La oportunidad perdida de Susana Villarán

La playa de la Costa Verde no es de los distritos. Es de la ciudad, de todo el país. Es un recurso público. La absurda forma cómo se gestiona lleva a tener cerca de cuarenta minifeudos, donde cada uno hace lo que quiere, incluyendo concesionar lo que es de toda la ciudad, pero que está bajo su jurisdicción.

playas barranco

Arriba Barranco, hoy. Abajo, playa en Australia (o lo que podría haber sido la Costa Verde). Foto y composición por Luis Mori.

Cuando llegó Susana Villarán (por quien yo voté), el eslogan que me convenció fue “Lima, ciudad para todos”. Es un buen eslogan. Una buena consigna. Pero, conforme pasaron las semanas y meses, se fue desinflando. ¿Qué ciudad? ¿Cuál todos?
Ahora, en Barranco, una de las últimas pocas playas que quedan (gracias a gestiones anteriores de alcaldes, del PPC y de otras tiendas), está siendo arrebatada. La alcaldesa de Barranco incluso ha sido enjuiciada. Pienso que es o era un buen momento para que la mml salga en defensa, a apoyar con abogados, mensajes, consignas. A hacer política.

Le pregunto a Villarán, por su canal abierto en Twitter qué ondas, si está al tanto, o qué se va a hacer y su respuesta no puede ser más leguleya y escurridiza: “En este caso, la jurisdicción pertenece a barranco y en primera instancia le compete a este distrito”. Y aunque no me sorprende, me siento una vez más, defraudado.

Cuando quizá no haya nada más subversivo y en contra de ciertas ideologías que el hablar de la recuperación del espacio público, de los parques, del tomar las calles y que la ciudadanía se sienta feliz de tomarlas. En fin.

Quien sabe si en otra gestión de izquierda ocurra algo para celebrar.

PS. Villarán en diferido añade:

“Amplio mi respuesta en diferido: estamos comprometidos en la defensa de nuestro litoral tanto playas y olas. Apoyamos a Barranco”.

Veamos. Yo ya no creo nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *