Las líneas de Nazca por María Reiche

“En 1939 el profesor Paul Kosok descubrió los misteriosos dibujos en las pampas de Nasca y me informó de su existencia y su emplazamiento. En 1946 me sugirió estudiarlos y así lo hice primero de manera parcial y luego a dedicación exclusiva. (…) Diplomada en matemáticas decidí hacer esta investigación desde el punto de vista matemático puesto que la maravillosa precisión con la que fueron hechos los dibujos obliga a estudiarla de manera específica. (…) Los dibujos de Nasca deben ser estudiados como un capítulo de la historia de las ciencias. Considerados de ese modo son fascinantes y cautivan a quienes se sumergen en su estudio.(…) Sé ahora con certeza qué medidas de base emplearon para sus diseños. En realidad sólo dos longitudes de 33 cm y 66 cm fueron empleadas en sus construcciones. (…) Es necesario también mencionar el hecho lamentable que la publicidad de los autores de fantasías extraterrestres haya atraído un gran número de visitantes que, en auto o a pie, han dejado sus huellas sobre el terreno, igual de imborrables que los dibujos.” – Maria Reiche. El Secreto del Desierto. 1981 (vía Javier Casas)

Además: Tres hipótesis sobre la función de las líneas. Reiche argumentaba a favor del calendario astronómico, Silverman a favor de lugares rituales y Johnson que las líneas dirigían a fuentes de agua.

“There have been many theories proposed to explain the function and dating of the geoglyphs (Aveni 1990). The German-born Nasca scholar Maria Reiche has long argued for an astronomical orientation for the Geoglyphs\s (Reiche 1968). She believes that many of the lines point to locations on the horizon where the sun rose and set during the summer and winter solstices, while other lines were thought to point to star constellations. In other words, Reiche believes that the pampa with its many geoglyphs served as a gigantic calendar used to determine the beginning of the planting season and other seasonal events. Silverman, on the other hand, feels that many of the straight lines served as ritual pathways connecting sacred places (Silverman 1990). Recent work by David Johnson has revealed the presence of large numbers of geometric forms throughout the Nasca drainage, not just in the Pampa de San José (Johnson 1997). He suggests that many of these Nasca Lines point to sources of water, especially where geological faults have diverted underground aquifers into the valley.” (Donald Proulx, 1999)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *