Quería escribir algo sobre los diez años de la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad, pero el tiempo no me alcanzó. Algunas de las ideas que quería poner ya las escribí hace cinco años, sobre todo por el tema de los desaparecidos, un punto en el que todos deberíamos consensuar. Se estiman 15,000 desaparecidos, ya sea por Sendero Luminoso, el MRTA, las rondas campesinas o por las acciones de las Fuerzas del Orden. Eso en cualquier parte del mundo es un escándalo y deberíamos estar todos unidos para que los familiares de estas personas, de las cuales no sabemos su paradero, puedan cerrar el eterno limbo en el que se encuentran.

Un breve apunte más. Leo a varios decir que por qué no se enseña “la verdad” en las escuelas con el IF de la CVR. Ese argumento es justo el que el IF criticaba: la educación de manual, el culto al libro y a la cita textual, lo escrito sobre lo oral/testimonial. Hay sí elementos que pueden ser incorporados, porque han sido investigados y hay evidencia, a la enseñanza de la historia contemporánea. Pero la enseñanza de la historia, implica mucho más que una sucesión de eventos, sino la construcción de una narrativa. Los profesores mucho más que pedir que los alumnos reproduzcan tal cual el gran relato del Hatun Willakuy, podrían ahondar en las historias y testimonios de las familias, de los barrios, del colegio, de los profesores.