Trasládate al año 1986, donde se intentaba evitar que el transporte público se vuelva un desmadre. Y, claro, los por entonces jóvenes libertarios dicen:

“es indignante que el municipio diga ‘acelera, frena, recoge, no recojas, habla así, calla, pórtate de este modo, baja el volumen de la radio, lávate las manos, etc.”


Haz click sobre la imagen para ver más grande. Diario Expreso 15/01/1986

Claro, qué terrible eso de regular. Cuando pienses en los ideólogos de las combis de la muerte, recuerda este texto.

También puedes leer “La libertad de ruta”, también de Federico Salazar. “La municipalidad le dice al dueño de un microbús cómo organizarse”. ¡El horror!