Macera habla

Durante la década de los años ochenta, era siempre interesante releer y caer en alguna otra entrevista a Pablo Macera, llamado por muchos como el “oráculo” (título que en los últimos tiempos ha recaído sobre Julio Cotler). El cambio de década, la llegada del fujimorismo y su adscripción a lo peor de dicho régimen (cuando postuló al congreso, en su fase más podrida) lo alejó de los medios.

Ha habido desde no hace mucho una reivindicación a uno de los historiadores (junto con Carlos Araníbar) más brillantes (y más ácidos) de su generación. Por eso, siempre es un gusto releer una entrevista nueva, donde quizá ya no se despache tanto con toda su provocación (alguna vez él dijo que él opinaba para buscar quizá ser refutado por la izquierda), pero no deja de ser interesante. La entrevista fue hecha por Carlos Cabanillas para la Revista Caretas, de la cual extraigo algunos párrafos, comentados por Mirko Lauer. El fin es completamente promover la discusión. En la versión completa, hay opiniones sobre el siglo XIX y la guerra con Chile.

En resaltado, las respuestas de Macera.

–¿Qué piensa de la frase “roba pero hace obra?” Es un concepto que volvió para las elecciones del 2014.

–Lo grave es que no es un cinismo propiciado por los políticos mismos, sino una expresión de la frustración popular. Es un indicador de nuestras necesidades, de la carencia de obra, de lo poco que se hace y siempre es bien recibido. Desgraciadamente una escalera en el cerro es una gran obra, porque de lo contrario tendría que subir el cerro sin escalones.

–¿Qué gobierno se ha revalorado? ¿Cuál se verá con otros ojos?

–Velasco hizo un gran gobierno. Y si no lo hubiesen derrocado quizás habríamos tenido una guerra con Chile y quizás la ganábamos. Dicen que lo derrocaron para evitar una guerra que íbamos a perder porque Estados Unidos no iba a permitir una derrota chilena. En todo caso, fue un gran gobierno.

–¿A pesar del desastre económico y los atropellos políticos?

–La reforma agraria que muchos critican era inevitable.

–Debió de hacerse en democracia y a inicios de siglo.

–Debió continuarse. Acumulamos tensiones en el campo.

–¿Estamos condenados al péndulo autoritario? ¿A no reformar por consenso sino a bandazos? ¿A pasar del ‘Chino’ Velasco al ‘Chino’ Fujimori?

–Las dos cosas eran necesarias. Las dos eran inevitables. Lo que hizo Velasco no podía dejarse de hacer. Y lo que hizo Fujimori, tampoco.

–Queda la sensación de que en el Perú no importan los costos. Hacer obra sin importar cómo.

-Es la desesperación del peruano.

—-

Más:
La entrevista completa (en Scribd)
Un raro caso de despotismo ilustrado: Pablo Macera y su paso por el fujimorismo (José Ragas)
Balance y liquidación de Pablo Macera (Hugo Vallenas)

One thought on “Macera habla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *