeza para argumentar desde la evidencia; posiblemente por la falta de rigor a la que hemos caído todos alguna vez. Sin embargo, una vez superado un breve interrogatorio, Bonavia brindaba ayuda desde su oficina en la Universidad Cayetano Heredia.

Entonces, para varios de nosotros, Bonavia era nuestro Batman, nuestro particular superhéroe científico. Entre las múltiples imágenes de arqueólogos, algunos fantaseábamos con querer ser arqueólogos “a lo Bonavia”. A Los Gavilanes, siguió el tomo dedicado al Perú Preincaico, en la colección Perú, Hombre e Historia. Hasta el día de hoy no hay libro dedicado a toda esa época que lo supere en rigor y detalle.

A pesar de que fui alejándome de la arqueología, no dejé de seguir leyendo sus trabajos. Los camélidos sudamericanos: una introducción a su estudio y luego El maíz. Su origen, su domesticación y el rol que ha cumplido en el desarrollo de la cultura, son dos libros básicos para todo aquel que quiera entender el proceso de adaptación, conquista y transformación del poblador andino de su entorno natural. Su trabajo continúa siendo fuente de inspiración para cualquier investigador.

Pocos serán los homenajes. A pesar de ello, su obra e imagen quedan. Su presencia era importante para siempre recordar que por sobre todo, la arqueología peruana debe ser siempre honesta y rigurosa.

Entre su principal bibliografía:

– El maíz: su origen, su domesticación y el rol que ha cumplido en el desarrollo de la cultura (2008)
– El arte rupestre del antiguo Perú (1999, con Jean Guffroy)
– Los camélidos sudamericanos: una introducción a su estudio (1996)
– Enseñanza de la arqueología en el Perú (1992, con Ramiro Matos)
– Perú: hombre e historia. I: De los orígenes al siglo XV (1991)
– Los Gavilanes. Precerámico peruano: mar, desierto y oasis en la historia del hombre (1982)

Extracto del discurso de despedida de Duccio Bonavia (2011)

Bibliografía encontrada en la red
Sistema de depósitos y almacenamiento durante el período precerámico en la costa del Perú (1979, con Alexander Grobman)
Importancia de los restos de papas y camotes de época precerámica hallados en el valle de Casma (1984)
Coprolitos y dieta del precerámico tardío de la costa peruana (1985)
Exostosis del conducto auditivo interno (1988)
Presencia del paijanense en el desierto de Ica (1990, con Claude Chauchat)
Análisis de coprolitos de llama (lama glama) del precerámico tardío de la costa norcentrla del Perú (1992, con John Johns)
Un sitio precerámico de Huarmey (PV35-6) antes de la introducción del maíz (1993, con Johnson W., Laura; Reitz J., Elizabeth; Wing S., Elizabeth; Weir H., Glendon)
La papa: Apuntes sobre su origen y domesticación (1993)
Respuesta a Orefici y a los colegas polacos (1995)
De la caza-recolección a la agricultura: Una perspectiva local (1996)
El precerámico medio de Huarmey: Historia de un sitio (PV35-106) (2001, con Johnson-Kelly, Laura; Reitz, Elizabeth; Wing, Elizabeth)
Discurso pronunciado con ocasión del nombramiento póstumo de Fernando Silva Santisteban (1929-2006) como doctor honoris causa de la Universidad Nacional de Educación (2007)
Historia de un campamento del Horizonte Medio de Huarmey (PV35-4) (2009)

Perutags: